Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » «Transformar la realidad en una imagen»: Entrevista a David Alfaro

«Transformar la realidad en una imagen»: Entrevista a David Alfaro

 

Redacción Tres mil

 

¿Cuándo te diste cuenta que la fotografía era tu camino?

Desde muy pequeño visitaba a una tía que tenía muchas revistas de NatGeo y recuerdo que siempre que llegaba  me ponía a ojear las revistas viejas y fantaseaba con las fotografías que veía en ellas. Recuerdo una revista en particular de los años setenta con la portada de una ballena y me impactó mucho saber que existían esos animales con ese tamaño. Recuerdo siempre tener en mente el tema de la fauna silvestre o ser algún tipo de explorador, pero ya en la juventud opté por el Diseño Gráfico y solo hacia fotos con una pequeña cámara de bolsillo, pero más por recuerdos de colegio y una que otra excursión.

Siempre has sido un artista, comenzaste en la música. Cuentanos tu camino

A principios del año 2000 con mi hermano y un amigo creamos una página web que se llamaba muralweb.com en la que publicábamos algunos conciertos o deportes extremos. Ahí empecé a hacer fotos de toda índole: eventos, fiestas, bares, etc. y ésta, la mantuvimos durante unos 3 o 4 años hasta que salió la plataforma de Hi5 y Facebook y ese proyecto quedó en el pasado. Siempre andaba con la cámara de un lado para otro haciendo fotos, pero de forma empírica, sin encontrar tampoco algo que me apasionara realmente.

¿Por qué te inclinaste por la fotografía marina?

Fue en el año 2011, si no me equivoco, entré como voluntario en FUNZEL, una ONG salvadoreña que se dedica a la protección de la vida silvestre y en especial de las tortugas marinas, con ellos, empecé a colaborar con las redes sociales y a hacer fotos (aún tengo la primera foto que le hice a una tortuga desovando en la playa San Diego en la noche, malísima foto claro).

Tengo muy presente consultarle a un gran amigo fotógrafo sobre los problemas con los que me enfrentaba para poder hacer fotos medianamente decentes a las tortugas de noche, sin poder flash ni luces y que no salieran movidas, él fue la primera persona que me dijo: “lo que captas con la cámara es la luz” y con mucha paciencia empezó a explicarme ya temas de uso manual de una cámara y demás.

Recuerdo muy bien cada una de esas salidas con las tortugas marinas, me cambió mucho las prioridades que tenía, me apasionaba, me sentía realizado cuando lograba una buena foto.Luego vino mi primer buceo, eso ya fue la cereza del pastel, creo que a la segunda vez que buceaba ya estaba pensando en como conseguir una cámara y empezar a retratar todo eso nuevo que veía. Hice un intercambio de algo, no recuerdo qué, con mi hermano por mi primera camarita submarina, una Intova Sport muy sencilla, pero funcional (aun la tengo como recuerdo) desde entonces han pasado 5 cámaras, 5 países, mucha vida marina y muchos buceos de todo tipo.

Tu carrera en el exterior ¿Cómo la puedes describir?

Viví un par de años en Ecuador donde estudié fotografía documental y eso ya me abrió mucho más la percepción de lo que quería fotografiar y como lo quería hacer. Colaboré con un par de ONG´s Ambientales en Ecuador, siempre en temas marinos.

Relacionado a esto, sigo pensando que en el momento que estoy bajo el agua, es cuando más paz y tranquilidad siento, disfruto mucho cada inmersión y siempre ando buscando alguna foto que pueda sacar. Lo malo es que también en todo ese proceso, he visto sitios muy contaminados, arrecifes de coral destrozados y mucha fauna marina afectada, como las tortugas marinas, por contaminación de plásticos, a partir de ahí, cuando realizo alguna exposición fotográfica o alguna charla siempre busco el objetivo de la exposición que sea concientizar a la población de la importancia de conservar la naturaleza y luchar contra el cambio climático, frente a los desafíos que suponen la contaminación, la deforestación y la progresiva destrucción de hábitats naturales.

Me encanta la idea de dejar una huella, que mis fotos lleguen a muchas personas que están más desconectadas de la vida silvestre, transformar la realidad en una imagen que pueda ser vista por muchos y a través de mis fotografías llevar a las personas a esos espacios, plantear algunas propuestas que ayuden a contribuir en un cambio positivo de conciencia a través de la sostenibilidad, consumo ecológico, y el amor por este maltratado planeta que es nuestro único hogar.

 

¿Cual ha sido el momento más hermoso en tu carrera?

Si tengo que escoger algún momento hermoso en mi carrera, creo que tengo 3 momentos muy marcados, los 3 han sido bastante efímeros pero muy presentes: el primero fue en las Islas Galápagos en Ecuador donde buceé con una mantarraya de unos 6 metros  que pasó justo a mi lado, fue la primera vez que veía uno de esos animalitos con los que fantaseaba desde pequeño al ver las revistas, el segundo fue poder fotografiar a un tiburón ballena de unos 8 metros en Honduras y el tercero fue poder fotografíar a mi primer ballena jorobada. Un sueño hecho realidad.

Ver también

Día Internacional de los Museos en el MUPI

El Museo de la Palabra y la Imagen iniciativa ciudadana dedicada a resguardar, conservar, y …