Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Literatura y terrorismo salvadoreño

Literatura y terrorismo salvadoreño

Caralvá

Fundador

Suplemento Tres mil

Hace poco leía en una pared: “No a la tiranía de las maras, nurse No a las extorciones, Muerte a …” esto no tiene nada de poesía, pero quizás refleje la voz de millones de salvadoreños con sus nuevas expresiones literarias… no comparto ese mensaje, prefiero el camino del Nuevo Testamento, que a fin de cuentas es literatura. Es muy difícil hablar de perdón y transformación a personas que optan por el terrorismo, son terroristas por su premeditación criminal contra indefensos ciudadanos,  así como la violencia indiscriminada contra el pueblo, ello demuestra su desesperación  por derrotar a la República y su cultura, pero se equivocan no lo lograrán, puesto que durante generaciones hemos vivido esa violencia de tiranías, sabemos el resultado de este infortunio, es tiempo de cambiar ese círculo de odio.

El costo de solicitar la deposición de las armas a personas cegadas por el fanatismo y las drogas, que practican la coacción o la opresión de comunidades es muy alto, es una acción de valientes pero ese evento es superior a continuar con el asesinado de inocentes, es tiempo de cambiar el modelo terrorista por una nueva cultura sin grupos del crimen organizado. La literatura puede ayudar a este objetivo, el Viejo Testamento es un clamor a la sangre y la venganza, existen historias milenarias donde pueblos enteros son masacrados y aunque todo en apariencia es una condición fantástica, observemos en este instante el panorama del medio oriente, África o nuestra historia del siglo pasado, aún es tiempo para no retornar al pasado.

¿Cómo permanecer indiferente frente a las acciones terroristas? Ayer  (21JUN015) asesinaron a dos soldados que cumplían con sus funciones de proteger el Sistema de Transporte Público (Sitramss), la contabilidad fatal de miembros de la Policía Nacional Civil suma más de dos docenas, además las extorsiones, así como la escala de ataques indiscriminados contra población civil es alarmante, de tal forma que las acciones literarias y artísticas también deben construir una nueva praxis social y literaria, se trata de contribuir desde nuestros medios hacia la solidaridad con las fuerzas democráticas: soldados, policías, organizaciones de derechos humanos, ONG, partidos políticos etc.,  para respaldar toda iniciativa que proteja nuestro modelo democrático. Se trata de publicar por medio de expresiones artísticas la nueva denuncia contra estas organizaciones terroristas: afiches, libretos de teatro, novelas, pinturas, carteles, con todas las modestias del caso y otorgar la voz a ese gran sector de la ciudadanía que vive en plena inseguridad ante el avance de estas estructuras criminales. La literatura significa vida, de tal forma que anotar en pequeñas hojas o papeles el sentido de la vida y compartirlo, escribir las esperanzas y las victorias, el repudio y denuncia a la opresión en las comunidades es un instrumento liberador en todos los tiempos, de la misma forma la voluntad de resistir a la tiranía y a luchar contra ella.

La literatura y el arte en general son una respuesta a la violencia terrorista, escribir y protestar contribuye a la liberación personal y social… el canto de las espadas no se detendrá en este instante, pero el abandono de las armas se inicia desde nuestra opción personal, también por la renuncia al terrorismo de las personas que ahora viven en ese infierno… siempre hay nuevos caminos literarios de libertad y justicia.

Ver también

«La muerte compañera». Mauricio Vallejo Márquez

Bitácora Por Mauricio Vallejo Márquez Escritor y editor Suplemento Tres Mil Sobre la mesa del …