web analytics
Página de inicio » Letras y Arte » Una familia de Joya de Cerén vivía así
Vida cotidiana de Joya de Cerén, antes de la erupción del volcán Loma Caldera, alrededor del 650 d. C. Foto Diario Co Latino/Ministerio de Cultura.

Una familia de Joya de Cerén vivía así

Ministerio de Cultura

Joya de Cerén aporta un testimonio excepcional sobre la vida cotidiana de las personas comunes que vivieron hace mil cuatrocientos años en nuestro territorio.

Una familia de Joya de Cerén necesitaba de tres edificaciones para vivir: Casa, cocina y bodega, las cuales estaban separadas en el terreno.

La vivienda (izquierda) estaba construida sobre una plataforma de arcilla y zacate, la cual era quemada para endurar la superficie. Sobre esta plataforma se levantaban, en las esquinas, columnas sólidas de adobe de 1.5 metros de altura; luego, se hacían las paredes de bajareque usando varas y la mezcla de arcilla y zacate. El techo era de paja y cubría también la pequeña terraza de la entrada de la casa. Dentro de la vivienda había una especie de cama de tierra sobre la cual se ponía el petate. La bodega (derecha) estaba construida de manera similar a la casa. En una de las bodegas se encontraron vasijas de cerámica, piedras de moler, navajas de obsidiana, semillas de algodón, agujas de hueso y el esqueleto de un ratón.

La cocina era de forma circular con una pequeña terraza en la entrada; dentro, había: Una hornilla hecha con tres piedras, un metate o piedra de moler con su mano; tapesco o estante; además de ollas para cocinar y guardar alimentos.

Cada familia de Joya de Cerén poseía un pequeño huerto en el que cultivaban plantas medicinales y tubérculos como yuca y malanga; y en las cercanías tenían sus milpas. En algunos domicilios tenían también un taller en el cual las mujeres elaboraban cerámica utilitaria y tejidos de algodón.

La aldea agrícola maya fue sepultada por las cenizas de la erupción del volcán Loma Caldera alrededor del año 650 d. C. El primer investigador del sitio, el Dr. Payson Sheets, propone que cuando inició la erupción, los habitantes celebraban una ceremonia de cosecha, ya que en uno de los complejos fueron encontradas 54 vasijas, 32 de las cuales eran ollas para cocinar.

Las ilustraciones de esta publicación fueron creadas por la arqueóloga Claudia Alfaro Moisa y la maqueta por el museógrafo Alberto Iraheta (Q.D.D.G).

Este texto fue elaborado con información del libro Joya de Cerén Patrimonio Cultural de la Humanidad, del Dr. Sheets.

Ver también

Beijing capital del arte y la cultura de Asia

Joaquín Salazar @JoakinSalazar “Bella Asia, gloriosa Asia. Mano a mano una sola familia. Nuestra Asia”, …

A %d blogueros les gusta esto: