web analytics
Página de inicio » Articulos » FUSALMO: trabajando para una vida diferente
Los jóvenes y adolescentes que son parte de este proyecto complementan sus estudios en un ambiente educativo de apertura y con oportunidades.

FUSALMO: trabajando para una vida diferente

Iris Gálvez
@DiarioCoLatino

El Salvador cuenta con altos índices de violencia e inseguridad, viagra pharmacy aunque en más de una ocasión nos han reconocido también como el país de la sonrisa, sales y es que, una realidad no se aleja de la otra, ambas caminan de la mano por las calles de El Salvador, y entre tantas etiquetas que le ponen a nuestra patria nace FUSALMO, un respiro  para los más vulnerables de la sociedad.

Para empezar FUSALMO es la Fundación Salvador del Mundo, siendo una entidad sin fines de lucro, que surge como una alternativa a la problemática nacional de la niñez y la juventud en condiciones de riesgo.

Jonathan Daniel López Martínez estudiante de noveno grado del Centro Escolar Edelmira Molina, recibe clases de informática, es uno de los alumnos más destacados de su sección, además comenta que este tipo de programas ha bajado la problemática de la violencia que se veía tanto en su centro de estudio, especialmente porque les fomentan la cultura de paz y a practicar valores que refuerzan los lazos entre los padres en su hogar.  Fotos Diario Co Latino/Rosa Campos
Jonathan Daniel López Martínez estudiante de noveno grado del Centro Escolar Edelmira Molina, recibe clases de informática, es uno de los alumnos más destacados de su sección, además comenta que este tipo de programas ha bajado la problemática de la violencia que se veía tanto en su centro de estudio, especialmente porque les fomentan la cultura de paz y a practicar valores que refuerzan los lazos entre los padres en su hogar. Fotos Diario Co Latino/Rosa Campos

Como fundación le apuestan a una educación complementaria con calidad, en la que los beneficiarios refuerzan sus conocimientos de una manera sistemática dentro de sus programas y los prepara para generar habilidades y destrezas para la vida, además, ofrecen espacios en donde los jóvenes y sus familias pueden practicar deporte y recrearse libremente.

FUSALMO trabaja directamente con centros escolares en zonas de riesgo, los cuales son sugeridos por el Ministerio de Educación, según parámetros, como deserción escolar o violencia estudiantil, entre otros, la decisión final la tiene el centro educativo, pues para formar parte de este programa debe acoplarse a los lineamientos preestablecidos desde su nacimiento.

Es de destacar que para llevar a cabo su misión, a diario, niños de diferentes instituciones asisten a sus modernas y amplias instalaciones “Polideportivos y Multigimnasio Don Bosco” ubicadas en tres de las principales zonas del país: San Miguel, Santa Ana y Soyapango, en donde semanalmente se atiende a un promedio de 7,500 niños, niñas y jóvenes, en los distintos programas.
Ya son 10 años ofreciendo Educación Integral a más de 55,000 niños, niñas, adolescentes y jóvenes, a través del Programa Integral Juvenil Don Bosco, 10 años en los que los jóvenes juegan, aprenden y se divierten. Comparten momentos diferentes con sus compañeros en el denominado “oasis”, pues es ahí donde ellos toman un respiro de la realidad que les rodea.
Cada mañana, los participantes de este programa llegan a las instalaciones de FUSALMO, hacen el “buenos días”, el cual es un saludo en el que los mismos chicos y chicas son parte primordial,  ellos organizan cada actividad según sea la ocasión, además, antes de retirarse a cada uno de sus salones hacen una reflexión con la cual inician la jornada.
El Programa Integral Juvenil Don Bosco, nació en 2004, siendo la primera razón de ser del funcionamiento de la Fundación Salvador del Mundo, que surge como un programa educativo complementario a la oferta brindada por el sistema formal de educación.

Estudiantes del Centro Escolar Edelmira Molina, bailan el sombrero azul para iniciar la mañana con los actos cívicos.
Estudiantes del Centro Escolar Edelmira Molina, bailan el sombrero azul para iniciar la mañana con los actos cívicos.

Líneas educativas y componentes

La aproximación a la realidad juvenil, aunado a la espiritualidad salesiana que caracteriza a FUSALMO, llevó a la construcción de las líneas educativas del programa, que al día de hoy continúan siendo básicas en su funcionamiento:

Sistema preventivo como criterio educativo.

La presencia del educador (animación).

Centralidad en la persona.

Itinerarios pedagógicos.

Ambiente educativo de apertura.

Protagonismo juvenil.

Espacio educativo y tiempo libre.

Compromiso en la transformación de la sociedad.

Es importante conocer que se han creado y consolidado  nuevas áreas educativas y de atención para los niños, niñas y jóvenes, llegando a constituirse en unidades de trabajo dentro de la institución, lo primordial en este trabajo es bajar los índices de violencia y fomentar la cultura de paz y respeto, sin olvidar el reforzamiento para estos chicos en el área educativa.

Siendo un programa tan amplio, se ha creado un Centro de Atención Integral de la Familia,  dirigido para la atención a casos especiales a niños, niñas, jóvenes y familias con problemáticas particulares, de esta forma intentan colaborar para que mejore el ambiente en el hogar.

También hay una Escuela de Artes, la cual es el espacio para la formación artística de la niñez y juventud, en las ramas de danza: creativa, moderna, hip-hop, folklórica; música: club musical y orquesta de cámara; teatro y pintura, algunas de las presentaciones son cada mañana al iniciar la jornada o en sus propios centros de estudio.

Uno de los ejes fundamentales también es la escuela de deportes, creada para la formación deportiva para la niñez y juventud en las disciplinas de fútbol, tae kwon do, patinaje, ciclismo, gimnasia rítmica, aeróbicos y próximamente montañismo y escalada.

Y como hay que pensar en el futuro también existe la gestión formativa e intermediación socio-laboral, lo cual permite  asesoramiento a jóvenes para la obtención de un empleo o la generación de iniciativas emprendedoras.

El padre Alfonso Evertsz, Presidente de FUSALMO, comenta que “Es un programa educativo que se constituye en una oportunidad para aprender, en un ambiente salesiano y de confianza, donde se promueve el protagonismo y desarrollo de niños, niñas, adolescentes y jóvenes; como una alternativa para prevenir la violencia y el aprovechamiento de los aprendizajes en su vida”.

No se puede ignorar que estos centros de FUSALMO están ubicados en zonas de alto riesgo delictivo, pero que son respetados por todos los agentes que conforman su entorno.

La duración del programa integral es de 36 semanas a lo largo del año, divididas en dos períodos. Los estudiantes asisten una vez a la semana, durante la jornada escolar normal.

La población a la que está destinada es  niños, niñas y jóvenes, de entre 9 a 18 años; estudiantes de 2°, 3° ciclo y bachillerato; de centros escolares e institutos públicos, ubicados en las zonas de incidencia de Polideportivos. Además, direcciones, subdirecciones, docentes de CE, madres y padres de familia.

Para que este programa camine de tan buena manera, no solo se enfoca en los estudiantes, sino también en los educadores, pues ellos se convierten en un animador  para los jóvenes. El educador por tanto es un modelo, un referente para el joven, para su propia vida y circunstancias.

Para que absorban mas conocimientos se les enseña lo que más a ellos pueda interesarles, en este caso estaban creando juegos de video.
Para que absorban mas conocimientos se les enseña lo que más a ellos pueda interesarles, en este caso estaban creando juegos de video.

Una visión hacia los próximos 10 años

Los 10 años de funcionamiento del PIJDB motivan a FUSALMO a continuar fortaleciéndolo y dinamizándolo, para seguir educando y formando a la niñez y jóvenes más desfavorecidos. Toda esta experiencia se consolida y sintetizará en un modelo educativo propio, que guiará la implementación del programa a lo largo de los siguientes cinco años, bajo la luz del sistema preventivo salesiano.

El  modelo educativo para el PIJDB estará centrado en la persona y su dignidad, enfocándose en las dimensiones individual, social y espiritual, para que la propuesta educativa siga siendo integral para nuestros niños, niñas y jóvenes. De manera que logren desarrollarse como “buenos cristianos y honrados ciudadanos”, comprometidos además con mejorar su entorno de vida, así como lo señalaba Don Bosco.

Ver también

Pandemia genera más de un millón de nuevos pobres en El Salvador

Oscar López @Oscar_DCL La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) indicó que …