web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Alma Siglo XXI: europea y náhuat pipil

Alma Siglo XXI: europea y náhuat pipil

Caralvá

Fundador

Suplemento Tres mil

Estudiando a  Jan Patocka en su libro Libertad y Sacrificio – Salamanca España: Sígueme, 2007; el autor se plantea si es necesario un nuevo modelo para el concepto “alma”, que es un modelo Socrático anotado por Platón, la interrogante filosófica sobre ese tema dio origen a la ciencia, la matemática, la dialéctica, etc. que fue en resumen la aparición de la metafísica, sistema discutido durante siglos en las academias y la religión cristiana junto a otras ramificaciones religiosas. Veamos su definición clásica: “El término alma o ánima (del latín anima) se refiere a una entidad inmaterial que, según las afirmaciones y creencias de diferentes tradiciones y perspectivas filosóficas y religiosas, poseen los seres vivos. La descripción de sus propiedades y características varía según cada una de esas tradiciones y perspectivas. Etimológicamente, la palabra del latín anima se usaba para designar el principio por el cual los seres animados estaban dotados de movimiento propio. En ese sentido originario, tanto las plantas como los animales en general estarían dotados de alma. Los avances en la fisiología y neurología permitieron reconocer que los seres animados obedecen al mismo tipo de principios físicos que los objetos inanimados, al mismo tiempo que pueden desarrollar actividades diferentes de estos, como la nutrición, el crecimiento y la reproducción. De acuerdo con la tradición religiosa judeocristiana, el alma (heb. נפש, néfesch; gr. ψυχή, psykhḗ) es la principal cualidad identificatoria del movimiento en la materia viviente, haciendo de ella un no-moviente (inerte) a un se-moviente, independiente del desplazamiento ajeno” -wikipedia- ahora comparemos este criterio con los mitos Náhuat Pipil: “…concibe el concepto de persona o “alma” -según lo llaman los frailes de la colonia- como una cantidad de energía esparcida alrededor del cuerpo de todo ser viviente e inorgánico, pero concentrada en algunos centros energéticos privilegiados, aún por determinarse: tuunal, yuulu, ijiyu al menos. El cuerpo semeja una entidad fractal -un sujeto lacaniano o post-cartesiano-en la cual cada sección reproduce todo. El cuerpo desmembrado de una mujer-réplica de la mexica Coyolxauhqui- ofrece el paradigma del ser fractal, cuyas secciones poseen su propia energía particular”. ” 7 (chicôme) Estudios Náhuat Pipiles/Rafael Lara – Ed. UEES, 2017 pag 46-47, esta breve síntesis nos permite visualizar un tema trascendental para diversas interpretaciones que se brindan concepto en discusión, si el primero es un reflejo del Ser y ente, que llega a su estudio por medio de la metafísica (no visible), el segundo es una ampliación de la vida en la vida, visible en lo visible puesto que el conjunto orgánico llega de la tierra y se prolonga por su cuerpo hacia las estrellas, coincidiendo la unidad planeta-humanidad, con una vigencia sorprendente.

 

 

Ver también

LOS BAOBABS

por Carlos Ancheta     De repente ―como en un sueño― estaba en un camino …