web analytics
Página de inicio » Opiniones » Desde la esquina: Una voz y una mirada que cuestiona
Licda. Norma Guevara de Ramirios @guevara_tuiter

Desde la esquina: Una voz y una mirada que cuestiona

Licenciada Norma Guevara de Ramirios

Había cuatro mujeres diputadas en la esquina sur del Salón Azul del palacio legislativo, el 1 de junio, durante la visita del presidente Bukele a la Asamblea.

Y se ve que al presidente le molestó su sola presencia. Él quisiera que lo que ellas son y representan desapareciera, pero eso no ocurrirá.

Son mujeres las de la esquina. Julieta Amaya, suplente del diputado del FMLN, Jaime Guevara; y las diputadas propietarias Dina Argueta, Anabel Belloso, y Marlene Funes, del mismo partido de izquierda; en la misma área también estaban otros diputados de los partidos ARENA, VAMOS y Nuestro Tiempo. Podría decirse, en esa esquina estaba la oposición legislativa.

Dos de esas mujeres, Dina y Anabel, representan voces críticas y con fundamento al régimen dictatorial  que construye el gobierno de turno.

El presidente Bukele ultrajó en público a los diputados y diputadas de la esquina. Evidentemente quisiera que todo el pleno le aplauda y le jure llevarnos al abismo como país, pues ese es el camino que se confirma después del segundo año de Bukele y a un mes de una asamblea cuya mayoría obediente, hace y hará lo que su líder les pida.

Las posturas expresadas por las diputadas Anabel Belloso y Dina Argueta, representan dignidad, valentía política y, ante todo, claridad sobre el momento que vivimos como país; la misma noche refutaron parte de las declaraciones del presidente, que en vez de rendir un informe de labores de su gobierno, hizo esa noche una proclamación de cambio de sistema político contenido en la Constitución que juro cumplir.

La dignidad de Dina y Anabel es esperanza de que un sistema político democrático, con división de poderes, con rendición de cuentas, con acceso a la información, con respeto a la diversidad, con libertades y derechos para todos, lo conquistaremos como pueblo nuevamente aunque, momentáneamente, parece que se consolida la dictadura neofascista de Bukele y sus aliados.

Las cuatro mujeres que esa noche, en esa esquina, escucharon las ofensas y las faltas del ciudadano que está obligado a respetar y a propiciar armonía, pertenecen al FMLN, de ese movimiento que soporto insultos, que fue perseguido con armas del Estado y del imperialismo sin rendirse ni dejar de perseguir su sueño de lograr, para el país, un régimen democrático y justo.

Con ellas estamos miles de salvadoreñas y salvadoreños, que nos sentimos representados en esa esquina, como lo estuvimos en Morazán, en Chalatenango, en Guazapa, en San Vicente y en todo el territorio nacional; y con ellas, y lo que ellas representan, seguiremos luchando, porque como decía Confucio: “ver una injusticia y no hacer nada, es no tener valor”, y con el golpe a la democracia, dado por Bukele y su grupo, se ha cometido una injusticia con la historia de lucha de nuestro pueblo.

Recuperar el valor del FMLN para enfrentar esta dictadura, es un deber ineludible, es una obligación política frente a la historia.

Bukele informó que se siente orgulloso de su obra, de haber destituido a la Sala de lo Constitucional y al fiscal general, de usar el poder formal que le da su mayoría legislativa para emprender la nueva batalla contra el poder ideológico, y jurar que mientras viva, nada de lo que hubo antes (que responda a la constitución), volverá. Ese es el informe, apoyado en respaldo popular que no por eso es ni racional, ni legal, ni constitucional lo que hace.

Menos significa libertad para empujar el país al abismo.

Luchar contra ese designio es un deber y para cumplir ese deber se requiere dignidad, claridad y valor, desde esa esquina, que refleja  un revés electoral, se levantará el espíritu rebelde de nuestro pueblo. Que no sueñe el presidente en una victoria electoral y una dictadura para siempre, porque los pueblos despiertan.

Las familias de los desaparecidos, los despedidos, los que ha perdido el empleo por su manejo de la economía, los que saben de la irrupción de su gobierno, los amenazados por sus voceros, las víctimas de su régimen autoritario, recobrarán valor para recuperar nuestro país.

La esquina existe presidente Bukele, y es más que lo que usted dice ver (un 10 %), ayer los partidos, la Asamblea, la Sala de lo Constitucional eran vistos y  tratados como enemigos, los debilitó, ahora tratará como otros enemigos a las iglesias, universidades, organizaciones no gubernamentales, empresarios desafectos, medios de comunicación, artistas, ambientalistas, feministas, todo el que produzca ideas.

Sepa que las ideas movilizan, y la persecución genera resistencia.

Le puede parecer poca la voz de un artista, y con su inspirada canción, levanta pueblos, su ideología no será la única, porque no existe lugar en la  humanidad para una única ideología. Desde la esquina sur del Salón Azul, desde la calle, surgirán otras voces  para no permitir perpetuar su dictadura.

Ver también

ROMPER LA DINÁMICA DE LA DESCONFIANZA

Víctor CORCOBA HERRERO/ Escritor [email protected] Los moradores de este mundo tenemos que activar otros territorios …

6 Comentarios

  1. MALDITAS ESCORIAS TERRORISTAS LO UNICO QUE CAUSARON FUE MUERTE Y DESTRUCCION POR INPONERNOS SUS MALDITAS IDEAS MARXISTAS COMUNISTAS. FUERON 2 OFENSIVAS FALLIDAS VIA ARMADA APOYADOS POR CUBA Y NICARAGUA, FINANCIADOS POR LA EXTINTA URSS Y FUE DEBIDO A SU DESINTEGRACION QUE ESTAS MALDITAS ESCORIAS TUBIERON QUE DEZMOVILIZARCE.ASESINOS DE MRDA.

  2. Bitcoin: los tulipanes virtuales de Bukele

    Bitcoin: los tulipanes virtuales de Bukele.

    Una idea holandesa de hace 400 años, con resultados muy amargos.

    El concepto de Bitcoin es tan vacío y antiguo (además de falto de valor intrínseco), como lo es la presidencia especulativa de Bukele (gobierno «Bitcoin» de la oligarquía salvadoreña). Depende del valor que le atribuye la gente, tal como sucedió en Holanda en el siglo XVII (comenzó el año 1623) con la Tulipomanía. Su valor sube y baja debido a su carácter meramente especulativo. Eventualmente, en teoría, llegará finalmente a su valor original: cero.

    «(en la serie de Netflix, Money Explained, incluso hablan un poco sobre esto y sobre cómo hay casos en los que las personas son engañadas para aumentar el valor por medio de aportaciones, para después darse cuenta de que ya no tienen nada).

    Si seguimos los principios de la Greater Fool Theory, entonces podemos entender que, según lo que han dicho los expertos, un bitcoin no tiene valor intrínseco, tiene valor si las personas piensan que otras personas van a comprarlo por un precio más alto. Además de que no podemos olvidar que hay muy pocos lugares que aceptan la moneda y no se puede comparar con dinero “real” como los dólares o los pesos, y también puede ser víctima del hacking – Paloma González (GQ.com.mx)
    20 de mayo de 2021»

    «A la Tulipomanía se le conoce como la crisis de los tulipanes. Fue un periodo de euforia especulativa, como se le llama a este tipo de episodios. Como si se tratase de oro, hubo una época donde la gente especulaba con los tulipanes como si se tratase de oro o, aplicado a la época moderna, del Bitcoin.(…) La Tulipomanía comparte grandes rasgos con todo lo que está sucediendo con el Bitcoin. De hecho, no solo ha sucedido con la moneda virtual, sino que la situación se ha ido replicando una y otra vez en la historia a lo largo de los siglos (aquel que no conoce la historia, está condenado a repetirla), y probablemente se vuelva a repetir (sí, el Bitcoin tiene todas las papeletas). (…) La clase aburguesada, quien tenía el poder económico como para permitírselo, fueron los que comenzaron a demandar tulipanes. A partir de ese entonces, personas de todas las clases socioeconómicas comenzaron a comprar tulipanes. Es muy similar con lo que ha pasado con el Bitcoin: se asemeja mucho a la bolsa, pero es ‘más barato’, por lo que la gente de a pie puede permitirse el ‘lujo’ de entrar a invertir. (…) Concretamente en el año 1623, en los Países Bajos, fue donde comenzó esta fiebre que, permitiéndonos un pequeño spoiler, acabó con la economía neerlandesa, que no se pudo recuperar hasta varias décadas más tarde… Además, en Holanda, por motivos que entonces se desconocían, los tulipanes eran multicolores, lo que aumentaba mucho más su valor económico. Su precio se encarecía año tras año y nadie quiso perder la oportunidad de entrar en el negocio. Justo como está ocurriendo con el Bitcoin, que ha multiplicado su precio solamente este año por 10. Muchos, incluso, llegaron a hipotecar sus casas y granjas, además de cambiar bulbos por caballos. Incluso hay registros de cambio de un solo tulipán por una lujosa mansión. Era especulación total: comprar un bulbo que ni siquiera existía aún, que recibirías en la temporada posterior, para posteriormente venderlo y sacar una tajada del mismo. Tan grande fue la fiebre, que el tulipán entró en la bolsa de valores

    Un solo bulbo podía llegar a valer en sus inicios 1000 florines, mientras que el suelo medio anual de la época era de 150 florines. Esto implica que un holandés medio tendría que trabajar casi 7 años para comprar un solo tulipán.

    A finales de la fiebre del tulipán, cada uno de ellos podía tener un precio de hasta 6000 florines, lo equivalente a 24 toneladas de trigo. No solo entraron en el juego la clase baja, sino gente de todas las clases: incluso médicos y gente con estudios cayeron. Algunos incluso dejaron sus profesiones gracias al reporte económico que estaban obteniendo.
    Tal y como recogen algunos testimonios, una vez se llegó a encarcelar durante medio año a un marinero que confundió un bulbo de tulipán con una cebolla (de hecho, la cebolla es un bulbo, per se). Un mercader había pagado por ese bulbo 3000 florines.

    Y la caída
    En 1636 cayó la peste bubónica sobre los Países Bajos, lo que diezmó la población. Por tanto, debido a la escasa mano de obra, los precios se multiplicaron, pues no era posible satisfacer la demanda por completo.

    Para estas épocas, un solo bulbo podía cambiar de manos incluso hasta 10 veces

    Todo fue muy bonito hasta que el 5 de febrero de 1637 explota la burbuja. Fueron 14 años muy intensos donde la población holandesa había ganado más o menos dinero, pero ganado al fin y al cabo. Ese día, se vendió un lote de 99 tulipanes clasificados como gran rareza, lo que alcanzó el precio en el mercado de 90 000 florines. Al siguiente día, un lote de medio kilo de tulipanes por 1250 florines nunca encontró comprador. Desde ese entonces, todo el mundo quería vender y nadie comprar, por lo que oficialmente explota la crisis de los tulipanes… el precio no es que baje logarítmicamente, sino que tiende a cero. Si nadie quiere comprar tulipanes, los tulipanes no valen nada. Simplemente habían perdido su valor de un día para otro. Y con ellos, los que habían invertido todo su patrimonio también lo acabaron perdiendo para hacer frente a las deudas generadas por el apalancamiento.

    El Bitcoin, la nueva Tulipomanía
    Una vez sabemos la historia de los tulipanes, podemos relacionarla fácilmente con lo que está sucediendo con el Bitcoin. Podríamos concluir, pues que el Bitcoin es la nueva Tulipomania, casi sin duda alguna. Ahora mismo los precios del BTC están subiendo brutalmente debido a la creciente demanda (todo el mundo quiere comprar, y apenas nadie quiere vender).

    Concretamente, el 85% de la confianza de los tradings del Bitcoin es comprar y no vender, y ahí está la razón del crecimiento del precio. Es justamente lo que ocurrió en su momento con el tulipán. Mucha gente invierte, de todas las clases, porque el precio sube. Cuanta más gente entre en el mercado, más subirá. Pero cuando la gente quiera comenzar a vender, el precio caerá en picado.» – Elías Rodríguez García (elespañol.com), fragmentos.

  3. mejor devuelvan lo robado , el 3% ya no huele ni hiede el pueblo desperto ahoara vayan con eso cantos de sirena aotro lado porque el pueblo los detesta por corrup……ladr….. profujos de la jus…….. ect

    • Lo siento decirte pero tu ignorancia no te permite ver la realidad de lo q el dictador hace.

  4. El 3% representado en esa esquina

    Muy excelente la reflexión de Norma Guevara pero no comparto q diga q solo 2 Mujeres Dina y Anabel , representan a miles de salvadoreños y solo ellas defientden con dignidad por q he escuchado los discursos delos otros 2 Jaime y Marleny q al igual lo eligieron miles de salvadoreños , si no no estuvieran fueran solo dos en esa esquina , por lo tanto difiero en esa explicación con ella yo al igual q muchos nos sentimos representados por Marlén o y Jaime , Anabel o Dina y no como lo dice ella esas dos mujeres