web analytics
jueves , 19 abril 2018
Inicio » Opiniones » El FMLN en este momento

El FMLN en este momento

Dr. José Joaquín Morales Chávez

“Si tú eres yo, yo soy tú.
Mi amigo, entonces hemos postpuesto la  cita en mitos.
¿Qué camino tomaremos?
Tú dijiste: el camino es nuestro cuando hablamos de mañana.
Yo digo la jornada justo ha comenzado.
Tú dices: ¿cuántas veces me dirás que la jornada ha comenzado?
Yo digo: mañana es el final”.
Mahnoud Darwish
Poeta Palestino

Los éxitos o fracasos de la acción política dependen de la evaluación clara de la realidad. En el caso de la reciente elección del 4M, su evaluación depende del análisis de esa realidad, evaluar los hechos, los tiempos, los errores y los éxitos y preguntarse ¿por qué? y al final llegar a conocer nuestras fuerzas y debilidades y cómo corregirlas.

La conciencia revolucionaria no es una conciencia espontánea, “no es un despertar espontáneo”. La conciencia revolucionaria depende de un trabajo permanente de fortalecimiento político e ideológico del pueblo y sus organizaciones. Depende de un trabajo consecuente de “estudio y lucha” de la organización revolucionaria.

“El tener conciencia de los defectos equivale a más de la mitad de la corrección de esos defectos”, V. I. Lennin, Qué hacer, pág. 92.

Además de necesitar claridad del proyecto revolucionario, necesitamos tener claridad de la acción revolucionaria. Solo esto nos permitirá la movilización y organización del pueblo desde sus propios intereses. Esos intereses están en los caseríos, cantones, municipios pequeños y grandes, en las escuelas, en las fábricas, en las universidades, en los trabajadores de las industrias de servicios, en los mercados, en los barrios y barriadas, en la cuadra donde viven los habitantes de las ciudades: en resumen en todas partes donde exista actividad productiva de generación de mercancías, servicios, mercadeo y fábricas de sueños en las ciudad y el campo.

Todo esto puede enmarcarse en el “proletariado”, el proletariado, en las mujeres que la igualdad de género y otras reivindicaciones propias de la mujer, como es el respeto a la vida. En la defensa del medioambiente, combatir la ideología colonial modernista y eurocéntrica, combatir la corrupción, etc.

Luego de este preámbulo, quiero contar lo que ha sido mi trabajo político relacionado con la reciente campaña electoral. Esta es mi evaluación de mi práctica en comunidades diversas del departamento de La Paz. Hemos participado en reuniones en todos los 22 municipios del departamento; discusiones con los comités de dirección del proceso electoral en esos municipios. Reuniones abiertas con las comunidades y líderes comunitarios, en presentaciones de candidatos, marchas, caminatas, conversaciones con pequeños grupos de varias comunidades. También hemos tenido entrevistas y discusiones de temas relevantes con compañeros y compañeras, uno a uno, cara a cara, descubriendo al otro o la otra.

Primero decir que encontré al FMLN bien fraccionado y dividido, donde existe una corriente que perpetúa la división y la fragmentación en las estructuras del partido. Esa división y fragmentación fue percibida por la existencia de estructuras partidarias antagónicas. Esa fragmentación se ha perpetuado, por una parte, por un sector pequeño que trata de preservar intereses personales y de familia. Esos intereses personales han hecho concluir a la mayoría de la militancia y a la población en general que de alguna u otra manera existe corrupción velada en la actuación de la que fue diputada por el Frente en el departamento de La Paz.

Esto se manifiesta en poner a sus hijos e hijas y otros familiares cercanos en cargos en organismos de gobierno como CEPA. El seleccionar candidatos para elección popular a algunas personas incondicionales que estén al servicio de sus intereses personales. Se ha negado fondos asignados para la campaña a candidatos que mostraban no seguir las órdenes que favorezcan solo su candidatura como diputada en los últimos dos periodos. Socavar la labor electoral de la candidata del mismo partido: retirando los pendones de varios municipios, insultando a compañeros verbalmente y llegando casi a la agresión física entre compañeros. Todo pareciera indicar que algunas personas que son electas como diputados o diputadas defienden su cargo como una mercancía por la que llegan a hacer acciones que rompen la unidad y consolidación del partido.

Es urgente que exista alguna separación entre los funcionarios del gobierno y cargos de elección popular y los encargados de las direcciones departamentales y miembros de la comisión política. Esto porque la primera prioridad debe ser la consolidación política e ideológica del partido para asegurar una organización en los territorios que garantice éxitos en trabajo local y que tendrá incidencias positivas a nivel nacional.

La dirección del partido debe ser capaz de conocer lo que la militancia está pensando, los problemas que existen y encontrar soluciones, de otra manera tendremos fracasos en el futuro, como lo observado el 4M. Si queremos generar confianza en la militancia y el pueblo, debemos terminar con la corrupción, la manipulación y la mentira que usan elementos que se han convertido en mercaderes de la política. Solo esto cambiará la visión del pueblo de cómo somos y que realmente representamos sus intereses y no ningún interés particular. Esto evitará el colapso gradual de nuestro modelo de representación ante el pueblo.

Castells, en su reciente libro “Ruptura”, manifiesta lo siguiente, que se aplica a nuestra situación: “si se rompe el vínculo subjetivo entre lo que los ciudadanos piensan y quieren y las acciones de quienes elegimos y pagamos, se produce una crisis de legitimidad política”.

Asimismo, Castells menciona que: “la política se profesionaliza y los políticos se convierten en un grupo social que defiende sus intereses comunes por encima de quienes dicen que representan, consecuentemente los políticos se apartan del control y decisión de sus militantes”. Manuel Castells. Ruptura. La crisis de la democracia liberal. 2017.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: