web analytics
Página de inicio » Nacionales » Comunidad San Egidio: “Se debe respetar la sacralidad de la vida”
ORGANIZACIÓN CATÓLICA SE PRONUNCIA CONTRA PENA DE MUERTE Miembros de la Comunidad de Sant Egidio, ofrecen una conferencia de prensa con respecto a la pena de muerte, durante el lanzamiento de la campaña que mantienen desde el 2002 “Por un Mundo sin Pena Capital”. De izquierda a derecha: Mario Menjivar, Sandra Rivera, Jaime Aguilar, Camila Rosa y Aronette Diaz, miembros de la organización. Foto Diario Co Latino/Rosa Campos

Comunidad San Egidio: “Se debe respetar la sacralidad de la vida”

@GloriaCoLatino

El Juez de Paz de Santa Ana, pilule Mario Menjívar, miembro fundador de la Comunidad San Egidio, afirmó en su disertación sobre la abolición de la Pena de Muerte, que cuando se aplica la Pena Capital a una persona, la sociedad y el Estado han sido derrotados en su deber ser.

Las declaraciones del juez Menjívar fueron vertidas en el marco de la Campaña Internacional: “Por un Mundo sin Pena Capital”, que la Comunidad San Egidio, a escala mundial, mantiene desde el año 2002, tras el Caso de Dominique Green.

“Ciudades por la Vida. Ciudades contra la Pena de Muerte” se conmemora cada 30 de noviembre a iniciativa de la Comunidad de San Egidio en Italia, que cuenta con el apoyo de la Unión Europea, que escogieron la fecha en recuerdo de aniversario de la primera abolición por ley de la Pena Capital del Gran Ducado de Toscana, en 1786. La Comunidad San Egidio, capítulo El Salvador, nació en 1980, de un grupo de personas cristianas, reseñó  Jaime Aguilar, que junto a Mario Menjívar son fundadores de la organización que realiza visitas a barrios difíciles y poblaciones vulnerables llevando alimentos y ayuda a los más necesitados.

“Junto a Mario hemos querido soñar con un mundo mejor, un mundo de respeto a los derechos humanos y ayuda humanitaria con las personas más pobres, con la gente que vive en la calle, siendo  una Comunidad de Iglesia y Evangelio”, dijo.

Sobre la relevancia de Abolir la Pena Capital, el Juez Mario Menjívar habló sobre el Caso Green, un joven afroamericano, acusado y condenado a muerte por una falta que –afirman no cometió- en Houston, Texas en Estados Unidos.

“La temática es visibilizar la sacralidad de la vida del ser humano, ante la oscuridad donde pareciera que no hay esperanza, como son los corredores de la muerte en las penitenciarias. Este trabajo de la Comunidad inicia por el amor a los pobres, el amor al Evangelio y reconociendo tantas situaciones de dolor”, afirmó.

¿Por qué estamos contra la pena de muerte?, se preguntó Menjívar, y ser respondió que al quitarle la vida a un ser humano, el Estado se rebaja y rebaja a la sociedad, como el que cometió un asesinato.

“No hay pruebas estadísticas que demuestre efectivamente que la Pena Capital sirva como medida disuasoria por los crímenes más graves; porque afecta con demasiada frecuencia, a los inocentes que no pueden defenderse y porque cuando se comete un error nadie puede repararlo”, explicó.

Menjívar argumentó que con las pruebas de ADN (material genético) de avanzada, se ha podido corroborar que han existido errores y se han ejecutado a personas inocentes; de ahí el interés de la Comunidad San Egidio en la lucha permanente de abolirla. “Ningún sistema (judicial) está exento de errores, sabemos que la Pena de Muerte se ha utilizado para realizar persecuciones étnicas, religiosas y raciales de manera desproporcionadas y crean situaciones de acoso a grupos determinados. Hace poco nos hemos dado cuenta de un grupo de 188 musulmanes que fueron condenados y serán ejecutados, a esto nos referimos como persecución”, argumentó.

Para el jurista, la Pena de Muerte, lejos de aliviar la pena moral de los familiares de la víctima se provoca un dolor a la familia de los ajusticiados, al crear una falsa esperanza a los parientes de las víctimas.

“Esto legitima al nivel más alto, que es el Estado, una cultura de muerte y no de vida, porque confirma el fracaso de la sociedad que renuncia a ver en toda persona, incluso en el culpable a un ser humano”, afirmó.

Sobre la pena que se aplican a quienes rompen las reglas, el Juez Menjívar reiteró que las condenas tienen una finalidad: reeducación, resocializar y reinsertar, pero si en lugar optan por aplicar la Pena de Muerte, tanto la sociedad como el Estado han fracasado. “La pena de muerte es verdaderamente una derrota a la esperanza y se aplica hasta a discapacitados mentales (esquizofrénicos) y hasta hace unos años lo hacían también, con los niños. Esa es nuestra lucha, porque consideramos que la vida es sagrada y no hay ningún hombre, ni mujer en su vida una semejanza con la imagen de Dios”, mencionó Menjívar.

La Comunidad San Egidio apoyará directamente el respeto a la vida, además de considerar que ningún hombre o sistema judicial, tienen el derecho de quitarle la vida a otra persona. “Cada uno de nosotros y nosotras por más oscura que nos parezca la vida de ellos, tienen la luz y semejanza de Dios que debe ser respetada y porque todos los seres humanos tienen la oportunidad de cambiar profundamente y cambiar su vida”, indicó.

Sobre el Caso de Dominique Green, Menjívar reseñó que la Comunidad San Egidio se relacionó en este movimiento por la solicitud que hiciera este joven afroamericano condenado a la Pena Capital.

“Mientras estaba en el Corredor de la Muerte, Green pidió contactos con las personas a través de cartas de muchas personas que eran una salida hacia el exterior del mundo; él fue condenado cuando recién cumplía los 18 años. Y nosotros como Comunidad de San Egidio, que leemos la palabra de Dios y sentimos el dolor de los pobres”, acotó.

Dominque Green fue ejecutado con Inyección letal en Texas, en el año 2004, y que por errores en el proceso judicial y prejuicios raciales lo llevaron a purgar una condena por un delito que no fue establecido y que lo llevó hasta la muerte. “Hijo de padres drogadictos, fue maltratado, desde niño comenzó una vida un poco inestable, de joven ingresó al Corredor de la Muerte. Y con el intercambio de cartas con Dominique Green pudimos sensibilizarnos de los tantos condenados a muerte; nos hizo encontrar aquella esperanza que un condenado a muerte puede encontrar en su vida un nuevo camino y cercanía de Dios”, reiteró.

Al citar al Papa Francisco, el Juez Menjívar concluyó que “todo hombre y mujer deben ser respetados por su dignidad de personas como ser humano”.

Ver también

Partidos se comprometen a desarrollar campaña propositiva y de respeto

Alma Vilches @AlmaCoLatino A fin de respetar los plazos de campaña electoral y que esta …

A %d blogueros les gusta esto: