web analytics
Página de inicio » Salud » El Calostro

El Calostro

Puericultura (Un niño sano)

Una mujer embarazada, a medida que el embarazo madura y se acerca al momento del parto, comienza, por efectos hormonales, una producción de la leche primera llamada: Calostro. Esta proporcionará mucha energía al bebé por su alto contenido en grasas y proteínas; lo defenderá de los riesgos de infecciones a través de unos componentes llamados anti-cuerpos. Si la madre al momento del parto tiene abundante calostro, como ocurre en las multíparas y para el tema que nos preocupa -alimenta a su bebé acostada- lo repito desde ese momento comienzan los problemas para el bebé y la familia: asfixia o ahogamiento, tos, vómitos, estornudos con contenido de calostro y cansancio. Una alimentación acostada no proporcionará al bebé salud, sino que enfermedad: neumonías (aspirativas) por aspiración pulmonar, sinusitis y otitis agudas y otras enfermedades serias como sepsis y meningitis. Ver Fig.#7

EL LECHO MATERNO, NIDO, NICHO, HÁBITAT MATERNO

Una pregunta más es válido hacerse antes de volver al tema. ¿Qué lugar será más limpio e higiénico, la cama de un bebé o la cama de la madre?

La respuesta es siempre la misma en el 100 % de las madres. Una madre siempre se preocupará por tener más limpia la cama del bebé o su hamaca que su propia cama, pero a pesar de esa situación concreta, insisten en dormir con los hijos (ellos), no para darles calor o afecto, sino para darles de mamar acostados. ¿Debería en realidad una madre dormir con el bebé porque se dice mucho que es beneficioso? Sí, puede hacerlo, pero solo si la madre está sana de enfermedades infectocontagiosas y que además se siente en el preciso momento de alimentar a su niño. Si esas condiciones se cumplieran, podría ser beneficioso y no perjudicial que la madre duerma con el bebé; pero les aseguro que ninguna de las dos condiciones se cumplirá. Ya les mencioné que 95 de 100 madres prefieren dar de mamar acostadas y dormir con el bebé. Otra pregunta surge: ¿y en nuestro mundo hay madres que se encuentren libres de toda enfermedad infectocontagiosa y transmisible al bebé? Mi respuesta es No y esto es independiente del estado social y económico de la madre. La raza humana tendrá que avanzar muchos años más en Medicina Preventiva y Sanitaria, para que esto se de.

Anteriormente se ha mencionado el estudio sobre Parasitismo Intestinal en el Embarazo, por la Dra. Ann Frances Foster realizado en nuestro país.

EL AMAMANTAMIENTO INICIAL DE UN NIÑO(A) AL SENO MATERNO

Sí después del parto todo está bien, tanto para la madre como para el bebé; y la madre ya reconoció a su hijo como tal, ambos ya se recuperan del nacimiento, viene la siguiente etapa: El amamantamiento.

La madre se sienta en la cama o en una silla. La “ayudante”, que es un personaje del entorno familiar, le ofrece el bebé a la madre. La madre se encuentra sentada y el bebé en sus brazos, chineado o arrullado decimos en nuestro país; o en su regazo, dicen otros. La madre está ATENTA a lo que hace y LISTA para auxiliarlo, si se presenta una crisis de asfixia, sobre todo cuando hay abundante producción de CALOSTRO previa al parto. Ver Fig.# 8,9 Y 10

La madre debe ofrecer, muy amorosamente, hablándole al bebé con su ternura, su seno materno, chiche o mama, como quieran llamarle a la fuente de vida y placer más importante que existe para un ser humano.

Sin aprehensión, sin miedo, confiada en su Instinto Materno Activado, lo que hace con el debido entrenamiento lo hará bien y como Dios manda.

Es frecuente que algunas madres, al momento del parto no tengan CALOSTRO para ofrecer a su niño. NO SE PREOCUPE, péguelo o préndalo al seno materno, que ya está previsto por nuestra madre, la Naturaleza, que el bebé al nacer solo necesita el sustento del amor, más que se le de la leche o el calostro; y aunque no lo crea gotitas de calostro puede haber en la mama y son suficientes. El bebé trae una reserva de agua, que le permite esperar que su fuerte succión y el llanto activen la producción de leche y desencadene la bajada de la leche o “apoyo” como también se le llama en nuestro país. No piense de inmediato ni escuche consejos de que el bebé “necesita” que le ofrezcan leche de lata, que sustituyan a su leche porque NO hay comparación. No fracase en su misión de madre antes de haber comenzado. Solo dar de mamar a su niño vale la pena en nuestro mundo. Insista, tenga paciencia y todo se dará. Muchas veces la ansiedad y las “consejeras”, son las peores enemigas de los fracasos en la lactancia al seno materno. Si además sus senos son pequeños, tampoco se preocupe ya que suele ocurrir que los senos maternos pequeños son grandes productores de leche y capaces de mantener lleno, satisfecho y con buena ganancia de peso a su bebé. Compruébelo.

Ver también

Técnica de alimentación para que un niño recién nacido sea sano: la madre sentada con su bebé sentado a “caballo” (Cont.)

Dr. Fredy Rosales Meyer Médico Pediatra, Neonatólogo. La madre siempre lo sostiene del cuello posterior …