web analytics
jueves , 14 diciembre 2017
Inicio » Internacionales » Sequía abate Centroamérica
Sequía abate Centroamérica

Sequía abate Centroamérica

AFP/Redacción Internacionales

En Centroamérica se pierden cultivos básicos, stuff frutas y ganado por la falta de lluvias de un invierno que avanza lento bajo el peso del fenómeno de “El Niño”. Los gobiernos del istmo  iniciaron actividades de ayuda en las zonas afectadas.

En los próximos tres meses, de acuerdo con la perspectiva climática, la región enfrentaría lluvias irregulares y por debajo de lo normal en el corredor seco centroamericano, un veranillo prolongado e intenso, una temporada ciclónica más leve en el Atlántico y más activa en el Pacífico Oriental, y la finalización temprana de la época lluviosa en algunos países de la región.

28 municipios en “corredor seco” de Guatemala

La sequía que ha provocado el fenómeno de El Niño afecta a 28 de los 338 municipios en Guatemala y de prolongarse podría causar daños en la agricultura en esas comunidades, advirtió la semana paada el presidente del país, Otto Pérez Molina.

Luego de participar en una actividad pública en el Palacio Nacional de la Cultura, el mandatario comentó que en el denominado Corredor Seco han transcurrido 20 días sin lluvias.

Los 28 municipios que sufren de sequía están ubicados en los departamentos de Santa Rosa, Jutiapa, Jalapa, El Progreso, Zacapa, Chiquimula y Alta Verapaz, refirió.

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga) y el Instituto Nacional de Sismología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), de prolongarse otros 10 días el fenómeno de El Niño en esas regiones, causará pérdidas en los cultivos de consumo básico, dijo.

Sin embargo, Pérez Molina aseguró que el Maga está preparado con 5.000 toneladas métricas de maíz, frijol, arroz y aceite para asistir a las familias que resulten afectadas.

Honduras: 27.000 familias afectadas

El gobierno hondureño entrega alimentos a 26.827 familias en 66 municipios del país donde se perdieron los cultivos de maíz y frijoles a causa de la sequía, informaron fuentes de la estatal Comisión Permanente de Contigencias (Copeco).

“Se han identificado en el corredor seco de Honduras 66 municipios en diez departamentos con niveles de afectación severa que llevó a declarar emergencia, donde se están atendiendo 26.827 familias”, afirmó a la AFP el encargado de Cooperación Internacional de Copeco, José Antonio Velásquez.

Calculó que se perdió un 70% de los cultivos de maíz y un 45% de los de frijoles, los dos principales productos de la dieta en Honduras, que tiene 8,6 millones de habitantes.

Indicó que las familias, con un promedio de cinco personas cada una, reciben raciones de harina de maíz, manteca, arroz, azúcar, café, pastas y otros productos para una semana, con un fondo equivalente a 20 millones de dólares.

Velásquez resaltó que el fenómeno de la sequía y la entrega de alimentos “es  un fenómeno recurrente de todos los años y la novedad en el presente año es que las áreas afectadas por la sequía se han ensanchado” a diez de los 18 departamentos del país, lo que afectó a 72.000 familias, de las cuales han priorizado las 26.827 mencionadas.

Anteriormente las áreas afectadas eran los departamentos sureños de El Paraíso, Choluteca, Valle y el sur de Francisco Morazán, al que pertenece la capital, pero en 2014 se han sumado otros departamentos como La Paz, Intibucá, Lempira, Ocotepeque y Copán, en el oeste.

El funcionario explicó que a causa del fenómeno climático El Niño este año se adelantó la canícula, que es un cese de las lluvias durante el periodo húmedo y que se prolongará hasta agosto, impidiendo que los cultivos germinaran.

La demanda anual de maíz en Honduras es de 22 millones de quintales y la producción de 13 millones, por lo cual necesita importar el resto de Estados Unidos. La producción de frijoles es de 2,5 millones de quintales, similar a la demanda pero a raíz de las pérdidas de las cosechas el gobierno pretende importar de Colombia y Etiopía.

Miles de reses mueren en Nicaragua

Más de 2.500 reses han muerto en Nicaragua por desnutrición en lo que va del año, a causa de una sequía que afecta la región del Pacífico, donde se prevé, además, una drástica caída en la cosecha de granos básicos, informaron este lunes fuentes gremiales.

“Hay 2.500 reses muertas producto de la sequía, por falta de pastos” en la región del Pacífico, aseguró a la AFP Xochil Campos, asistente de la presidencia de la Federación de Asociaciones de Ganaderos de Nicaragua (Faganic).

Las vacas “mueren por desnutrición, porque no hay comida, no hay pasto”, afirmó.

Una cruda sequía ocasionada por el fenómeno climático El Niño afecta a 60 de los 153 municipios ubicados en el denominado corredor seco del Pacífico nicaragüense.

La mayoría de los productores trataron de alimentar a las reses con recursos propios, pero la situación se salió de control, debido a que en muchos lugares llovió apenas “dos o tres veces” desde que se inició el invierno en mayo pasado, indicó Campos.

Según el Censo Nacional Agropecuario de 2011, en Nicaragua hay 4,1 millones de reses, de las cuales alrededor de 700.000 están ubicadas en la zona seca.

La Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (Unag) anunció este lunes que prevé distribuir alimentos para el ganado en los departamentos de Chinandega, León, Madriz, Estelí y Nueva Segovia (norte) con un préstamo de 300.000 dólares.

El presidente, Daniel Ortega, prometió a inicios de mes construir represas para paliar los efectos de la sequía, pero se desconoce cuándo empezarían a ejecutarse esas obras.

Los productores informaron que la falta de lluvias también perjudicará la primera cosecha de arroz, frijoles y otros alimentos básicos, pero aún no se ha dado cifras sobre la magnitud del impacto en el sector agrícola.

En las zonas secas “prácticamente no habrá cosechas”, advirtió el presidente de la Unag, Alvaro Fiallos, al Nuevo Diario.

Pérdida en cosecha de maíz en El Salvador

El Salvador registra la pérdida de 2,6 millones de quintales de maíz, que representan el 10% de la cosecha, por la falta de lluvias en algunas regiones del país, informó este lunes el ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Orestes Ortez.

“Unas 90.000 a 94.000 manzanas (entre 63.000 y 65.800 hectáreas cultivadas de maíz) pueden tener daños irreversibles”, destacó Ortez en declaraciones a la Telecorporación Salvadoreña.

El área que históricamente es afectada por una canícula entre los meses de julio y agosto, según el ministro, representa un poco más del 10% de la producción nacional.

“La sequía tomó el maíz en jilota (mazorca de maíz cuando sus granos no han cuajado aún)”, sostuvo el titular de agricultura.

Los daños más severos por la sequía la registran los departamentos de La Unión, San Miguel, Morazán y Usulután, en el este del país, la parte sur de San Vicente, en el centro, mientras que en el oeste del territorio, la afectación es parcial en Santa Ana y Ahuachapán.

El Salvador tuvo en 2013 un área cultivada de maíz de 284.262 hectáreas que dejaron una cosecha de 20,3 millones de quintales.

La Dirección de Economía Agropecuaria, ente especializado del MAG, aún efectúa un estudio para determinar con certeza los daños en cultivos generados por la falta de lluvias.

Para ayudar a los productores de granos básicos, el gobierno salvadoreño destinará 15 millones de dólares para distribuir semillas a los denominados agricultores de subsistencia.

El MAG comenzó el 21 de junio la entrega de semilla mejorada de frijol a 200.000 pequeños agricultores.

El ministro Ortez pidió a los agricultores que hagan “un nuevo esfuerzo” de volver a cultivar el maíz en las primeras semanas de agosto con la semilla que entregará el gobierno.

Alerta amarilla en Costa Rica

En Guanacaste la situación es sumamente grave. Cuando uno sobrevuela, además de un viento que no es propio de esta época, se ve ya en una buena parte de los terrenos una sequía más que manifiesta”, expresó el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, en una conferencia de prensa en la ciudad de Liberia, Guanacaste.

El Gobierno costarricense declaró el pasado martes una alerta amarilla para la provincia de Guanacaste debido al registro de un déficit del 50 % de lluvias durante la época de invierno que comenzó en abril.

En julio, ha llovido apenas el 1,3 % del promedio histórico de este mes en Guanacaste, una de las principales zonas ganaderas, agrícolas y turísticas de Costa Rica.

Solís dijo que el Gobierno está preparando un conjunto de acciones para atender la sequía que serán anunciadas en los próximos días.

El presidente advirtió de que este tipo de situaciones son consecuencia del cambio climático y afirmó que Costa Rica se debe preparar porque continuará sufriendo periodos de alternancia de los fenómenos de El Niño y La Niña.

Datos del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) indican que debido a la sequía en Guanacaste se han perdido al menos 2.118 hectáreas de cultivos como arroz, maíz, melón y caña de azúcar, así como 5,8 millones de litros de leche, 25 toneladas de carne y 2,4 toneladas en la apicultura.

Las pérdidas en agricultura ascienden a unos 13 millones de dólares y en el sector pecuario a unos 6,5 millones de dólares.

Algunas comunidades también están experimentando escasez de agua para el consumo, por lo que el estatal Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) trabajará en la construcción de pozos de agua y distribución de líquido.

El pronóstico del IMN indica que para agosto el déficit acumulado de lluvias en Guanacaste podría llegar hasta el 70 %.

Para septiembre y octubre los meteorólogos prevén un incremento de las precipitaciones que permitirán bajar el déficit de lluvias a un número de entre el 5 % y el 40 %.

Acciones para reducir impacto del El Niño

La secretaría ejecutiva del Consejo Agropecuario Centroamericano (Secac) recomendó a los países de Centroamérica y a República Dominicana implementar acciones nacionales y regionales para reducir el impacto del fenómeno del El Niño en el sector agrícola.

La Secac, apoyada por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), consideró que para paliar las condiciones climáticas adversas se podrían tomar medidas como el manejo de reservas de algunos cultivos y dotar a personas y actividades productivas con agua.
Además, recomendó reforzar la vigilancia de plagas y enfermedades, así como elaborar una estrategia para el manejo de semillas más resistentes a condiciones secas.

De acuerdo con Manuel Jiménez, especialista del IICA, los granos básicos como el arroz, el maíz y el frijol figuran entre los cultivos más vulnerables en presencia de un episodio de El Niño, sobre todo en las fincas que no utilizan riego o que están ubicadas en el corredor seco centroamericano.

“Es fundamental adoptar mejores prácticas productivas y una adecuada gestión del riesgo, para que en vez de reaccionar ante la crisis se cuente con una adecuada preparación y con una visión de largo plazo que propicie la adaptación de la agricultura al cambio climático y a la variabilidad climática”, dijo Jiménez.

Por esta razón, se recomienda ajustar los calendarios de siembra, utilizar semillas mejoradas y evitar siembras o sustituir los cultivos en zonas de alta vulnerabilidad.

En el caso de la ganadería, el manejo de los pastos, el agua y la salud animal requerirían medidas especializadas por zonas, ya que podrían acentuarse las dificultades en el suministro del recurso hídrico y los alimentos, especialmente en la temporada seca.

Las recomendaciones surgieron en el Foro Especializado sobre Aplicación de los Pronósticos Climáticos, realizado en El Salvador a mediados de julio. En la reunión, especialistas regionales en agricultura y meteorología analizaron los impactos y las perspectivas de la variabilidad climática y definieron estrategias de prevención y mitigación.

Un comentario

  1. Juan Leonardo Alvarenga

    el cambio climático no viene solo, es producto de lo que hacemos los humanos en la tierra, por consiguiente que siga la fiesta de estos gobierno entreguistas e indolentes, dando permisos a mineras a cielo abierto, permitiendo la tala de los arboles, entregando nuestros ríos, haciendo quemas los campesinos y utilizando el vehículo hasta para ir a orinar.
    Hoy van a darse cuenta los adoradores del oro que este metal no se come y no calma la sed.

A %d blogueros les gusta esto: