web analytics
Página de inicio » Deportes » La trágica noche cuando Argüello demolió a Chico Aparicio
Alexis Argüello derrotó a Chico Aparicio. Foto Diario Co Latino/Cortesía.

La trágica noche cuando Argüello demolió a Chico Aparicio

Rolando Alvarenga
@Bachiboxx55

Luego de que la semana pasada se conmemorara el décimo primer aniversario del suicidio o asesinato de Alexis “El Flaco Explosivo” Argüello, tricampeón mundial de boxeo profesional, volvieron a salir a flote dudas sobre su muerte.

Unidos al luto del pueblo pinolero, porque periodísticamente tuvimos la oportunidad de tratar de cerca al compatriota de Rubén Darío, nos parece una propicia oportunidad para recordar la trágica noche del 8 de febrero de 1975, cuando Alexis, estrenando el cinturón universal de peso pluma 126 libras, se presentó en el Poliedro, de El Salvador, para alternar contra nuestro máximo referente de aquellos años, Óscar Portillo “Chico” Aparicio, de El Tránsito, San Miguel.

Era una pelea de revancha, porque ya se habían enfrentado por el título centroamericano pluma, el 24 de agosto de 1974 en Masaya, Nicaragua.

Dicho combate se definió por amplia victoria y decisión unánime en doce rounds a favor del pinolero, pero resultado que no logró digerir.

El motivo es que era un combate preparación para el nicaragüense en ruta a disputar el fajín universal pluma, por lo que estaba obligado a ganar por nocaut y, así, fortalecer sus posibilidades titulares, pero nuestro corajudo “Chico” ahogó sus aspiraciones.

Con muchas dudas en su cerebro por este resultado, Alexis viajó a Los Ángeles, Estados Unidos, en noviembre de 1974, para desafiar al campeón mundial mexicano, Rubén “El Púas” Olivares, a quien noqueó espectacularmente en el round 14 y se coronó campeón.

Al retornar con todos los honores a Nicaragua, “El Flaco” descansó unos días para confeccionar su agenda de peleas para 1975 y al primero que puso en la lista de rivales, y con el objetivo de sacarse la espinita de Masaya, fue a Óscar “Chico” Aparicio.

La pelea entre el “chocho” y el cuscatleco fue programada para el 8 de febrero de 1975 en “El Poliedro”, de El Salvador.

El combate, que se realizó en el abarrotado “Poliedro” (unas tres mil quinientas personas), se convirtió en una impresionante exhibición de poderío por parte de Alexis, que impactó una y otra vez con golpes de todo calibre arriba y abajo la humanidad del “Chico”, que ya para el quinto round tenía parcialmente cerrados los dos ojos y su rostro inflamado.

Lejos de ser una pelea de toma y dame, aquello fue un monólogo con Aparicio recibiendo un inmisericorde castigo hasta el campanazo final.

Con las pocas fuerzas que le quedaban, el “Chico” logró llegar a su esquina y se desvaneció. Ahí, fue conducido a un centro asistencial e ingresado para observación y recuperación durante varios días.

“Admito que venía a noquearlo ante su propia afición, pero no siempre se puede. Le pegué duro, pisé el acelerador al máximo, pero aunque su boxeo es limitado, su resistencia es admirable. Este chaval mantuvo el honor de su pueblo y como los buenos soldados, murió con las botas puestas. Mis respetos”, expresó en aquella ocasión el pugilista nicaragüense.

En la otra esquina se le cuestionó a “Chico”, ¿por qué no había abandonado la pelea en el quinto round, cuando la causa ya estaba perdida?

Sin embargo, Aparicio manifestó “que él se había llenado la boca diciendo que venía a noquearme y por hombría y amor patrio no podía darle ese gusto. Y como ustedes vieron, ni siquiera me hizo poner una rodilla en la lona. Sé que estoy mal, pero satisfecho por mi coraje”.

Después de esa demoledora paliza, que lo dejó medio acabado, Aparicio viajó a residir en Bolonia, Italia, donde tuvo su base de operaciones para presentarse en España, Alemania y Francia, pero sin mayor trascendencia mundialista.

En febrero de 1976, vino al país para enfrentar y perder por puntos en diez rounds ante el nicaragüense “Peppermint” Fariñas y retornó a Italia para seguir con su carrera profesional, que terminó en diciembre de 1984 con casi sesenta peleas, ganando la mayoría.

Ver también

Cuba, líder de América Latina y el Caribe en Olimpiada de Ajedrez

Nueva Delhi/Prensa Latina Cuba encabezó a América Latina y el Caribe en la 44 Olimpiada …

2 Comentarios

  1. Que fue del famoso pugilista «Chico Aparicio» le recuerdo de niño y las noticias que impulsaban nuestro ánimo; esta breve reseña debía motivar una nota amplia dedicada a ese hombrecito que dió muchas honras a este pequeño país. Gracias

  2. Juan Carlos Meléndez

    Bonita efemérides… nos recuerda tiempos distintos, pero que ocultaban grandes desigualdades sociales, y que abonaban al subdesarrollo de nuestras sociedades. El deporte es una de las mejores inversiones que se pueden realizar para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Hay pueblos heroicos que apostaron a tener individuos educados y son ejemplo a nivel mundial.

    Ojalá se inaugure una infraestructura similar al Palacio de los Deportes en cada cabecera departamental en el corto plazo.

    Bendiciones Bachi.