web analytics
lunes , 18 diciembre 2017
Inicio » Internacionales » Condena y preocupación mundial a “golpe de Estado” en Brasil
Condena y preocupación mundial a “golpe de Estado” en Brasil

Condena y preocupación mundial a “golpe de Estado” en Brasil

Redacción Internacionales/PL

Bolivia

El presidente de Bolivia, illness Evo Morales, recipe condenó el golpe parlamentario que enfrenta hoy la mandataria brasileña, pills Dilma Rousseff, luego de que el Senado aprobara el inicio de un juicio político en su contra.

“Hermana Presidenta @dilmabr sentimos la misma indignación que usted y su pueblo frente al golpe congresal y judicial”, escribió Evo en su cuenta de Twitter.

Un comunicado del Gobierno boliviano señala que el proceso de destitución presidencial contra Dilma, en base a una farsa jurídica y política, pretende desestabilizar la democracia y desconocer la voluntad de los pueblos expresada en el voto popular.

Esto demuestra una intención de desconocer los 54 millones de votos que llevaron a Dilma Rousseff a la presidencia, señala el texto.

Bolivia hizo un llamado a todos los Estados de la región a dialogar sobre esta situación, ante el peligro que significa el debilitamiento de la institucionalidad, provocada por una oposición incapaz de lograr los votos necesarios para formar un gobierno.

En este país dirigentes políticos y sociales condenaron el juicio contra Dilma por un crimen de responsabilidad que nunca cometió.

La presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, advirtió que el proceso se realiza sin ninguna prueba y con un irrespeto a la Constitución brasileña.

No se está respetando la Constitución, se la ha elegido democráticamente y democráticamente debería terminar la gestión, manifestó.

Mientras, dirigentes de la Central Obrera Boliviana y de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos señalaron que el impeachment es una acción planificada por la oligarquía y los poderes imperiales contra el proceso de cambio en Latinoamérica.

Ecuador

La asambleísta ecuatoriana María Augusta Calle, de la gobernante Alianza PAIS, aseguró que el juicio político contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, busca debilitar el proceso integracionista en marcha hoy en la región.

Uno de los objetivos de toda esta gran estrategia contra los gobiernos democráticos y soberanos de América Latina es debilitar estas nuevas instancias de integración como la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) y la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), opinó la legisladora en declaraciones a Prensa Latina.

De acuerdo con Calle, ambos bloques, de los cuales Brasil es uno de sus principales promotores, “son una amenaza para el ejercicio del poder monopólico de la unipolaridad del mundo, y no van a dejar de buscar estrategias para tratar de acabar con ellos”.

Tras calificar de golpe de Estado parlamentario la decisión del Senado brasileño de suspender de su cargo a Rousseff, la asambleísta agregó que esa estrategia también tiene como objetivo atacar al grupo formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (Brics).

Los Brics son un contrapeso a los intereses de los grandes grupos hegemónicos en el mundo, aseveró Calle, quien consideró que solamente la integración permite una negociación en bloque en un planeta donde el poder, dijo, se ejerce desde la presión y la fuerza.

La también presidenta de la Comisión de Relaciones Internacionales del Parlamento unicameral ecuatoriano, adelantó que propondrá a esa instancia legislativa la adopción de una resolución condenatoria contra la decisión del Senado brasileño de alejar del poder a Rousseff y enjuiciarla.

El gobierno de Ecuador también expresó ayer su “profunda preocupación” por los acontecimientos políticos que desembocaron en la destitución temporal de la mandataria brasileña, mientras que representantes de varias organizaciones locales realizaron un plantón frente a la embajada del gigante suramericano en Quito para condenar lo que calificaron de golpe de Estado.

Uruguay

Un comunicado de la organización obrera difundido hoy en esta capital afirma que las votaciones de la Cámara alta y antes en la de Diputados desconocen la voluntad del pueblo brasileño, cuando hace apenas dos años 54 millones de votos respaldaron a Dilma en las urnas.

La separación de la presidenta de Brasil, sin que existan contra ella “tan siquiera una acusación que la responsabilice de corrupción, constituye un golpe de Estado”, subraya el texto.

El cual, asegura, está “enmarcado en una ofensiva del imperialismo”, las clases dominantes, la derecha y los grandes medios de comunicación en todo el continente “para frenar los procesos de avance que nuestros pueblos han construido”.

La central obrera reafirma el compromiso de seguir movilizados con el conjunto de organizaciones uruguayas, en solidaridad con la lucha de los trabajadores y el pueblo brasileño, y en defensa de la democracia.

Plantea, asimismo, que al menos 303 diputados, de los 513 de la Cámara baja que aprobaron el impeachment, están acusados de delitos que “van desde fraude hasta homicidio” y 49 de los 81 senadores también están bajo severas sospechas.

Francia

El Partido Comunista de Francia (PCF) calificó hoy de golpe de Estado el proceso contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Mediante un comunicado, el Partido expresó “su más profunda preocupación tras el voto indigno del Senado brasileño que, sin aportar ninguna prueba válida para sustentar sus alegaciones”, admitió que Dilma sea sometida a dicho proceso.

Se trata de un ataque brutal contra la democracia y contra las aspiraciones del pueblo de esa nación sudamericana a políticas de transformación progresistas, remarcó.

Para el PCF, cualquier gobierno que resulte de ese golpe de Estado será ilegítimo e ilegal. Será representativo de mafias y grupos de interés que dominan el congreso y que actúan en nombre de las oligarquías y del capital financiero.

Por ello, condenó el golpe de Estado en curso y reafirmó su solidaridad con el pueblo brasileño y con las fuerza de la izquierda y los movimiento sociales que entran en una nueva fase de su lucha.

También el Círculo Bolivariano de París se unió a las voces de rechazo “al golpe a la democracia en Brasil y contra el gobierno de Dilma Rousseff”.

Rechazamos las acciones antidemocráticas de la derecha latinoamericana, quien no es más que una expresión parasitaria de la derecha imperial y de sus aliados, apuntaron sus miembros mediante un comunicado.

Los movimientos sociales y los pueblos estamos conscientes que las políticas neoliberales que quieren imponernos con todas estas estratagemas jurídicas no deben pasar, enfatizaron.

En tal sentido, recalcaron la importancia de estar unidos, preparados y de realizar mayores esfuerzos con el fin de construir una cultura de paz, de solidaridad, de justicia y de “integración basada en la búsqueda de calidades de vida para la mayoría de nuestros pueblos, en fin una cultura de dignidad”.

CIESPAL

El Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (Ciespal) difundió hoy un manifiesto de respaldo a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y de repudio al golpe de Estado orquestado en ese país.

La entidad con sede en Ecuador afirma que la mandataria elegida democráticamente ha sido separada de su cargo sin que exista fundamento jurídico alguno.

Como organismo internacional de la región, Ciespal hace un llamado a la defensa de los derechos humanos y los principios constitucionales en Brasil, refiere el texto.

Al mismo tiempo, expresa su preocupación por las graves violaciones de la libertad de expresión y de las normas deontológicas por parte de los medios dominantes en Brasil.

Para la institución, los principales grupos mediáticos han jugado un papel activo en la vulneración de la democracia con falsas informaciones, manipulación y linchamiento mediático en contra del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y el gobierno del PT (Partido de los Trabajadores).

Según señala, de este modo han incumplido los principios fundamentales de la Unesco (1978), el Pacto de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas (1966) y los  principios sobre libertad de expresión de la Comisión Interamericana de  Derechos Humanos (2001).

Además, atentan flagrantemente contra el derecho a la comunicación y, sobre la base de este hecho, Ciespal insta a académicos, periodistas, organizaciones comunitarias, líderes sindicales y ciudadanía para que contribuyan al entendimiento a fin de restituir a la presidenta con plenas funciones y en respeto del mandato constitucional.

Desde Ciespal, hacemos un llamado a la sociedad civil brasileña, a Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) y a Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) para defender la democracia y la voluntad del pueblo brasileño, expresa el comunicado.

También, solicita a las organizaciones internacionales de comunicación acometer las acciones oportunas por la violación del derecho a la información que empresas como Globo reincidentemente han venido desarrollando en contra de toda norma y principio ético de obligado cumplimiento.

Por último, Ciespal llamó a la solidaridad y al apoyo de la comunidad internacional para garantizar en Brasil la democracia.

Rusia

La experta rusa en temas de política internacional Veronika Krasheninnikova abogó hoy aquí por movilizar las fuerzas y resortes posibles en defensa de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, víctima de un golpe de estado parlamentario.

Al coincidir con criterios de otros científicos sociales y fuerzas progresistas en toda América Latina que denuncian un golpe de estado blando para apartar a la mandataria del poder mediante un supuesto procedimiento constitucional, Krasheninnikova dijo a Prensa Latina que no cabían dudas de ese escenario “golpista” en el país suramericano.

Indicó igualmente la directora general del Instituto de Investigaciones de Política Exterior que debe evitarse un cambio drástico en la composición del Grupo Brics, en alusión a una virtual salida de Brasil de ese foro de concertación integrado además por Rusia, India, China y Sudáfrica.

En declaraciones a esta agencia, el director del Instituto de Latinoamérica, adjunto a la Academia de Ciencias de Rusia, Vladimir Davydov dijo, por su parte, confiar en que no ha ocurrido todavía un desenlace en torno al juicio político contra la mandataria brasileña, quien en su opinión, tiene posibilidades todavía en el terreno judicial.

Pese a los adversarios en el Poder Ejecutivo, en la cámara de Diputados y el Senado, existen en el Poder Judicial partidarios de mantener un equilibrio y una objetividad en todo ese proceso a la presidenta, lo cual asoció el investigador social a una revancha de la derecha en Brasil.

Insistió en que sus detractores, entre ellos el vicepresidente Michel Temer, a quien catalogó de desleal, no han podido acusar directamente ni lanzar una piedra a Dilma por supuesta corrupción.

Davydov recordó a una consulta de Prensa Latina el papel de la nación sudamericana en el impulso insuflado al Brics “por la voluntad política de sus miembros de influir en los asuntos internacionales y en la gobernanza global hacia el establecimiento de un nuevo orden mundial más junto”.

En su criterio, la elite política brasileña, incluso los sectores más conservadores, estarían interesados en mantener el perfil del gigante suramericano en el Brics por intereses nacionales estratégicos, apuntó el latinoamericanista ruso.

No descartó incluso que el resto de los miembros del Grupo adopten una posición “pragmática y comprensible” en caso de que Brasilia solicite aplazamiento en las contribuciones al Banco de Desarrollo del Brics y al Fondo de Reservas.

Lamentó en general que el Senado haya aprobado seguir adelante con el juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff en detrimento del peso y el prestigio de ese país en el hemisferio occidental y de su activa membresía en agrupaciones internacionales.

En comentarios sobre la actualidad brasileña y la separación temporal de la mandataria por 180 días para someterla a juicio político, la portavoz de la Cancillería María Zajarova previno de una injerencia externa destructiva en los asuntos internos de ese país y abogó porque ese proceso no conlleve a una dura confrontación política y polarización del país.

Subrayó la diplomática el ascendente carácter de la cooperación bilateral en todas las esferas y el importante papel de Brasil como importante socio de Rusia en la arena internacional y en la región latinoamericana, especificó la vocera.

España

El Partido Comunista de España (PCE) calificó hoy de golpe de Estado el proceso contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, apartada la víspera de su cargo para ser sometida a un juicio político.

Hoy Brasil pasa a integrar junto con Honduras y Paraguay la lista de países de América Latina sometidos a un golpe de Estado “blando”, en este caso contra el gobierno de Rousseff, denunció en un comunicado el secretario general del PCE, José Luis Centella.

“Una fórmula teóricamente moderada pero brutal, teniendo en cuenta que seguro en pocos meses decenas de miles de personas perderán su trabajo y derechos sociales”, advirtió el líder de los comunistas españoles.

Centella opinó que el hecho de realizar políticas sociales dirigidas a los sectores arrojados a la exclusión por el neoliberalismo no fue suficiente para evitar la revocación de la mandataria, quien dijo ser víctima de un proceso viciado e injusto, pues no cometió ningún delito.

“El PCE confía en que el pueblo brasileño se enfrente al gobierno duro y neoliberal que viene para defender las conquistas obtenidas, y que con su lucha consiga que el golpe no funcione”, reza el texto.

En esa línea, la organización exhortó a la solidaridad internacional de todos los pueblos y de la izquierda mundial para que esa resistencia no quede aislada y pueda volcarse en apoyo a las legítimas autoridades del gigante sudamericano.

Sudáfrica

La suspensión por 180 días de la presidenta legítima de Brasil, Dilma Rousseff, quien será sometida a un juicio político, tiene amplia repercusión hoy en medios de prensa de Sudáfrica.

Entrevistado en el espacio informativo del canal SABC, el comentarista y exdiplomático Tom Wheeler consideró que según el desarrollo de los acontecimientos y la votación en el Senado brasileño, “hay una gran posibilidad” de que Dilma Rousseff sea apartada definitivamente del poder.

Por el sufragio que se llevó a cabo el jueves, la situación no parece muy esperanzadora para ella, porque una gran mayoría de los senadores votaron a favor de llevarla a juicio político, precisó el analista.

También el espacio News Room, de la misma televisora, ubicó en titulares la noticia.

Mientras un reporte publicado en la página digital del propio canal reflejó la condena de la República Bolivariana de Venezuela a la destitución temporal de Dilma.

Según la TV, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, advirtió que la oligarquía, medios de comunicación y las fuerzas imperiales decidieron terminar con las fuerzas progresistas y las direcciones revolucionarias populares de izquierda en América Latina.

Algunos observadores opinan que esta ofensiva tiene expresiones concretas ya con el fin del peronismo en Argentina y la elección del conservador Mauricio Macri como presidente de esa nación suramericana a finales de 2015.

Y ahora el “centrista” Michel Temer asumió el cargo de presidente interino de Brasil durante el periodo del juicio que podría tomar hasta seis meses, añadió el texto de SABC.

Entretanto, partidos sudafricanos de oposición expresaron que “el presidente Jacob Zuma debería haber estado en la misma situación que Dilma Rousseff”, publicó el periódico Sowetan.

Sin embargo, hasta el momento todos los esfuerzos de los adversarios políticos del Congreso Nacional Africano (ANC) por promover un proceso de impeachment contra Zuma han fracasado.

El secretario general del ANC, Gwede Mantashe, alertó que Occidente puede estar detrás de la desestabilización de los países que integran el llamado grupo Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).

Los intentos de “desestabilización de los países Brics son muy, muy clarosa”, indicó Mantashe.

Panamá

Redes digitales y organizaciones sociales panameñas reaccionaron contra lo que califican de golpe de estado a la presidenta de Brasil Dilma Roussef, a lo que se sumó hoy el diario La Estrella.

“El Polo Ciudadano de Panamá suma su voz de protesta a la de millones de personas en todo el continente y el mundo, especialmente de las organizaciones populares y sindicales brasileñas, que repudian el golpe de estado parlamentario”, expresó en un comunicado ese grupo.

La Presidenta “no ha cometido ningún delito que amerite su separación del cargo y juzgamiento. La acusación de manipulación del presupuesto ni siquiera está entre los delitos que justificaría un juicio político de acuerdo a la legislación de su país”, aseveró el texto.

Este golpe de estado “sigue los mismos esquemas y hace parte de la misma ofensiva imperialista y de la oligarquía latinoamericana que derivó en el golpe contra Manuel Zelaya en Honduras en 2009, y posteriormente contra Fernando Lugo en Paraguay”, recordó Polo Ciudadano.

“Dilma Rousseff: No es un impeachment, es un golpe”, fue el titular del periódico La Estrella, que hizo un análisis de las respuestas de los gobiernos que apoyan a Roussef, como Cuba, Venezuela y Nicaragua, mientras que refieren las actitudes de Argentina y Paraguay, quienes declararon “respeto por el proceso” y Colombia que espera que se preserve la “institucionalidad democrática”.

El rotativo citó las palabras del presidente cubano, Raúl Castro, quien dijo: “Dilma, Lula, el Partido de los Trabajadores y el pueblo de Brasil cuentan y contarán siempre con toda la solidaridad de Cuba”.

Igualmente citó al gobernante nicaragüense, Daniel Ortega, el cual calificó el proceso de “impresentable y antidemocrático” y que “ha ensombrecido la seriedad y fortaleza de las instituciones en ese hermano país”.

Reseñó además las declaraciones del recién destituido Secretario de Gobierno brasileño Ricardo Berzoini, al señalar que el gabinete nombrado por el presidente interino Michael Temer, es el retrato de su pensamiento, de falta de respeto a la mujer y a los negros, ausentes de la selección.

Solidarios con Rousseff

Gobiernos de izquierda de América Latina, como Venezuela, Cuba, Ecuador y Nicaragua, expresaron abiertamente su solidaridad con Rousseff, que ha denunciado como un “golpe de estado” el proceso en su contra.

Venezuela manifestó su “rechazo categórico” a lo que consideró un “golpe de Estado parlamentario en Brasil que, mediante farsas jurídicas de las cúpulas oligárquicas y fuerzas imperiales, pretenden el derrocamiento de la presidenta, Dilma Rousseff”, según un comunicado de la cancillería.

El gobierno de Raúl Castro también calificó el proceso como un “golpe de estado parlamentario-judicial” y declaró que “Dilma, (el ex presidente Luiz Inacio da Silva) Lula, el Partido de los Trabajadores y el pueblo de Brasil cuentan y contarán siempre con toda la solidaridad de Cuba”.

En un mensaje a Rousseff y Lula, el presidente nicaragüense Daniel Ortega sostuvo que la situación de Brasil es un “drama, una comedia, una tragedia, un mamarracho jurídico y político”.

Más comedido, el presidente ecuatoriano Rafael Correa expresó la “profunda preocupación” de su gobierno y respaldó a Rousseff, “legítima depositaria del mandato popular expresado en las últimas elecciones democráticas, y contra la que no pesa, hasta el momento, una sola imputación”.

A %d blogueros les gusta esto: