web analytics
martes , 17 octubre 2017
Inicio » Rosa Cruz » LEONARDO DA VINCISalvadoreño de Turismo (ISTU) con la Gobernación Departamental de La Libertad y la Autoridad Marítima Portuaria (AMP), desarrollaron una “Jornada de Limpieza” en las principales playas de La Libertad. Foto Diario Co Latino/ Cortesía.

LEONARDO DA VINCISalvadoreño de Turismo (ISTU) con la Gobernación Departamental de La Libertad y la Autoridad Marítima Portuaria (AMP), desarrollaron una “Jornada de Limpieza” en las principales playas de La Libertad. Foto Diario Co Latino/ Cortesía.

Maestro Místico (No. 3 y último)
Dr. H. Spencer Lewis
(Pasado Imperator de la Antigua y Mística Orden Rosae Crucis, tadalafil view AMORC)
Canales de Recepción Mística

Uno de los puntos de vista más sobresalientes de Da Vinci era que no sólo los sentidos objetivos, viagra search sino también los psíquicos y espirituales, y en especial el ojo y su funcionamiento, eran los canales ideas para recibir las verdades universales. Él discutía que primero el ojo, y el  oído después, son los sentidos más importantes.

Sin embargo, expresaba que el poeta no revela las grandes verdades que puede revelar un artista y que el músico se acerca más a revelarlas que el poeta. Según su opinión, el artista es el más capaz de todos. La explicación de Da Vinci para todo esto es totalmente mística, sólida y racional.

Da Vinci expresaba que el poeta sólo es capaz de proporcionar una impresión y una idea al mismo tiempo, pues las palabras que el ojo solo puede ver una por una, lo limitan y sólo pueden transmitir una impresión limitada a la vez. Por lo tanto, a las ideas que sugieren las palabras siempre les falta esa aglutinación armoniosa y la relación a otros esenciales, que  crean una composición armoniosa.

Por otro lado, el artista es capaz de pintar o contar su historia de tal manera que transmita una idea central al ojo, con la aglutinación de esenciales secundarios tan relacionados al primario, que todos forman un grupo armonioso, proporcionándole a la mente una impresión armoniosa o un concepto completo. El músico puede hacer lo mismo, pero tal vez en un grado más limitado.

En su calidad de músico consumado, Da Vinci era muy competente para criticar y comentar composiciones musicales. Declaró que en una melodía sencilla, que consiste de una nota que se toca a la vez, tenemos una idea impresión que el poeta encuentra en su limite. En una cuerda, tenemos una composición de impresiones armoniosas que se transmiten al oído una por una. Por lo tanto, al darle a la naturaleza espiritual y psíquica una idea central, sus elementos armoniosos relacionados establecen un antecedentes y una imagen más perfecta.

En este anunciado descubrimos algunos de los principios místicos que Da Vinci empleó,  no inconscientemente,  sino con gran maestría, en sus pinturas. Son principios de los que los críticos de la técnica del arte no han podido darse cuenta, puesto que no son estudiantes de misticismo. Todo místico y todos aquellos que están entonados espiritualmente, pueden percibirlos cuando se encuentran ante una pieza de Da Vinci.

Como todo místico verdadero, Da Vinci advierte acerca del trabajo que desarrollan las personas que sólo cuentan con su imaginación para fijar las bases de sus creaciones, en contraste con quienes han vivido y experimentado las cosas que reflejan. Se refiere constantemente al hecho de que la experiencia  es la única base para el verdadero entendimiento y que tenemos que experimentar las cosas de la vida, tanto buenas como malas, alegres y tristes, si queremos desarrollar una verdadera comprensión de la vida. Ninguna cantidad de imaginación o lógica impersonal pueden suplantar la experiencia real.

   

“Tienes que Competir con la Naturaleza”

Toda la vida de Da Vinci comprueba que él se adhería al siguiente precepto que, según él, debía ser ley para todo artista, poeta, escultor y científico: “Tienes que competir con la Naturaleza”. Decía que en la pintura, el artista tiene que aprender a ofrecer ese mismo arreglo de elementos esenciales armónicos, en lo que se refiere a la forma, la perspectiva y el color que la Naturaleza ofrece de manera inimitable.

Mientras que ningún artista puede lograr el éxito compitiendo con la Naturaleza en lo que toca a la composición y el color, tiene que intentarlo sin cesar. Lo mismo sucede con el escultor, el escritor y el músico. En sus experimentos científicos, Da Vinci no cejaba de duplicar los procesos constructivos de la Naturaleza y, por lo tanto, experimentó  con la transmutación y la generación espontánea y con otros procesos de los que la Naturaleza se valió para crear y producir las maravillas que presenciamos. Durante ese tipo de experimentos, Da Vinci aprendió las verdades que lo convirtieron en el científico más grande de todos.   

Naturalmente que en su misticismo estético y en la nobleza y belleza espiritual de su vida, Da Vinci intentó imitar al Espíritu de Cristo y duplicar los procesos espirituales y creativos del Cósmico.

A %d blogueros les gusta esto: