web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » EL DIBUJO SEGÚN FRANCISCO GAVIDIA

EL DIBUJO SEGÚN FRANCISCO GAVIDIA

Mario Castrillo

Escritor

 

El maestro Gavidia cree en Dios: “Dos líneas han bastado a Dios para hacer todas las cosas: la recta y la curva”,  y cree que “La ciencia que llaman Estética estudia la razón de la belleza”, conceptos con los que difiero personalmente. Independientemente de éstas diferencias de apreciación, en su ensayo sobre el Dibujo, elabora planteamientos sobre los cuales deseo detenerme.

En el ensayo “El dibujo en las artes”, (Francisco Gavidia, cuentos y narraciones, poesías. Canoa Editores, San Salvador, El Salvador, 1993) el maestro Gavidia lo aborda desde un enfoque muy personal; el Maestro se refiere al dibujo como arte visual y nos dice cómo un dibujo puede llegar a expresar el sentimiento y las características de una época. Gavidia considera que el ser humano tomó de la naturaleza “lo que en ella estaba velado. El dibujo es la forma de las cosas: ha tomado, pues, a las cosas este dibujo; ha arrebato este secreto a la naturaleza”.  Señala más adelante, y creo que es esencial brindarle atención a estas palabras: “lo importante es observar cómo el dibujo de los productos naturales ha pasado a las artes.”

Antes nos ha explicado cómo los bordes de una hoja, los bordes del tallo de una flor, o la silueta de una montaña nos  insinúan líneas, y cómo, a nivel micro, “la sal, el azufre, el cuarzo, la cal carbonada, etc., presentan a la simple vista la tendencia a formar figuras geométricas regulares”. Más adelantes nos dice, para sustentar su enunciado sobre la recta y la curva: “Pues así como la tendencia de estos minerales a formar cuerpos geométricos de líneas puras, se ve antes de su cristalización, así también en todos los cuerpos, minerales, vegetales o animales aparece la tendencia a seguir la línea recta o la líneas curva”.

No dudo que Gavidia tenía un “don” preciado de observación y de meditación.  Solo un observador acucioso puede llegar a afirmar lo arriba enunciado. Esta cualidad de  observación y meditación es la que distinguió los grandes filósofos griegos para elaborar sus teorías. Tomemos por ejemplo lo señalado por Heráclito (5444-484 antes de nuestra era): “no se puede bañar uno dos veces en el mismo río”. Esta conclusión sobre la mutabilidad de las cosas, todas las cosas, dio lugar a la concepción del cambio permanente, de la fluidez,  de todo aquello que nos rodea, incluso de nosotros mismos. Esta reflexión se relaciona con el cambio de la materia y con la concepción del tiempo. Desde la antigüedad griega se considera al tiempo como un agente de cambio. Nada permanece intacto. La preocupación sobre el tiempo ha  influido en el desarrollo de la filosofía grandemente en el transcurso del devenir de la humanidad. San Agustín consideraba que pasado y futuro no existen: “¿Qué es, pues, el tiempo? Si nadie me lo pregunta lo sé, mas si quiero explicárselo a quien me lo pregunta, no lo sé. Lo que sí digo sin vacilar es que sé que si nada pasase no habría pretérito; y si nada adviniere no habría tiempo futuro; y si nada existiese no habría tiempo presente. Pero aquellos dos tiempos, pretérito y futuro, ¿cómo pueden ser, si el pasado ya no es y el futuro todavía no es?” Las confesiones. San Agustín. Valga esta digresión del tema que nos ocupa para destacar la importancia de la observación y la reflexión.

Con base a esa minuciosa observación y reflexión, el maestro Gavidia traza sus teorías. Nos dice: “podemos seguir ya el paso del dibujo de la cosa, al dibujo empleado en la obra de arte.

En el arte maya la naturaleza ha suministrado sus diseños en conceptos de signos, jeroglíficos o letras. Su ornamentación principal es siempre una leyenda o inscripción. Si véis en ella la hoja del maíz, representa el mes en que se siembra; aquí están el sol y la estrella de la mañana que indican el año; allá un collar de perlas que son gotas de agua y representan la lluvia o el mar.” De manera similar se refiere al arte hindú, al egipcio, asirio, griego, romano, al arte árabe y el hebreo, partiendo de las peculiaridades naturales de cada una de estas culturas y pueblos. Del dibujo en el mundo árabe nos dices que, dada que su religión prohibía la representación de las imágenes, desarrollaron dibujos basado en  las matemáticas y la geometría.

Deseo detenerme en este punto, en el de las matemáticas y la geometría, por su relación con las artes, materias  de conocimiento estudiadas por las culturas más antiguas del planeta. Matemáticas proviene del griego mánthano, que significa aprender, pensar; de ahí se forma el sustantivo máthema, que significa conocimiento. En latín se adopta el vocablo mathematicus y es la ciencia exacta, que basada en principios de lógica, estudia las propiedades y las relaciones que se establecen entre los entes abstractos: los números, los símbolos, las figuras geométricas, entre otros.

Por su parte, la geometría deviene del griego geo, tierra, y metria, medida y su origen puede situarse en Egipto. Es una de las ramas de las matemáticas. La geometría tiene por objeto el estudio de las propiedades del espacio como ser.

Si me he detenido en estas ciencias es porque su conocimiento se ha  considerado fundamental en el mundo del arte. Remontémonos  al estudio de los griegos o al arte prehispánico o al renacimiento o a corrientes de arte moderno como el cubismo y el op art y comprobaremos lo anterior. Vemos, pues, como las matemáticas y la geometría tiene su lugar en el mundo del arte. En la  matemática se basa no solamente el arte plástico y visual, sino también el auditivo, que es la música.

En el ocaso de la Edad Media y el advenimiento del Renacimiento, el estudio de las Siete Artes Liberales fue fundamento de instrucción para llevar al ser humano de su época al conocimiento: El Trivium: la gramática, la lógica y la retórica. La gramática es un sistema metódico de recopilación de datos sin procesar y de ordenar los hechos de una realidad determinada en un cuerpo coherente de conocimientos. La lógica, proporciona al ser humano la comprensión de conocimientos eliminando las contradicciones. La retórica busca comunicar este conocimiento a los demás. La gramática (lingua -”la lengua”-), dialéctica (ratio -”la razón”-) y retórica (tropus “las figuras”). Aborda  la comunicación y el lenguaje.

El Quadrivium está integrado por aritmética, geometría, música y astronomía. La aritmética es una abstracción fuera del tiempo y el espacio y se ocupa de las características de cada número. La geometría, se ocupa de la posición de las cosas y los seres en el espacio. Ambos pueden adquirir significaciones simbólicas. La música, aborda el número en el tiempo, y la astronomía, el número en el tiempo y el espacio. La aritmética numera; la geometría pondera, la astronomía cultiva los astros; la música, el canto. El objeto del Quadrivium radica en el estudio de los números y la relación de estos con el espacio y el tiempo.

Volviendo al dibujo, después de esta prolongada digresión, digo que el maestro Gavidia va más allá.  Dice Gavidia: “En mi concepto, no se llega al tal grado de poder artístico sino es cuando el dibujo, las líneas o figuras principales de donde se forman las restantes y que de él se deriva, expresan un estado de ánimo o un sentimiento que es el de naciones o razas durante un lapso que llamamos época.

Esta es, pues, la cima del arte: expresar por las líneas principales de un dibujo el sentimiento de una época.”

Gavidia afirma que el dibujo ha sido originado de la observación directa de la naturaleza; que su expresión básica es la línea: la recta y la curva; que ese dibujo tomado de la naturaleza es modificado por el arte; que el dibujo se relaciona con las ciencias; que el poder del dibujo llega a expresar el sentimiento de una raza o una época. Gavidia no fue solamente un escritor que bregó por la poesía y el teatro, sino que planteó aspectos estético-filosófico dentro de las artes.

Ver también

Hijos de la melancolia

  Por Wilfredo Arriola   «Entonces entré en casa y escribí: Es medianoche. La lluvia …