web analytics
Página de inicio » Rosa Cruz » CREDO DE LA PAZ 

CREDO DE LA PAZ 

Ralph M. Lewis, F.R.C.

Este Credo de la Paz es inspiración del pasado Imperator de la Orden Rosae Crucis, AMORC, Ralph W. Lewis, como su reflejo de la preocupación y el anhelo de los Rosacruces por alcanzar un día la Paz verdadera. Todos ellos contribuyen permanentemente a ese sueño con sus meditaciones y actitudes en su vida diaria.

El se refiere a aquellos pensamientos, sentimientos y actuaciones de los seres humanos, que contribuyen a que en vez de Paz, ellos mismos contribuyen a que el  mundo viva constantemente en situaciones

de conflictos y guerras.

Este Credo dice así:

Soy culpable de provocar la guerra, cuando por soberbia uso mi inteligencia para perjudicar a mis semejantes.

Soy culpable de provocar la guerra,

cuando tergiverso las opiniones de aquellos que difieren con las mías.

Soy culpable de provocar la guerra,

cuando no respeto los derechos y las propiedades de los demás.

Soy culpable de provocar la guerra,

cuando codicio lo que otros han adquirido honestamente.

Soy culpable de provocar la guerra,

cuando trato de mantenerme en una posición superior,

quitando a otros la oportunidad de avanzar.

Soy culpable de provocar la guerra,

cuando considero que mis familiares y yo somos gente privilegiada.

Soy culpable de provocar la guerra,

cuando pienso que puedo monopolizar los recursos de la naturaleza,

como si fueran un patrimonio exclusivamente mío.

Soy culpable de provocar la guerra,

cuando imagino que otra gente tiene que pensar y vivir como yo.

Soy culpable de provocar la guerra,

cuando pienso que el éxito en la vida solo depende de alcanzar poder, fama y riqueza.

Soy culpable de provocar la guerra,

cuando pienso que las mentes de la gente deberían ser controladas por la fuerza,

no por la razón.

Soy culpable de provocar la guerra,

cuando creo que el Dios que yo concibo, es el único que tienen que aceptar los demás.

Soy culpable de provocar la guerra,

cuando pienso que el país donde nace un hombre tiene que ser necesariamente

el único lugar donde él debe pasar toda su vida.

  

Ver también

EL CONTROL DE LAS EMOCIONES

Rubén A. Dalby, F.R.C. (Pasado Gran Maestro de la Gran Logia de Habla Hispana para …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.