Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Enero 1932 fotografía de la crisis

Enero 1932 fotografía de la crisis

 

Caralvá

Intimissiumun

Es conocida la crisis económica del capitalismo de los años 1929 en adelante, caída de precios del café, la fase industrial de las metrópolis, cambio del patrón oro, esos problemas continuarán hacia 1939 inicio de la Segunda Guerra Mundial, pero en El Salvador solo son siete semanas después del golpe de estado.

Anotemos titulares sobre el Impago del gobierno de Martínez: Diario Latino 12 de enero de 1932 “Con la rebaja del 30% se les somete a una gran penuria”; “Rechazan unos cargos los profesores de la E. de complementación”; “El cuadro de miseria del empleado público: no pueden vivir con tan poco”, “Un año deben a empleados de San Fernando”; además el proceso electoral abre una ventana a la denuncia de los partidos políticos al momento histórico.

La situación es una crisis capitalista mundial, donde el orden económico ha cambiado, los países agrarios o periféricos de las metrópolis industriales deben someterse a nuevas reglas del juego, en consecuencia, se genera desempleo, sobreproducción, pérdida del valor de la moneda, impago y otros.

 “El cuadro de miseria del empleado público: no pueden vivir con tan poco”

Y la situación los lleva a un límite desesperado

Diario Latino 12 de enero 1932.  Nos hablaban unos amigos empleados del Gobierno respecto a la rebaja de treinta por ciento sobre los sueldos. Nos hacen cuentas de lo que les quedaba a muchos servidores de la Patria que tiene sus sueldos embargados, ya por el casero, por la mantenedora, por el tendero etc.

Imagínese usted, nos dicen que fulanito gana cien colones mensuales de sueldo. Le quitan el treinta por ciento, le quedan setenta colones. Luego como tiene embargado el sueldo, por ese embargo le quitan veinte colones y le quedan cincuenta. A esto debemos agregar que, como no pagan, tiene que vender su recibo con el descuento del cincuenta por ciento y viene a dar por resultado que lo que netamente percibe por sus ocho horas de trabajo diario, son VEINTICINCO COLONES, por mes. Tiene cuatro hijos su mujer, le ayuda a su mamá. Pero con esos veinticinco colones ¿qué podrá hacer el pobre?

Nosotros pensamos que duro para este hombre cuando no tenga para ayudar a la pobre madrecita que apenas vive de la ayuda de su hijo. Qué duro será tener que echar el pie de sus hijos al suelo porque ya no hay zapatos. Qué duro será, después de vivir en una pieza medianamente decente, tener que sujetarse a habitar una pocilga de mesón a las orillas de la ciudad en donde se convive con la enfermedad y la intemperie. Qué duro será, después de comer los tres tiempos, solo nutrirse con uno porque no hay dinero para sostener las tres comidas.

Los pobres empleados tendrán que buscar el dormitorio público e irse al mercado con sus mujeres, sus hijos, sus madres, sus hermanos, etc. porque acaso en el mercado se encuentre un poco más barata la comida, aunque más sucia, más jugada por las manos de vendedoras. ¡Pobres empleados públicos!

Pero otra nota nos habla del impago prolongado y su reflejo familiar.

Un año deben a empleados de San Fernando

San Fernando Chalatenango 4 de enero de 1932. “Señor don Miguel Pinto Director de Diario Latino, San Salvador.

Señor mío: Ya que de otra manera no nos es dable hacer oír nuestros ruegos a donde corresponde para que se disponga el inmediato pago de UN AÑO de sueldos que se nos debe en concepto de empleados del Gobierno en esta oficina telegráfica; nos dirigimos a usted con súplica de insertar la presente en su prestigiado diario (si para ello no hay inconveniente) a fin de que el señor Ministro de Hacienda tome nota y se sirva ordenar el pago correspondiente.

Ya puede imaginarse, señor Pinto, las dificultades que un empleado habrá atravesado durante doce meses de no recibir su sueldo devengado.

Somos de usted atentos y Ss. Salvador H. Murcia: telegrafista, Pedro Villalta: celador, Manuel Mejía: Mensajero.  amazon.com/author/csarcaralv

 

 

 

 

 

Ver también

«Orquídea». Fotografía de Gabriel Quintanilla. Suplemento Cultural TresMil, 20 abril 2024.