web analytics
Página de inicio » Nacionales » Patrimonio cultural desaparece por decisión del Gobierno
Toma general de los avances en la destrucción de la Biblioteca Nacional de El Salvador, en ella se puede notar equipo pesado para romper las paredes que resguardaron miles de libros. Foto: Diario CoLatino / Samuel Amaya. 

Patrimonio cultural desaparece por decisión del Gobierno

Samuel Amaya
@DiarioCoLatino

Poco a poco avanza la demolición de la Biblioteca Nacional de El Salvador, considerado un patrimonio cultural del país, y que pese a las voces que solicitaban remodelarlo, se efectúa la demolición por decisión del actual gobierno porque el Gobierno la República Popular China construirá una moderno edificio. Decenas de salvadoreños observan como botan el concreto de las paredes y deciden documentar el hecho a través de fotografías para guardarla en sus memorias.

Habrá de recordar que, en diciembre de 2019, el presidente de la República, Nayib Bukele, junto a una comitiva viajó a la República Popular China para firmar un convenio en el que los chinos manifestaron que se iba a desarrollar diversos proyectos en El Salvador, entre ellos un nuevo estadio, una planta potabilizadora en Ilopango, una nueva biblioteca nacional y un muelle en La Libertad. Dichos proyectos, representarán cerca de $500 millones “no reembolsables”, según Bukele y la embajadora de la República Popular China en El Salvador, Ou Jianhong.

Sin embargo, dicha ayuda fue producto de que El Salvador estableciera lazos diplomáticos con el país asiático en el gobierno del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional durante la presidencia del profesor Salvador Sánchez Cerén.

Un recorrido este domingo por la Plaza Cívica, mejor conocido como parque Gerardo Barrios, en el centro de San Salvador, decenas de salvadoreños escucharon como las herramientas de trabajo desmantelan pieza por pieza un patrimonio cultural protegido incluso por el mismo Estado en el 2008 durante la gestión de Elías Antonio Saca.

Sin embargo, el Gobierno de Nayib Bukele y el Consejo Nacional de Cultura (CONCULTURA) aprobó la destrucción para que se construya un nuevo inmueble, financiado por el gobierno de la República Popular China, el cual tendrá un costo de 54 millones de dólares.

La Biblioteca Nacional posee un aproximado de 30 mil libros en su estantería, muchos de ellos incluso desde los años 1850 a la fecha. La BINAES como se abrevia, tiene 151 años de existencia, uno de los edificios más antiguos del centro de San Salvador que aún se podía entrar.

Además, la Asamblea Legislativa, de mayoría oficialista, aprobó recientemente que el proyecto de la Biblioteca Nacional se declare como de “interés público” con el objetivo de agilizar los procesos o trámites y autorizaciones de las instituciones gubernamentales, autónomas y alcaldías.

La destrucción y posterior construcción se desarrolla en los edificios que están ubicados entre la Avenida Cuscatlán y la Segunda Avenida Sur, entre la 4a Calle Oriente y 6a Calle Oriente, en el centro de San Salvador.

Anteriormente, trabajadores que habrían sido contratados por una empresa china para la destrucción y posterior construcción de la BINAES, denunciaron la falta de pagos de horas extras, además de no darles copias del contrato de trabajo mientras que las planillas están en el idioma chino, denunció uno de los trabajadores a un medio televisivo.

También, dijeron desconocer si les brindan las prestaciones como el ISSS o AFP, por lo cual, pidieron la intervención del Ministerio de Trabajo.

Ver también

China convoca a EEUU a estabilizar las relaciones con responsabilidad

Naciones Unidas/Prensa Latina China dijo a Estados Unidos que urge para ambos llevarse bien y …