Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » 1931 Golpe de Estado y las promesas del General Martínez

1931 Golpe de Estado y las promesas del General Martínez

Caralvá
Intimissimun
Es singular el espectro del Golpe de Estado del 2 de diciembre de 1931, que terminó con la vida constitucional de aquella época, varios elementos son documentos históricos son valiosos en estos momentos.
Los autores del Golpe de Estado ya conocían al sucesor y autor de ese complot, así el día tres diciembre de 1931 EXTRA Diario Latino en sus titulares destaca: “Ejercito Nacional desconoció al Presidente Ingeniero Araujo. Después de la Rendición de todos los Cuerpos Militares de la Plaza, el Directorio Militar asumió la Jefatura de la Nación de modo inusitado y enérgico. 24 horas para que Araujo desocupe la República. La oficialidad joven asume la alta responsabilidad histórica. El General Martínez Presidente D´ La República. El Ministro de Hacienda murió en tiroteo”.
Esos titulares contrastan con las declaraciones del propio Directorio Militar que a continuación reproducimos y la declaración del General Martínez que alude el mismo acontecimiento.
El pronunciamiento del Directorio militar del 9 de diciembre de 1931, es evidente de un plan del General Martínez, puesto que días antes del cese de funciones de ese organismo, se realizan cambios militares de alto nivel, mientras se comunica que el presidente constitucional Arturo Araujo abandonó el país, en anteriores artículos hemos expuesto que en realidad el mandatario fue amenazado de muerte y además toda resistencia armada era inútil por la traición de su propio vicepresidente, así leemos el pronunciamiento del Directorio.
9 de diciembre de 1931 Diario Latino
El Directorio Militar a los ciudadanos salvadoreños:
En vista de que el señor Ingeniero don Arturo Araujo, que ejercía la presidencia de la República, salió del país el día tres del corriente, a las once y cuarentaicinco minutos de la mañana, el Directorio Militar llamó inmediatamente al Vicepresidente Constitucional, general Maximiliano Hernández Martínez, para que asumiera el Mando Supremo de la Nación, atendiendo a los preceptos constitucionales.
El Señor Presidente, General Martínez, ha asumido ya la Presidencia de la República y, en consecuencia, ha empezado, conforme la marcha de los acontecimientos, a formar su Gabinete.
El Directorio Militar hace un llamamiento al Pueblo Salvadoreño para que desarrolle con entera confianza sus distintas actividades, en atención a la política que hoy inicia, la cual conforme los anhelos del Directorio, será de progreso y absoluta legitimidad de todos los derechos ciudadanos.
El Directorio se complace en participar al Pueblo que el movimiento regenerador debido a du patriótico esfuerzo, se ha verificado sin menoscabo de la tranquilidad pública que continúa inalterada, y con la colaboración de los mejores elementos del país.
El movimiento que ha culminado con el triunfo del día tres de diciembre, no ha tenido ni tiene nexos con ningún Partido de la política militante o personalista, y en tal virtud, el Directorio está cierto de que el Gobierno recién inaugurado dirigirá el país sin prejuicios ni parcialidades capaces de estorbar el bien general, inspirándose únicamente en los derechos e ideales de público interés, y acogiéndose estrictamente al amparo y mandato de las leyes. San Salvador 6 de diciembre de 1931. Osmín Aguirre y S., Coronel Manuel Urbina, Capitán V. Antonio Pacheco y otros…
En el libro Balsamera bajo la Guerra Fría: El Salvador 1932, Historia intelectual de un etnocio /Rafael Lara-Martínez – Soyapango, San Salvador: Editorial Universidad Don Bosco, 2009 pág 292 el siguiente pronunciamiento:
“Del manifiesto de presidente constitucional de la república, general don Maximiliano Hernández Martínez al pueblo salvadoreño
Conciudadanos:
Una mayoría abrumadora de vosotros me ha pedido que continúe al frente de los destinos del Nación como Presidente Constitucional de la República, y distintas corporaciones y agrupaciones sociales del país, al unísono con las madres cuscatlecas, han hecho llegar a mí su sentir, externando todos vosotros el deseo de que cesara las gestiones para obtener el reconocimiento de mi Gobierno por parte de los países hermanos y extranjeros que con el nuestro han mantenido y mantienen las mejores relaciones fraternales e internacionales a pesar de la falta de reconocimiento. Como ciudadano patriota, como soldado y como Presidente Constitucional de la República, en vista de vuestra excitativa y del vibrante y patriótico manifiesto que el ejército dirigió al Pueblo Salvadoreño, haciéndoles saber que apoyaba mi Gobierno Constitucional, tengo en estos momentos que deciros: que accedo a vuestro deseo y que continuaré al frente del Gobierno por el tiempo que ordena nuestra Constitución.
Conciudadanos: Os agradezco y os prometo que será la norma de mis actos nuestra Ley Fundamental y vuestros noble propósitos de que la Constitución de nuestra Patria sea respetada por propios y extraños.
No juzgo del caso hacer presente a la conciencia nacional la constitucionalidad de mi Gobierno, ya que una gran mayoría de vosotros me elegisteis para Vicepresidente en los comicios de enero de 1931. Al hacerlo, fue en uso de un derecho constitucional, y la Honorable Asamblea Nacional recibió mi juramento solemne de cumplir los deberes de mi cargo.
Por motivos que conocéis, el Presidente titular, Ingeniero don Arturo Araujo, abandonó el territorio nacional, y el Directorio Militar, el 4 diciembre del año próximo pasado, me llamó al ejercicio del cargo que ahora desempeño con beneplácito de una gran mayoría de vosotros. Y al manifestaros mi inquebrantable propósito de permanecer en la Primera Magistratura del Estado, dentro de los cánones constitucionales, os empeño una vez más mi honor de militar y de patriota, que procuraré continuar mereciendo la confianza que en mi habéis depositado, y que no tendré otra aspiración que al grandeza y bienestar de nuestra Patria.
Vuestro Jefe y Amigo
Maximiliano Hernández Martínez”
En consecuencia, una es la realidad de ese evento sangriento y otra las comunicaciones de los golpistas, en cualquier caso, los documentos a la luz de la historia tienen otra lectura que conocemos por los siguiente 14 años. amazon.com/author/csarcaralv

 

 

Ver también

«Gaviota alejándose de la urbanidad». Foto: Luis Chávez.Portada Suplemento TresMil 18 mayo 2024