web analytics
Página de inicio » Opiniones » El fin del mundo y símbolos del Apocalipsis… Un mensaje profético

El fin del mundo y símbolos del Apocalipsis… Un mensaje profético

German Rosa, s.j.

Tal como habíamos dialogado en la entrevista anterior, el libro del Apocalipsis es un relato de esperanza en tiempos difíciles (Ver https://www.diariocolatino.com/apocalipsis-y-pandemia/).

¿Por qué es un libro que fomenta la esperanza?

El autor del Apocalipsis subraya que las comunidades cristianas desenmascaran e identifican las fuerzas del mal con las que debe luchar en la historia, y Dios las confirma en la esperanza. Empleando imágenes de fenómenos naturales y eventos cósmicos el libro afirma que Dios imprime un nuevo dinamismo a la tierra.

En esta crisis sanitaria de la pandemia, el mensaje es claro: el mal y la muerte de la pandemia del COVID–19 no tienen la última palabra.

Analicemos algunos símbolos del Apocalipsis. Cuando se dice en el libro que los ciento cuarenta y cuatro mil son los elegidos, ¿a qué se refiere?

Se refiere al antiguo y el nuevo pueblo de Dios que están sufriendo la persecución y el martirio. Se usan imágenes cosmológico-míticas de la época del autor, porque es la forma más audaz en ese entonces para evangelizar la población. El número 144,000 es el resultado matemático de las 12 tribus de Israel multiplicado por las 12 tribus del nuevo Israel (el nuevo pueblo de Dios) multiplicado por 1,000, significando una multitud sin fin. Están incluidas en esa multitud: las doce tribus que constituyen el pueblo de Israel, los santos y los mártires que son un número grande e indeterminado, y una infinidad de cristianos más, todos ellos forman parte de la Iglesia triunfante en el reino de Dios.

¿Cuál es el significado del símbolo del Cordero degollado?

Este símbolo expresa el sacrificio cruento de Jesucristo el Cordero de Dios. Pero está de “pie” porque ha resucitado. Jesucristo es el cordero crucificado y resucitado. Tiene “siete cuernos” (Ap 5,6): “siete” (totalidad) y “cuernos” (poder). “Siete ojos”: significa que la plenitud de los siete dones del Espíritu pertenece a Jesucristo. El mensaje teológico de esta imagen es que Jesucristo es el Cordero crucificado y resucitado, que con su potencia mesiánica posee la plenitud del Espíritu y se la comunica a la humanidad. Podemos descubrir que el libro condensa la esperanza mesiánica que se fue fraguando desde el Antiguo Testamento, se realiza en el Nuevo Testamento y anuncia que el nuevo mundo ya ha comenzado pero que no sabemos cuándo se realizará plenamente. El día y la hora del final de la historia no lo sabemos, solo lo sabe Dios…

Y, ¿qué significa el Alfa y el Omega?

Jesucristo crucificado y resucitado es el “Alfa” y el “Omega”, la primera y última letra del alfabeto griego, él es el principio y fin de todas las cosas, su proyecto es el Reino de Dios que se realiza en presencia y en contra del reino del mal que será vencido definitivamente al final de la historia cuando serán recreadas todas las cosas, y se haga realidad el cielo nuevo y la tierra nueva.

Se habla mucho de la Bestia, ¿a qué se refiere cuando se habla de la Bestia?

La bestia es el poder que se auto-diviniza y se ha concretizado en el Imperio Romano. Esta fuerza política monstruosa, que ha causado tantos mártires y víctimas, es la antítesis del Cordero. Sin embargo, aunque el símbolo de la bestia alude al Imperio Romano, esta encarna el poder demoníaco como tal: el poder político, militar, visible y tangible que ejerce una forma efectiva de violencia sobre la humanidad, que es capaz de aplastar cualquier resistencia y oposición. El número de la bestia es “666”, el símbolo “6” es un tentativo de alcanzar la perfección o la plenitud que es el número “7”, y el triple 6 expresa que el fracaso es definitivo (Ap 13).

Al final la bestia es vencida y es celebrado el triunfo del nuevo y definitivo “Éxodo”, la liberación definitiva, el triunfo de Dios y la plenitud de su reino, la salvación de la humanidad y de la creación toda entera.

¿El símbolo del Dragón?

El enorme dragón rojo fuego, simboliza el imperio romano con siete cabezas de emperadores con sus coronas y un poder político, económico, militar vastísimo (Ap 12,1-6). El dragón persigue y ataca al pueblo y también a su descendiente, el Mesías.

¿A qué se refiere con las plagas?

Las plagas que representan la reacción al mal por parte de Dios, recuerdan las plagas de Egipto que ocurren como resultado del rechazo del Faraón egipcio al proyecto de Dios y por lo cual Dios lo condena (Ap 16,1-21). Dios interviene no para destruir, sino para interpelar y convertir el corazón de piedra en corazón de carne. Lo que hay de destrucción parcial a través de las plagas es para eliminar o suprimir el antiguo cosmos, en vistas a la resurrección de un nuevo mundo, la creación de la tierra nueva y el cielo nuevo.

¿Qué representa la ciudad de Babilonia?

La figura de la ciudad de Babilonia, representa el poder idolátrico de Roma, que persigue a los creyentes y pervierte el mundo. No obstante todo el lujo, la riqueza y el esplendor de Babilonia, ésta será reducida a un desierto, será arrojada al abismo, así como la bestia que es el dragón, el diablo o Satanás (Ap 20). El libro revela el significado de la dinámica histórica y comunica la certeza de que el Señor de la historia está obrando y triunfará.

¿La idolatría es un tema fundamental?

Sí, definitivamente. El libro del Apocalipsis nos ofrece un modelo de evangelización de las primeras comunidades cristianas perseguidas por el poder político, tema de importancia trascendental en nuestro contexto actual cuando se idolatra el poder (Cfr. López, J. 1993. Conversaciones con Juan, el vidente de Patmos. Madrid: Sociedad de Educación Atenas, p. 29). Evangelizar de esta manera libera de todo imaginario social alienante y adormecedor, y también lleva a la conversión personal, comunitaria y social. La idolatría somete la libertad humana, conculca la dignidad de la persona, destruye la imagen de Dios que tiene todo ser humano. La idolatría nos muestra la capacidad de violencia destructiva en las relaciones de poder que muestran su rostro más oscuro de la monstruosidad y la bestialidad cuando se impone sin ninguna restricción ética.

¿El tema de la persecución y el martirio están muy presentes en el Apocalipsis?

El martirio de Jesucristo y de sus seguidores es un testimonio vivo de fidelidad. Ellos han sido víctimas de la idolatría al poder y la riqueza del imperio romano con sus césares y vasallos entonces identificados con el símbolo de la “Bestia” y su cifra es “666” (Ap. 13,18). El texto nos revela la densidad demoníaca del poder cuando se absolutiza.

¿Por qué el autor usa tantos símbolos tan lejanos para nuestra cultura?

El autor emplea símbolos propios de su época y su cultura que todos los cristianos comprendían. Y escribe desde la prisión en el destierro político en la isla de Patmos situada en el Mar Egeo, a causa de los acontecimientos y las denuncias que hizo en su época. Los romanos utilizaban las pequeñas islas del Egeo para el destierro político. Las denuncias las hace con imágenes. La comunidad del autor del Apocalipsis resiste a una política de dominación, de persecución y muerte que favorece la idolatría y que reclama víctimas humanas. La visión cristiana del Apocalipsis, lejos de animar a la fuga de la realidad, impulsa al compromiso por el reino de Dios y su justicia.

Este relato enigmático inundado de símbolos, lejanos de nuestra propia cultura, expresa un mensaje actual e importante para nuestros días. Para escudriñar y descubrir la actualidad de su mensaje es necesaria una lectura atenta y una familiaridad con la Sagrada Escritura. Lecturas fundamentalistas y desencarnadas creen que el Apocalipsis es un libro de recetas de acontecimientos presentes y de las calamidades como el COVID-19, que tanto daño hacen a la humanidad. Dios es un Dios de vida y no pretende consumar la historia destruyendo la humanidad ni la creación que él mismo ha creado, sino más bien quiere llevarlas a su plenitud y hacerlas partícipes de su plena divinidad.

Antes de concluir, ¿puede decirnos cuándo se escribió el libro del Apocalipsis?

El libro fue escrito durante el período del Emperador Domiciano a finales del siglo I d.C., y responde a un período de perturbaciones y persecuciones de las comunidades cristianas. Por eso su finalidad es levantar y afianzar la moral de las mismas en esas circunstancias de persecución y martirio. Por esta razón se realiza una recopilación literaria de los eventos históricos más sobresalientes de la historia del pueblo de Israel como por ejemplo, el exilio y el regreso a la tierra prometida, la liberación y la salvación de Dios.

Realmente que después de esta breve entrevista nos motiva para leer el libro del Apocalipsis con otros ojos y con una actitud esperanzadora en contra de todo pesimismo y espíritu fatalista. ¡Muchas gracias!

Ver también

La alternativa que nos queda

José M. Tojeira El hecho de que haya tanta gente buena y emprendedora hace que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.