web analytics
sábado , 21 octubre 2017
Inicio » Suplemento Deportivo » ¡Crucificados!
¡Crucificados!
La Selección Salvadoreña enfrenta mañana a su similar de Honduras con la obligación de ganar. Foto Diario Co Latino/ Archivo.

¡Crucificados!

Santiago Leiva
@DiarioCoLatino

Están las estadísticas, order no se necesita todavía a Baldor para resolver la ecuación y el problema, pero está claro que la fe en la Azul mermó en tiempo Santo.

La Selección Salvadoreña necesita de rezos, oración y, principalmente, de fútbol para derrotar a Honduras mañana y volver a encender la llama de la esperanza.

La Azul nubló y empedró la ruta a la Copa del Mundo de Rusia 2018, dejando ir puntos que debió firmar en el césped del Estadio Cuscatlán.

Primero, en noviembre, vinieron los canadienses y se marcharon con un placentero 0-0, que debió acabar en victoria para la armada salvadoreña, y el viernes pasado nos retrató la Selección catracha que estuvo a minutos de irrespetar a la hinchada congregada en el coloso de Monserrat

El Salvador salvó los muebles casi en una de las últimas jugadas al conseguir el 2-2, pero a la postre es un puntito que sabe literalmente a nada. Si Rusia nos queda lejos, ahora ya cogió más distancia para los intereses azules.

Los dirigidos por Ramón “el Primitivo” Maradiaga, solo cosechan dos puntos de nueve posibles, lo que le sitúa lejos de México que encabeza el grupo con nueve unidades después de derrotar de visita 0-3 a Canadá, que es segundo con cuatro puntos.

El Salvador, sin embargo, aún tiene una rendija abierta, pero eso pasa por ganar en su visita a Honduras, ya que si el representativo cuscatleco se impone mañana a los catrachos y Canadá pierde en su visita a México, la posibilidad de meterse a la hexagonal vuelve a tomar fuerza.

El test no suena a prueba de ingreso en la Universidad Harvard, pero, por lo que ha mostrado El Salvador bajo las ordenes del “Primi” Maradiaga, ganar de visita parece una misión imposible.

Demasiado negativos son los números de la Azul con el estratega hondureño para soñar con un triunfo. Basta revisar los números de Maradiaga para caer en un estado de pesimismo del que no se sale ni con un café cargado. El timonel hondureño ha dirigido a El Salvador en ocho partidos y hasta hoy no conoce la victoria.

En cinco amistosos ha firmado dos empates (con Guatemala y Nicaragua) y ha perdido en tres ocasiones, mientras que, en eliminatorias mundialistas, de tres partidos ha empatado dos en casa y perdió ante México de visita.

Es por ello que se necesita de mucha fe para mañana ante Honduras, pero, sobre todo, fútbol y que la ofensiva salvadoreña se encuentre con los goles.

Si pierde, prácticamente estaría agotándose el último tanque de oxígeno y los dos juegos próximos se quedarían como simples trámites.

El Salvador recibirá a México en el Cuscatlán el próximo 2 de septiembre y el 6 de ese mismo mes tendrá que visitar a los canadienses para cerrar una participación que podría ser penosa u honrosa según el resultado que se obtenga este martes.

A %d blogueros les gusta esto: