web analytics
Página de inicio » Proyecto Cultural Sur Vancouver » VIII Congreso SUR, Atlántida, Canelones, Uruguay

VIII Congreso SUR, Atlántida, Canelones, Uruguay

Publicado por Tito del 16 al 20 de octubre, 2018 (3a. Entrega)

En cifras redondas estamos hablando de 130 Sures; algunos son núcleos de trabajo, otras son organizaciones ya formadas y hay muchos que actúan solos. Por la forma operativa somos más un movimiento en vías de consolidación. Nos movemos, pero a los tambaleos. El asunto es lograr trascender con nuestras acciones y no movernos solo para alimentar el ego. En definitiva la prioridad es encontrar otra manera de hacer cultura. Necesario es definir a quiénes queremos llegar y cómo lo lograremos. Se trata en buen romance de superar en calidad nuestro trabajo creativo y hacerlo llegar a los más amplios sectores con la visión de generar una cultura nueva, pero para ello es imprescindible definir con quiénes contamos, a la vez que nos atrevamos a encontrar soluciones duraderas, para financiar a mayor escala nuestros eventos, hacer el máximo de difusión y promoción, antes durante y después de cada evento.

Podemos consolidarnos como movimiento en unos doce países y avanzar hacia unos treinta más, para lograrlo es imprescindible vernos en la necesidad de un esfuerzo mayor y mejor coordinado. Perspectivas hay tantas como personas haciendo un trabajo desde y hacia la cultura, cientos de millones. El problema de fondo es encontrar esas personas, estén o no organizadas y lograr que sumen su acción. Es un trabajo de búsqueda incansable, de mucha paciencia para explicar las veces que sea necesario, y sobre todo, multiplicar capacidades de comunicación. Debiéramos resolver lo de contar con material impreso breve, explicando el ser y estar de Sur, llamando a sumar visiones y acciones en un movimiento que logre trascender en una revolución cultural.

Para que surjan otros Sur se requiere un trabajo constante en tres direcciones: uno, consolidar lo ya logrado en cada lugar, esto pasa por una mayor toma de conciencia, en cuanto creadores individuales y en tanto acción colectiva, un mayor conocimiento de la realidad y plantearse metas de envergadura que redunden en avances significativos; dos, buscar en otros países contactos para fundar Sur allí, hasta la fecha esta ha sido una preocupación personal de solo tres personas, lo cual a todas luces es insuficiente, en este caso pudiéramos aprovechar cada evento, como una constante, para promover la idea Sur y llamar a sumar, otra variante es que cada Sur busque alianzas con organizaciones susceptibles de llegar a formar parte del movimiento; tres, promocionar lo que hacemos, a la fecha nuestro mejor medio es el Muro Sur en Facebook, pero a todas luces es insuficiente, se trata de darle mayor dinamismo y fuerza, utilizar más y mejor las tecnologías modernas. En este punto chocamos con el asunto de recursos financieros para pagar el trabajo a tiempo pleno de algunas personas. En lo inmediato la solución pudiera ser contar con unas cinco personas que atiendan y promuevan la participación plena.

Propuestas

Definir si somos un movimiento o una organización. De ser lo primero, cambiar el nombre de Proyecto Cultural Sur por Movimiento Cultural Sur.

La participación en el movimiento se puede dar mediante Núcleos de Trabajo Sur, organizaciones con identidad propia y personas con capacidades diversas.

Redefinir la participación plena en el movimiento cumpliendo cinco parámetros: estar de acuerdo con la declaración de principios, sumar su acción y visión, participar activamente, informar de acciones y resultados, definirse en todo momento como parte del movimiento.

Elegir una comisión de no más de tres personas para que, en un plazo de seis meses, propongan un estatuto y una nueva declaración de principios.

Darnos un periodo de dos años para definir quienes son miembros del movimiento. Periodo en el cual se debe avanzar con mayor presencia en América, África y Europa.

Elegir un Consejo Directivo Internacional compuesto por tres personas con un mandato de dos años. Este consejo no tendrá poder resolutivo, su papel es apoyar en todo instante la labor local, deben vivir en la misma ciudad, reunirse a lo menos una vez al mes, emitir una carta informativa con cierta regularidad. Al cumplir su periodo, se elige otro consejo, con residencia en otra ciudad, así muchos tendrán la responsabilidad directa de velar por los intereses colectivos.

Tomar resoluciones, en este congreso y todos los venideros, nombrando responsables de su cumplimiento.

En dos años más realizar congresos nacionales en los países donde existan condiciones, de momento estos pudieran ser: Cuba, República Dominicana, México, Canadá, El Salvador, Venezuela, Colombia, Perú, Argentina, Uruguay, Brasil, procediendo en cada congreso nacional a elegir un consejo directivo nacional con los mismos parámetros que el Consejo Directivo Internacional.

Ver también

Continuación

El Noveno Congreso realizarlo en cuatro años más en Venezuela, República Dominicana o cualquier otro …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: