web analytics
sábado , 23 septiembre 2017
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Sor Carmen quiere ser mamá

Sor Carmen quiere ser mamá

utec

Ana Delmy Amaya
Escritora y poeta

Sor Carmen, see siempre llevó marcado el rostro con las ansias,  de ser madre, esposa y mujer.
Quería formar una familia como la de San  José y María, desde mucho antes de ingresar al convento de las Hermanas Misioneras de la Misericordia  pero las circunstancias la llevaron a consagrarse como hermana de esta   congregación.
En las noches soñaba con un hombre hermoso, de barba poblada y ella se soñaba como una hoja  en cuyo haz llevaba virtud y en el envés  sexo pleno.
Sor Carmen se sentía agotada durante el día porque  sus sueños de ser madre  la turbaban provocándole insomnios desesperantes.

En las cortinas de su celda,  veía  en imágenes color sepia la película de su vida matrimonial, una vida plena, donde  su esposo y sus hijos eran el centro de su universo , pero al  salir de esos sueños alucinantes , se preguntaba ¿Dónde  encontrarlo? Así… así como lo veía en sus sueños;  hermoso,  viril, barbado y sensual. No lograba conciliar el sueño; rezaba aves marías, salves , padres nuestros, credos, en tanto  la claridad del amanecer la  sorprendía, calenturienta y triste, con su castidad derramada.
Casi se volvía loca de anhelos y desvelos, no obstante  debía levantarse a la hora de siempre; (cinco de la mañana) aunque le ardiera, sus grandes ojos  almendrados , color de uva, razón por la que siempre  llevaba lentes oscuros,  a pesar de las llamadas de atención de la Madre Superiora.
Tomaba el baño  con lágrimas de tristeza  que se confundían con al agua de la regadera.    Durante el día , al realizar su trabajo como maestra,  una enorme desolación  le opacaba la mirada y le agitaba la respiración.

II
Sor Carmen, había llegado al colmo  del conflicto  que  decidió abandonar la congregación de las Misioneras de la Misericordia. Quería   ir en busca del sueño acariciado por muchos años , pero ese hombre alto barbado sensual y viril, se escapaba de su búsqueda. No lograba encontrarlo  ni en los días soleados de los parques cercanos, ni en los días  de penumbra,  con tintes de sueños azules.
–¡ Inútil ¡  ya no te encuentro  ni en mis  ilusiones , ni en el bosque del edén color sepia.
Sor Carmen lloraba desconsolada con gemidos casi salvajes y su familia la consolaba, creyendo que sus lágrimas eran de añoranza por el  colegio abandonado.
Cada día,  la tristeza la abrazaba con mayor fuerza. Sin embargo reaccionaba y seguía orando por encontrar al hombre de sus sueños, el padre de sus hijos;  ya no le importaba que fuera barbado, sensual y viril: no importa que sea lampiño, se decía a sí misma.
Se miraba al espejo y solo veía  que  de su cuerpo colgaban tres ramitas de  romero  y una enredadera envolviendo su cuerpo,   que cada día se desgajaba más y más  y más ,hasta notar en el espejo del tiempo  la imagen de una mujer  ojerosa y angustiada ya, sin ser monja, sin ser madre, sin ser esposa , sin ser amante
Pasaron los días y su torturante situación la empujaba a consultar el espejo que le devolvía la imagen de la enredadera con la forma de su cuerpo pero vacía de él.
Sor Carmen, no se daba  cuenta  que la razón de la enredadera vacía, era que  su cuerpo ahora ocupaba un espacio en el corazón de la tierra y que  su espíritu levitaba  por su casa y por todos los confines del universo ya, sin la angustiosa obsesión de encontrar  al hombre de su vida y de ser madre. Finalmente la luz del universo la había tomado en su regazo, para vibrar eternamente fusionada con la luz de Dios.

A %d blogueros les gusta esto: