Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Retorcijones del lenguaje

Retorcijones del lenguaje

Joaquín Meza

Escritor  e investigador

“Retorcijón”, cialis decimos todos. Retortijón, del latín contorsio (de tripas) y tormen (tormento) es, precisamente,  lo que sufren nuestras vísceras  cuando cotidianamente somos estremecidos al escuchar y leer a muchos comunicadores, periodistas, políticos, profesionales, etc., que con ufano afán por lucir “cultos” cometen muchas veces, garrafales errores de dicción y ortografía, entre otros, con inútiles neologismos y abundantes vueltas y torceduras al lenguaje.

Existe en la disciplina que estudia el lenguaje, lo que los especialistas llaman “Economía lingüística”, fenómeno que consiste en que el hablante al aplicar el principio del “menor esfuerzo” en sus construcciones verbales, recorta o elimina fonemas, palabras y hasta frases.

Pero en el caso que nos ocupa, ocurre mayoritariamente lo contrario. El hablante o escritor, pretendiendo destacar por su seudo riqueza lexical provoca un fenómeno de elongación del lenguaje, incorporando fonemas o sílabas innecesarias al vocablo utilizado.

Este mal uso o abuso del lenguaje por parte, principalmente de quienes, dada su función  como comunicadores deben esforzarse por educar y culturizar a sus lectores, radioescuchas y televidentes, resulta censurable en tanto su desempeño ante una ingente población necesitada de mayores y mejores niveles de educación y cultura, los torna personajes modélicos de la retórica, la gramática y la semántica (y aun de la opinión) que los receptores de sus mensajes, en su mayoría, asimilan como válidas sin mayor miramiento. Este sinsabor que nos deja dicha práctica es asunto cotidiano en los principales medios de comunicación, ya sean radiales, televisivos o de prensa escrita, y ahora cibernética.

La pregunta que me hizo una compatriota que por más de dos décadas reside en el extranjero sobre el significado de la palabra “criteriado”, empleado sobre todo en el sociolecto o jerga judicial, me motivó a hacer durante algún período una monitorización en los distintos medios de comunicación para acopiar una parte del inapropiado uso que se hace de la lengua, tanto verbalmente como por escrito.

Resultado de ese acecho a las verdaderas “malas palabras” utilizadas en todos los medios de comunicación, que no cuidan la expresión correcta de sus presentadores de noticias, informadores, comentadores, editorialistas, etc. es el siguiente muestrario, al que se incorporan las correcciones atinentes fundamentadas en los vocablos incorporados al diccionario de la Real Academia Española.

Abordaje

Este sustantivo perteneciente exclusivamente al ámbito de la marinería, con el que se indica el acto de pasar gente armada de un barco a otro con propósito de combatir a la tripulación para apoderarse del barco abordado,  es utilizado cuando se alude al “planteamiento”, “análisis”, “estudio”, “investigación”, “desarrollo”, etc. de un tema.

Accesar

Con la sustitución del verbo “acceder” se verbaliza el sustantivo “acceso” para referirse a la “acción de llegar o acercarse”, o a la de entrar o pasar de uno a otro espacio físico. También se refiere a la oportunidad de entrar en trato o comunicación con alguien.

Apaliar

La hibridación de tres verbos que guardan cierto parentesco fonológico contribuyen a la comisión de este error: “apalear” (Dar golpes con palo u otra cosa semejante), “palear” (Trabajar con pala) .y “paliar”, cuando se pretende significar el acto de “mitigar, suavizar, atenuar una pena, disgusto” o daño físico.

Aperturación 

Con la elongación del sustantivo “apertura” se remite a la “acción de abrir” o de “dar principio, o de volver a dárselo, a las tareas de una asamblea, a los estudios de una corporación, a los espectáculos de un teatro, etc.”

Aperturar

El sustantivo “apertura” es verbalizado para sustituir al verbo “abrir”, o sea a la “acción de abrir” o al “acto de dar principio”.

Aperturamiento

El acto de abrir y el de iniciar es indicado con el alargamiento del sustantivo “apertura”, o para indicar el aperturismo, o transigencia de alguien.

Aplaudible

Cuando alguien es “digno o merecedor de aplauso”, o algo es “atendible, admisible, recomendable”, entonces  debe decirse y escribirse  que es “plausible”.

Austeridad

Este sustantivo perteneciente al ámbito de la ascética remite a la “mortificación de los sentidos y pasiones”. Se define como “austero” a quien consigo mismo es “severo y rigurosamente ajustado a las normas de la moral”. Ha sido trasplantado al campo de la Economía cuando se quiere significar “ahorro”, “recortes” o limitaciones en el gasto público o privado.

Cebreado

Derivado de “cebra”, alude a la zona marcada con franjas blancas en las bocacalles destinado al cruce peatonal.

Cebra

Por metáfora plástica que evoca al “animal solípedo del África austral, parecido al asno, de pelo blanco amarillento, con listas transversales pardas o negras”, se denomina así a la zona de tránsito señalizada con franjas blancas destinada al cruce de peatones en las bocacalles.

Condicionalidadores

No hace falta la epéntesis que se comete al injertar las sílabas /li/ /da/   para referirse a los “condicionantes”, es decir a aquello que “determina o condiciona”.

Conectividad

Al “enlace, atadura, trabazón, concatenación de una cosa con otra” o a la “acción y efecto de conectar”, es decir “unir, enlazar, establecer relación, poner en comunicación”, se le debe adjetivar como “conectivo”, es decir “que une, ligando partes de un mismo aparato o sistema”.

Criteriado

En el ámbito judicial se verbaliza en participio el sustantivo “criterio” para designar al individuo que recibe como beneficio la atenuación de la pena impuesta a cambio de proporcionar información que involucre a los cómplices en el hecho delictivo cometido.

Criteriar

La jerga de los abogados verbaliza el sustantivo “criterio” que se refiere a la “norma para conocer la verdad” y al “juicio o discernimiento” para significar el acto jurídico de otorgar atenuante de la condena penal a quien habiendo participado en la comisión de un delito colabora con la autoridad proporcionando información de los demás partícipes.

Desaforamiento

Por definición “fuero” es “cada uno de los privilegios y exenciones que se conceden a una provincia, a una ciudad o a una persona”; o bien, “el privilegio, prerrogativa o derecho moral que se reconoce a ciertas actividades, principios, virtudes, etc., por su propia naturaleza”. El “hecho que priva de fuero a quien lo tenía”, es llamado  “desafuero”; es decir, significa que por haber delinquido se le priva de los privilegios que gozaba.

Deshidratamiento

A la privación que se hace “a un cuerpo o a un organismo del agua que contiene” se le llama deshidratación.

Deslegitimizar

Con la epéntesis de los fonemas /i/ /z/ entre la penúltima y última sílaba se produce el estiramiento del adecuado verbo “deslegitimar”, o sea “privar de validez o legitimidad”.

Dinamicidad

La actividad, agilidad, presteza, cuidado y diligencia que se empeña en ejecutar algo, es llamada “dinamismo”.

Empleabilidad

Tanto al referirse a la “acción y efecto de emplear” como a la ocupación u oficio debe decirse y escribirse “empleo”.

 

Emprendedurismo

Con este estiramiento idiomático se neologiza la cualidad y actividad de un “emprendedor”, es decir, de quien “emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas”, en nuestro caso, en el campo de la llamada micro economía.

Empresabilidad

Todo lo relacionado o perteneciente a las empresas o a los empresarios debe adjetivarse como “empresarial”, cuando se refiera a su crecimiento o decrecimiento como “unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos”.

Escrutinizar

Epéntesis puesto en boga principalmente en períodos electorales con el que al indicado verbo “escrutar”, en su acepción de “reconocer y computar los votos que para elecciones u otros actos análogos se han dado secretamente por medio de bolas, papeletas o en otra forma”, se le injertan vanamente los fonemas /i/ /n/ /i/ /z/ en las antepenúltima, penúltima y última sílaba.

Escrutinizado

El participio de la acción efectuada, o sea el escrutinio, o “reconocimiento y cómputo de los votos en las elecciones o en otro acto análogo”, al que se le injertan superfluamente los fonemas /i/ /n/ /i/ /z/ en las antepenúltima, penúltima y última sílaba.

debe escribirse y decirse “escrutado”.

Excepcionando

Cuando excluimos “a alguien o algo de la generalidad de lo que se trata o de la regla común”, hacemos una “excepción”; es decir, “exceptuamos”. Si la exclusión se está realizando, entonces se está o estamos “exceptuando”.

Expertiz

La “prueba pericial” o “experticia” es realizada por un “perito”, es decir un “entendido, experimentado, hábil, práctico en una ciencia o arte”.

Familiarización

Al hecho de adaptarse, “hacer familiar o común algo”, o de “introducirse y acomodarse al trato familiar de alguien”, debe llamarse y escribirse “familiaridad”.

 

Galardonear

A quien por sus méritos o servicios se premia o recompensa, no se le galardonea, sino que se le galardona. Entonces el verbo es “galardonar”.

 

Infraccionar

El que “infringe” es “infractor”, es decir,  que violenta la ley, no únicamente el Reglamento de Tránsito; y debe sancionársele, multársele, castigársele, pero no “infraccionársele”. Con esta verbalización del sustantivo “infracción”, o sea una “transgresión, quebrantamiento de una ley, pacto o tratado, o de una norma moral, lógica o doctrinal”, se sustituye verbos apropiados como “multar”, que es imponer una “sanción administrativa o penal que consiste en la obligación de pagar una cantidad determinada de dinero. O bien, se le debe “sancionar” o “castigar”.

Legitimizar

Epéntesis que injertando los fonemas /i/ /z/ en las penúltima y última sílabas indica el hecho de “convertir algo en legítimo” o para “probar o justificar la verdad de algo o la calidad de alguien o algo conforme a las leyes” que se llama y escribe “legitimar”.

Mandatar

El sustantivo “mandato” se verbaliza y sustituye al verbo “mandar” para referir una “orden o precepto que el superior da a los súbditos”

Merecedero

Si alguien es digno de premio o castigo, entonces es “merecedor”.

Mocionante

En la jerga jurídica se le llama así a quien presenta una “moción”, o sea una “proposición que se hace o sugiere en una junta que delibera”. Lo correcto ha de ser “proponente”.

Mofear

A la acción de burlarse y hacer escarnio de alguien o de algo con palabras, acciones o señales exteriores se le nombra y escribe “mofar”.

Monitorear

Al seguimiento continuo que se hace para evaluar el desarrollo de alguna actividad, o para buscar información que interesa en los medios de comunicación, o para tener control de los movimientos de personas o cosas, se debe decir y escribir “monitorizar”, que en estricto sentido significa “observar mediante aparatos especiales el curso de uno o varios parámetros fisiológicos o de otra naturaleza para detectar posibles anomalías”.

Opcionar

Se verbaliza el sustantivo “opción”, como “libertad o facultad de elegir” y se le confunde con el correcto verbo “optar” que es la facultad que se tiene de “escoger algo entre varias cosas”.

Opinólogo

Neologismo que se refiere al que emite un “dictamen o juicio que se forma de algo cuestionable”, a quien debe llamársele “opinante”.

Paganidad

La religión de los gentiles o paganos, o al conjunto de los gentiles se le llama y escribe “paganismo”.

Peticionar

El sustantivo “petición” se verbaliza para sustituir al verbo “pedir” para significar la “acción de pedir”, o sea “rogar o demandar a alguien que de o haga algo, de gracia o de justicia”.

Potencializar

Con el epéntesis que forma la inserción de los fonemas /l/ /i/ /z/ /a/ en las penúltima y última sílaba se significa el hecho de que “comunicar potencia a algo o incrementar la que ya tiene” es “potenciar” ese algo.

Puncionar

Se sustituye con esta verbalización del sustantivo “punción”, que es la “introducción de un instrumento agudo, como un trocar o una aguja, en un tejido, órgano o cavidad” al verbo “punzar” que es “herir con un objeto puntiagudo” o “pinchar, zaherir”.

Recepcionar

Verbalización del sustantivo “recepción” que suplanta al verbo “receptar”, como el acto de tomar, recibir o acoger lo que le dan o envían a alguien.

Registración

Tanto a la “acción y efecto de registrar”, o sea “mirar, examinar algo o a alguien, minuciosamente, para encontrar algo que puede estar oculto”, o al hecho de “inscribir en una oficina determinados documentos públicos, instancias, etc.” se le nombra y escribe “registro”.

Regularizar

Con la elongación del apropiado verbo “regular” en su acepción de “ajustar, reglar o poner en orden algo”, también se designa el hecho de “determinar las reglas o normas a que debe ajustarse alguien o algo” y a la acción de “ajustar el funcionamiento de un sistema a determinados fines”

Regulatorio

El conjunto de órdenes, normas, reglas, estatutos, decretos, leyes, etc., que regulan, dirigen o conciertan tiene la característica de ser “regulativo”, como ha de decirse y escribirse.

Relacionamiento

Todo lo que pertenece o es relativo a la “relación”, es decir a la “conexión o correspondencia de algo con otra cosa” o “de alguien con otra persona” debe adjetivarse como “relacional”.

Rentabiliar

“Hacer que algo sea rentable, productivo o provechoso” es “rentabilizar”.

Repitencia

Esta neologización del sustantivo “repetición”, o sea la “acción y efecto de repetir o repetirse”, que es “volver a hacer lo que ya se había hecho, o decir lo que se había dicho”, tiene connotación en el ámbito magisterial para referir el fenómeno de las consecutivas reprobaciones académicas de los alumnos en un mismo grado escolar.

Reproducidad

A la “capacidad de reproducirse o ser reproducido” y “a la  acción y efecto de reproducir o reproducirse” se le llama y escribe “reproducibilidad”.

Segmentizar

La acción de “cortar o partir en segmentos”, o sea en “porciones o partes cortadas o separadas de una cosa”, es llamada y escrita “segmentar”.

Suavidez

La “cualidad de suave”, o lo que nos resulta “liso y blando al tacto, en contraposición a tosco y áspero”, lo mismo que lo “dulce y grato a los sentidos”, es en correcta dicción y escritura “suavidad”.

Territorialización

Lo que pertenece o es relativo al territorio se debe adjetivar como “territorial”. La división en partes de un territorio se llama “territorialismo”.

Tramitologismo

El neologismo que ha sido aceptado es el sustantivo “tramitología”, definido como el “arte o ciencia de resolver, perfeccionar o facilitar los trámites”; es decir, “cada uno de los estados y diligencias que hay que recorrer en un negocio hasta su conclusión.”

Transparencia

Este sustantivo perteneciente al campo de la óptica, como parte de la física que remite a la “cualidad de transparente” o a la cualidad que tiene un cuerpo, “a través del cual pueden verse los objetos claramente” ha reemplazado al sustantivo “honradez” y su sinónimo “probidad” como “rectitud de ánimo, integridad en el obrar”, y con él se ha llegado a nombrar una secretaría gubernamental.

Transparentar

Con este verbo que alude a la cualidad que tiene un cuerpo de “permitir que se vea o perciba algo a través de él” se remite al hecho de permitir el acceso a la información de interés público en poder de funcionarios o instituciones gubernamentales.

Trayectorio

Al aludir o escribir a cerca de la “línea descrita en el espacio por un cuerpo que se mueve” o al “curso que, a lo largo del tiempo, sigue el comportamiento o el ser de una persona, de un grupo social o de una institución”, debe hacerse con el sustantivo femenino “trayectoria”.

Cabe esperar que muchos, sino todos, y otros nuevos vocablos que se incorporen y vuelvan parte del inveterado uso lingüístico de nuestros hablantes serán en el futuro considerados para su inclusión en el normar del lenguaje español que regula la Real Academia Española.

18/01/2016 16:38:11

Ver también

«Orquídea». Fotografía de Gabriel Quintanilla. Suplemento Cultural TresMil, 20 abril 2024.