web analytics
domingo , 22 octubre 2017
Inicio » Opiniones » 36 Aniversario Del FMLN, Fuerza Transformadora De El Salvador

36 Aniversario Del FMLN, Fuerza Transformadora De El Salvador

Licda. Norma Guevara de Ramirios
@guevara_tuiter

Era una época para la liberación de los pueblos y el pueblo salvadoreño respondió al desafío de su tiempo, sacando de su seno a una organización apta y dispuesta a liberar al país de una dictadura oligárquico militar y  abrir paso a la democracia y a la justicia social; algo que sólo es posible con una fuerza revolucionaria, organizada, clara de su misión, integrada por hombres y mujeres de todos los sectores y dispuesta a realizar las hazañas que fueran necesarias hasta lograrlo. Un 10 de octubre de 1980, la dirección de cinco organizaciones revolucionarias, anunciaron al mundo la creación de una fuerza unificada: el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional FMLN.

En 36 años se ha vivido la más grande transformación política y social en nuestra patria: En los primeros 12 años de esta historia, el pueblo dio lo mejor de sus hijos, sin importar el sacrificio, y tenía la madurez para comprender que, era cada vez necesaria más y mejor participación, para poner fin a aquélla página de dolor y heroísmo con dignidad y con certeza de abrir una página nueva en la historia patria.

Así se llegó a los Acuerdos de Paz,  aquél 16 de enero de 1992. Así se emprendió la batalla para hacer cumplir lo pactado, venciendo resistencias, una tras otra, para desaparecer estructuras de la dictadura, y hacer surgir y funcionar una institucionalidad propia para la democracia y con respeto a la voluntad popular; para la reestructuración de la Fuerzas Armadas, por la creación de la nueva Policía Nacional Civil, el Tribunal Supremo Electoral y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos.

No fue fácil, nunca es fácil luchar por la justicia y por ideales de cambio, en beneficio de las mayorías. Persistir, ha sido el rasgo más distintivo del FMLN y de las organizaciones aliadas en la construcción de una nueva nación. Mérito compartido con el Frente Democrático Revolucionario y otras organizaciones sociales que el pueblo hizo surgir, como el Comité Permanente en Defensa de la Paz, CPDN, las Organizaciones no Gubernamentales en defensa de los derechos humanos y de familiares de las víctimas, las organizaciones laborales que se unieron en la Unidad Nacional de Los Trabajadores Salvadoreños, UNTS, el Movimiento Pan, Tierra, Trabajo y Libertad, MPTL, y, un  grupo importante de Cooperativas surgidas alrededor de la reforma agraria.

El FMLN es la expresión más comprometida con los cambios, pero el pueblo a su lado forjó un sinfín de organizaciones y movimientos que mantuvieron en alto la misma bandera liberadora, sectores de la iglesia católica y de las iglesias cristianas fueron parte de esta gigantesca batalla sin la cual la oligarquía y su dictadura y sus aliados internacionales que la soportaban económica y militarmente, jamás hubieran cedido a una solución que puso fin a la dictadura militar.

En la etapa nueva, la del FMLN como partido político, éste renunció al uso de las armas, para buscar ejercer gobierno, y la Fuerza Armada se reestructuró para someterse al mandato constitucional de ser no deliberante, y ser obediente al poder surgido del pueblo; en esta etapa se ha podido avanzar gradualmente en los cambios sociales, institucionales, culturales y políticos. En ella, cobran por primera vez un rol los partidos políticos, los derechos de ciudadanía.  El FMLN se colocó desde 1994, como fuerza  competitiva y elegible para gobernar el país, ganó alcaldías, diputaciones a la Asamblea Legislativa y Parlamento Centroamericano, mostró que se puede ejercer la política con apego a valores y a favor de la gente. El reconocimiento del pueblo le ha valido para ganar y ejercer la Presidencia de la República desde 2009. Hoy luchamos para defender los logros, enfrentando las tendencias retrogradas que se expresan en bloqueo y desestabilización.

El FMLN es la fuerza política que ha hecho posible la transformación del país; es esencialmente el mismo que luchó en las montañas,  y en la clandestinidad; es el mismo porque, como hoy, como en aquél momento, entendió y entiende los desafíos de la época, cuando fue necesaria la lucha armada, como en el tiempo de la Paz. La causa revolucionaria emprendida requiere asumir las tareas que cambien para mejorar la vida del pueblo. El FMLN, debe seguir transformando  la sociedad,  es la que crea condiciones nuevas para la vida de la gente. En su 36 aniversario, hagamos avanzar al país, para mantener los ideales de sus fundadores y de los forjadores de su unidad, como Schafik Hándal y Mélida Anaya; para honrar el sacrificio de sus héroes, heroínas y mártires.

El pueblo ha han dado todo de sí, para  mantener al frente como un árbol frondoso de raíces profundas.

Viva el FMLN, Viva el Pueblo Salvadoreño!

A %d blogueros les gusta esto: