web analytics
viernes , 22 septiembre 2017
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Notas sobre el Yihad islámico
Notas sobre el Yihad islámico

Notas sobre el Yihad islámico

Bilal Portillo*
Ensayista
Escribir un texto sobre un tema que despierta tanta polémica (más en los contextos y países alejados del Mundo Islámico) no es sencillo, salve hablar sobre el tema del Yihad islámico es un ejemplo certero de eso. Con toda seguridad el lector (o la mayoría) asociará esta palabra con términos como “guerra santa”, thumb “terror”, “violencia” y todo un espectro de situaciones relacionadas con uno de los rostros más desfigurados de la humanidad como lo es el fanatismo; aunque se debe tener siempre presente el papel que juegan por una parte los medios de confusión (no de comunicación ni mucho menos de información) y de algunas personas con ambiciones poco éticas y sensacionalistas, y por supuesto organizaciones fanáticas como Al-Qaeda, los talibanes, los partidarios de la secta wahabita o el caso del (hasta hace poco desconocido) grupo Bokoo Haram de Nigeria, quienes se han empecinado en secuestrar el buen nombre de la cultura y los valores islámicos. Sin embargo será una sorpresa para muchas personas saber que el término Yihad no está relacionado originalmente con  guerra (1) o violencia injustificada.
Concepción etimológica de la palabra Yihad y tergiversación del término
La palabra yihad al igual que la gran mayoría de palabras del vocabulario musulmán procede de una raíz trilítera, en este caso la raíz está compuesta por las letras jhd, y su significado está relacionado de manera muy íntima con el concepto de esfuerzo y no de guerra y mucho menos de guerra santa. Así el emprender  la Yihad es sinónimo de hacer esfuerzos en el camino de Dios (2). Dos respetados autores y iraníes (3) afirman que Yihad  es el máximo esfuerzo por alcanzar un determinado objetivo.
Algunos autores no-musulmanes, pero con respetables credenciales como estudiosos del Islam también han querido brindar su propia interpretación del significado de Yihad, el famoso teólogo (cristiano) suizo Hans Küng escribe en su monumental trabajo El Islam lo siguiente:
La palabra árabe yihad no significa lo que dan a entender las dos palabras castellanas “guerra santa”,     sino que cubre un campo semántico más amplio. Significa en primer lugar esfuerzo y en algunos pasajes     del Corán es entendido como un afanarse moralmente en la senda de Dios (4).
En esta misma obra Küng también esclarece un poco sobre los orígenes del acuñamiento primario de guerra santa, alejándolo sustancialmente de la tradición musulmana:
En la alta Edad Media, la iglesia militante condujo “guerras santas”. Es cierto que las iglesias ortodoxas     de Oriente (P II) estuvieron implicadas en la gran mayoría de los conflictos político-militares de la potencia occidental y a menudo legitimaron e incluso inspiraron teológicamente las guerras. Pero solo en     el cristianismo latino de Occidente (P III) tenía vigencia la doctrina (agustiniana) del legítimo empleo de     la violencia para la consecución de objetivos espirituales, la cual terminó permitiendo el uso de la     violencia para la expansión del cristianismo(5).
De la misma opinión del teólogo suizo, son los apuntes del historiador estadounidense Roullin Armour (6) y de Jonathan Kirsch (7), por otro lado el teólogo español Juan José Tamayo dice con inusual clarividencia histórica lo siguiente:
Aun cuando históricamente el uso más extendido que suele darse a yihad, el más presente en el     imaginario social e incluso en los diccionarios, es el de guerra santa para convertir a los infieles, no es,     ciertamente, ni el más adecuado ni el que responde a su verdadero significado. En la cultura islámica     tradicional tiene una connotación positiva. Con ella se designa , en primer término, el esfuerzo del     creyente para regular las pasiones individuales, la organización social y el orden del mundo (8).

Orígenes y delimitación jurídico-religiosa del Yihad
Desde una perspectiva que atañe al espectro jurídico-religioso del Islam, si bien es cierto muchos juristas y teólogos no consideran al Yihad como un pilar práctico del Islam, la posición chiíta difiere y lo establece como una práctica fundamental para los seguidores de esta escuela (9), aclarado este asunto es preciso conocer qué dicen las fuentes primarias del Islam (El Corán y la Tradición Profética) y los eruditos islámicos sobre esta cuestión.

El Corán, fuente primera del Islam dice:
“Al creyente que desee la otra vida y se esfuerce por alcanzarla, se le reconocerá su esfuerzo” (17:19)
“El esfuerzo del creyente que obra bien no será ignorado. Nosotros tomamos nota” (21:94)*
Relacionando de manera estrecha el esfuerzo o Yihad con el terreno de las buenas acciones y la espiritualidad.
Algunas narraciones (Hadith) que son parte de la Tradición Islámica (Sunnah) señalan:
Dijo el Imam Ali (P): “El hombre más valiente es quien vence sus propias pasiones” (10).
Dirigiéndose a un grupo que había regresado del combate contra el enemigo, dijo el profeta del Islam: “Me congratulo de que hayan llevado a cabo el yihad menor, ahora deben librar el yihad mayor» Los combatientes le preguntaron: “Profeta de Dios ¿cuál es el yihad mayor?” Y respondió el profeta: “El yihad contra el egoísmo” (11).
En esta última narración el lector podrá darse cuenta que existe la mención clara de dos clases de Yihad, una mayor y una menor, es preciso detenernos y aclarar este punto.

 

nosotras

A %d blogueros les gusta esto: