web analytics
Página de inicio » Nacionales » Mártires invitan defender a quienes los poderosos despojan de su dignidad y libertad
Con la tradicional Procesión de Farolitos, la comunidad de la UCA recuerda la masacre de los seis sacerdotes jesuitas y dos de sus colaboradoras, asesinados hace 33 años. Foto Diario Co Latino/@ysuca91siete

Mártires invitan defender a quienes los poderosos despojan de su dignidad y libertad

Alma Vilches

@AlmaCoLatino

Con la tradicional Procesión de Farolitos, cantos y estaciones dedicadas a reflexionar sobre los mártires, la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) recordó el sábado el legado de los 6 sacerdotes jesuitas y 2 de sus colaboradoras, asesinados el 16 de noviembre de 1989, en el marco de la más grande ofensiva de la guerrilla del FMLN. La memoria de los mártires de la UCA renueva la invitación a defender a quienes los poderosos despojan de su dignidad y libertad. “La memoria que quienes conmemoramos es una memoria comprometida con los despojados, las víctimas de la violencia y los descartados, los mártires señalan a la memoria comprometida el camino a seguir. Dios les dio la fuerza para seguir la victoria y los presenta ahora para nuestra edificación, ellos son un regalo inmenso para la iglesia y el pueblo salvadoreño que la lucha por la justicia y por el amor de los pueblos sigue”, reiteró en la misa por los mártires de la UCA, el director del Centro Monseñor Romero, padre Rodolfo Cardenal.

Enfatizó que el pueblo está dividido y enfrentado por enemistades, rencores y conflictos, la opresión lo mantiene sometido, el egoísmo lo ha enemistado consigo mismo, no es pueblo aquel cuya inmensa mayoría no sabe si comerá mañana. El pueblo de Dios tiene hambre y sed de justicia, pero no es pendenciero, ni revanchista, es manso y humilde, no enfrenta el conflicto con el insulto y la agresión, sino trabaja por el derecho, la justicia y la paz.


Con el lema “Porque la lucha es justa, la esperanza no desfallece”, se desarrolló el acto conmemorativo al 33 aniversario de la masacre de los jesuitas. Foto Diario Co Latino/cortesía.

“El pueblo de Dios no sufre pasivamente el pecado del mundo, sino que adopta una actitud positiva y una práctica diferente a la del reino del mal, no podemos fingir que no vemos la obra del mal, ni desentendernos de la realidad para no tener problemas. Demostrémosle a los poderosos que otra forma de organizar la vida común es posible y necesaria”, expresó Cardenal.

Sostuvo que a veces el pueblo yerra, opta por permanecer en Egipto, no se levanta y aventura por los senderos de la justicia y la paz, prefieren la felicidad de los ajos y las cebollas egipcias, que arriesgarse a desterrar el odio, egoísmo, la pendencia y venganza; prefiere construir pirámides y torres para jactancia de otros, que recuperar activa y libremente su condición de pueblo, no toma conciencia de lo que es y actua para el bien de la totalidad.

Durante la misa dedicada a los mártires de la UCA, se reitera que el pueblo está dividido y enfrentado por enemistades, rencores y conflictos, la opresión lo mantiene sometido, el egoísmo lo ha enemistado consigo mismo. Foto Diario Co Latino/@ysuca91siete

“El papa ha recordado a la iglesia salvadoreña en Roma, que mientras haya injusticia, mientras no se escuchen los reclamos justos de la gente, mientras no haya signo de madurez en el caminar del pueblo de Dios, debe levantar su voz contra el mal. Si no emprendemos juntos la ruta de la liberación en mazorca, como diría Rutilio Grande, continuaremos extraviados”, dijo en la homilía.
Según el rector de la UCA, Andreu Oliva, el martirio de los jesuitas hace referencia a la justicia por la lucha de los pueblos y la esperanza que anima a quienes luchan día a día, hace referencia a todas las luchas que buscan transformar este mundo en un lugar mejor; a la lucha por la vida, la liberación, las destructivas políticas económicas, sociales y culturales que no permiten el desarrollo de los pueblos. “Hace referencia a la lucha contra los poderes de la muerte, porque las riquezas que se amasan a costa de la pobreza y la muerte de muchas gente no es buena, tampoco las injusticias de todo tipo contra la exclusión y el odio. Hace referencia a la lucha por la defensa del medio ambiente, derecho a la educación y salud, bienestar y equidad entre hombres y mujeres; por la igualdad de los derechos de todos los grupos sin distinción alguna”, expresó.

Oliva dijo que esta conmemoración es en honor a las luchas por una nueva sociedad donde todos sean iguales y nadie sea oprimido, por la solidaridad de compartir el trabajo digno, el bien común; esta lucha es justa porque busca el bien de las mayorías y no de un pequeño grupo, es la misma lucha de los profetas bíblicos, se inspira en los valores del evangelio, brota del amor a Dios y al prójimo, no se impone desde el poder ni con violencia, sino desde el servicio y el amor.

Los sacerdotes asesinados hace 33 años fuero el rector, Ignacio Ellacuría; el vicerrector académico, Ignacio Martín-Baró; el director del IDHUCA, Segundo Montes; el director de la Biblioteca de Teología, Juan Ramón Moreno; Amado López, profesor de Filosofía, Joaquín López, director de Fe y Alegría; y dos colaboradoras, Elba y Celina Ramos. La masacre causó una ola de indignación en todo el mundo y aumentó las presiones de la comunidad internacional, para que el gobierno y la guerrilla iniciaran un diálogo y poner fin al conflicto armado en el país que duró 12 años y cobró la vida de setenta mil personas.

Esta masacre buscó poner fin al ejercicio del espíritu académico y de servicio al pueblo salvadoreño. Después de 33 años, el caso en El Salvador no ha sido resuelto por la justicia

Ver también

Honor a Héctor Oquelí Colindres

5 de diciembre de 2022 (Palabras en el seminario sobre Democracia y Partidos Políticos con …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.