web analytics
Página de inicio » Opiniones » Rasgos de la educación en 2018. (I)

Rasgos de la educación en 2018. (I)

José Roberto Osorio
Sociólogo

La Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM-2018) constituye una herramienta muy valiosa para el análisis de  la realidad nacional, en particular en aquellos sectores que son estratégicos para el desarrollo humano sostenible del país. La continuidad de sus publicaciones permite seguir los avances, estancamientos y retrocesos de  los diferentes componentes de  la vida nacional, mediante el análisis comparativo de diferentes años.

Una de sus principales utilidades es que facilita el diseño, puesta en marcha y focalización de distintas intervenciones de política pública, pero los hechos muestran lo poco informadas que son, en general, las decisiones que se toman en algunos gobiernos.

La educación es reconocida como el principal instrumento de desarrollo de cualquier país. En efecto UNESCO señala que: “La educación transforma vidas (…) y contribuye a consolidar la paz, erradicar la pobreza e impulsar el desarrollo sostenible”.

La educación es un derecho humano para todos, a lo largo de toda la vida. El acceso a la instrucción debe significar que los servicios educativos tengan la calidad adecuada.

La educación para el desarrollo tiene por objeto ayudar a las personas a desarrollar actitudes, capacidades y adquirir conocimientos que les permitan tomar decisiones fundamentadas en beneficio propio y de los demás y a poner en práctica esas decisiones.

Asimismo, la educación es uno de los factores que más influye en el avance y progreso de personas y sociedades. Además de proveer conocimientos, la educación enriquece la cultura, el espíritu, los valores y todo aquello que nos caracteriza como seres humanos.

Los organismos especializados han difundido que el Desarrollo Humano es un paradigma de desarrollo que va mucho más allá del aumento o la disminución de los ingresos de un país.

Comprende la creación de un entorno en el que las personas puedan desarrollar su máximo potencial y llevar adelante una vida productiva y creativa de acuerdo con sus necesidades e intereses. Por lo tanto, el desarrollo implica ampliar las oportunidades para que cada persona pueda vivir una vida que valore. El desarrollo es entonces mucho más que el crecimiento económico, que constituye solo un medio; si bien muy importante, para que cada persona tenga más oportunidades.

Debe recordarse que el objetivo de desarrollo sostenible (ODS), número 4, establece: “Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”.

Lo anterior destaca la importancia de la educación y la necesidad de su análisis permanente con vistas a examinar su evolución, tanto en los planes nacionales como en aquellos objetivos que se comparten con la comunidad de naciones.

La encuesta inicia su recorrido sobre la cuestión educativa con el analfabetismo, que se mide para la población de 10 años y más que no posee las habilidades para leer, escribir y comprender una frase simple y corta. La tasa nacional es de 10.1 %, cifra que comprende a 562,541 personas.  Complementando, la tasa de alfabetización es de 89.9 %.

En el área rural la tasa de analfabetismo es del 15.9 %, cifra que duplica al porcentaje medido en el área urbana y en el AMSS, la tasa es del 4.3 %.

Por sexo, el analfabetismo en mujeres es superior en 3.7 puntos porcentuales que en los hombres. En el tramo de edad de 60 años y más, el analfabetismo alcanza la cifra de 30.5 % y en el intervalo de 10 a 17 años, de 1.8 %.

La zona de residencia, el sexo y la edad son factores que aun determinan el analfabetismo.

Introduciendo la variable territorial se observa que las mayores tasas de analfabetismo se concentran en la zona oriental del país. En el departamento de La Unión la tasa de analfabetismo es del 20.6 %, en Morazán del 19.1%, San Miguel el 13.3 % y Usulután el 14.9 %.

Las menores tasas de  analfabetismo se observan en San Salvador, 4.9 %; La Libertad, 8.9 %; y Cuscatlán, 9.7 %. Sonsonate, San Vicente y Santa Ana exhiben la misma tasa del 10.2 %.

En materia de cobertura escolar, la encuesta indica que la tasa de asistencia escolar para la población de 4 años y más fue de 27 %, porcentaje que involucra a 1,687,478 personas.

La tasa de asistencia escolar en hombres se reportó en 29.1 % y de las mujeres en casi 4 puntos porcentuales menos. En la zona urbana la tasa de asistencia fue de 27.9 % y en la rural de 25.6 %.

Las mujeres (25.5 %) asisten menos a la escuela que los hombres (29.1%).

Por grupos de edad las tasas revelan que la mayoría de personas en edad escolar, de 4 a 17 años, se  encontraban asistiendo a un centro educativo. El nivel de ingresos también tiene incidencia en la tasa de  asistencia escolar. A medida se avanza desde el quintil de menores ingresos, 20.4 %, hasta el de mayores ingresos, se advierte claramente que va aumentando la tasa de  asistencia escolar llegando a 28.5 % en el quintil número 5.

Complementando lo anterior, la tasa de inasistencia escolar se  estimó en 2018, en 73 %, que en términos absolutos incluía a 4,551,723 personas.

La tasa nacional de inasistencia escolar en el tramo de edad de 7 a 15 años, se situó en 5.9 %. Con una tasa de 5.4 % en el año en cuestión, se advierte que las mujeres comprendidas en este intervalo, asisten más a la escuela que los hombres, 6.4%.

El grupo etario de 19 años y más, presenta el mayor porcentaje de inasistencia escolar con el 94.4 %. El tramo de 7 a 15 años de edad tiene el menor porcentaje de inasistencia escolar: 5.9 %.

El grupo de edad de 7 a 15 años (edad oficial para básica), en un 39.3 %, esgrime como razones para no asistir a la escuela, “no le interesa”: 39.3 %. Este porcentaje es relativamente mayor en hombres, 41.9 %.

Por discapacidad, informaron no asistir a la escuela el 9.8 % de las personas ubicadas en este intervalo etario. Por “violencia e inseguridad” no asistieron a ningún centro educativo el 8.9 % de  los incluidos en este intervalo. El porcentaje es mayor en hombres, 10.4 %.

“Necesita trabajar” es la razón de inasistencia escolar declarada por el 7.9% de los encuestados, tasa que se eleva al 12.5 % en hombres.

Otras argumentos de inasistencia escolar son: “muy caro”, “causas del hogar”, “padre y o madre no quieren” y “no hay escuela cercana”.

Continuará…

Ver también

Mirar al futuro

José M. Tojeira Las tragedias, los desastres, las desgracias cuando vienen, hacen que fijemos nuestros …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *