web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » La vida es un carrusel

La vida es un carrusel

LA VIDA ES UN CARRUSEL

Por Nathaly Campos

En los carruseles pasan cosas interesantes, como cuando Frank Castel ajustó cuentas con Billy Russo o el orgasmo de Cassie Howard en Euphoria; la vida es girar en círculos, siempre círculos, con movimientos de arriba hacia abajo y viceversa; pero siempre en círculos.

Me he pasado la vida tratando de estar arriba, porque arriba todos pueden verme y olvido la bella vista que tengo a mi alrededor, pero cuando el caballo baja, no me gusta porque veo mi propio caos, me veo sola y no me percato como las estrellas brillan arriba mío y dejo de sentir la brisa suave que me susurra tu nombre, porque estoy a la espera de subir nuevamente.

Esos movimientos son inevitables y es ahí donde surgen las constantes ganas de apagarse o encenderse como bien diría Cortázar.

Girar en círculos me marea, hace que me quiera bajar o me obliga a cerrar los ojos para evitar sentir nauseas, para evitar sentir dolor cuando voy de bajada o evita que la ansiedad se apodere de mi cuerpo, pero es inevitable moverme, aunque pareciera que no lo hago, aunque pareciera que estoy en medio de la nada, me muevo hacia arriba y abajo. Siempre en círculos.

Mi mejor amiga, no sé si esa sería la mejor etiqueta porque es más que eso, es esa persona que tiene acceso a los más íntimos sentimientos y a los más oscuros deseos, me dio la lección de mi vida: no importa que estés arriba o abajo, la vista es siempre hermosa y la brisa te alcanza. No lo dijo tan literal, pero cuánta razón tiene. Dejé de ver los pequeños detalles por desear subir y permanecer ahí para que todos me vean. O esa era la excusa perfecta para que vos me veas.

 

Abajo no es del todo malo, puedo contemplar las estrellas o las luces de la ciudad en una noche fría y oscura, cuando vos no lo haces. Aceptar estar abajo, no significa una derrota, no significa que no soy nada y que no tengo luz propia; estar abajo me permite sentir, es simplemente tocar el pasto con mis manos cuando el caballo del carrusel me lo permite y cuando estas arriba ver de cerca las estrella que están ahí brillando y que vos no lo haces. Es vivir.

La vida es eso, un carrusel. Es moverse en círculos, siempre en círculos.

 

Ver también

Irse del afecto

IRSE DEL AFECTO Por: Wilfredo Arriola  Hay una calle sola, un silencio que orquesta el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.