web analytics
Página de inicio » Memoria Histórica » Adiós, “Martita”

Adiós, “Martita”

Marta Segovia, “Martita”, como la llamamos cariñosamente, una luchadora de toda la vida partió a la eternidad, dejándonos una huella imborrable por su aporte como inclaudicable luchadora por la justicia, por los derechos de la clase trabajadora, por los derechos humanos, por la memoria histórica, por el respeto a los derechos de los héroes y las heroínas anónimas en el proceso salvadoreño.
Desde muy joven Martita se organiza en el Sindicato de la Diana, un sindicato que creció en medio de la represión de los gobiernos de la oligarquía salvadoreña. Ella, como explotada, tomó consciencia de su clase proletaria y mantuvo la bandera de lucha por conquistar un país con justicia social.

 

Luchó hasta las últimas fuerzas y momentos de su vida, brilló por su entrega y férrea disciplina en las organizaciones sociales, político-militares, en la lucha clandestina, participó activamente y forjó la lucha organizada durante todos los años de su fructífera vida social y como incansable luchadora por la paz. La vimos fortalecer la consciencia por los derechos de la gente más humilde, los derechos de las mujeres, la lucha por la memoria histórica, integrante de las organizaciones que hicieron posible la construcción del monumento a las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos durante el conflicto armado, cuyos nombres están plasmados en el capitalino parque Cuscatlán, sobre el monumento a la Memoria que se erigió gracias al esfuerzo de personas como Marta Segovia. Junto a los Comités de Víctimas, Organizaciones de Derechos Humanos recopilaron más de 23,000 nombres de personas detenidas, desaparecidas, asesinadas por la Fuerza Armada y los llamados Cuerpos de Seguridad de los regímenes de la derecha oligárquica en El Salvador.
La compañera Marta Segovia nos deja un ejemplo de lucha solidaria, lucha por amor a su pueblo al que se entregó con una gran cuota de sacrificio en lo  personal y familiar, porque una mujer como ella, que procreó a 4 hijas, a quienes tenía que dejar  en los momentos de mayor represión cuando fue encarcelada por un mes en la Policía Nacional por ser parte del movimiento popular revolucionario.
Después de los Acuerdos de Paz, con la conversión del Frente Farabundo Martí en partido político ella fue la primer mujer en desempeñar el cargo de secretaria de la Mujer del FMLN, pero a la par realizó el trabajo de recopilación de los nombres y las historias de los héroes y heroínas de la lucha revolucionaria de nuestro país,  dando su aporte en la Secretaría de Memoria Histórica del FMLN,  luchando contra el olvido. Fue muy fiel en su esfuerzo por rendir homenaje a la memoria de los y las caídas en los diferentes terrenos de la lucha revolucionaria.
El día 22 de abril de 2018 Martita partió con la certeza de haber luchado toda su vida en pro de la dignidad de nuestro pueblo, al que amó y por el cual entregó  sus mejores esfuerzos. Ahora ella nos traslada su ejemplo, que es todo un reto para seguir luchando por la justicia social, dando todo a cambio de nada, por ser esta la clase de gente que han hecho posibles los cambios en el país.
Su partida nos hace comprender en lo concreto que las personas que mueren por la vida, no pueden llamarse muertas, ellas viven en las luchas de este valiente pueblo salvadoreño.

Compañera Marta Segovia,
¡hasta la victoria siempre!
San Salvador, 24 de abril de 2018.

Ver también

La masacre de Cuyas Cumbres del 13 de noviembre de 1982

El sábado 17 de noviembre pobladores de varias comunidades históricas de Chalatenango y miembros de …

A %d blogueros les gusta esto: