web analytics
lunes , 25 septiembre 2017
Inicio » Suplemento Deportivo » Messi se viste de héroe y pone la Liga al rojo vivo
Messi se viste de héroe y pone la Liga al rojo vivo
Messi festeja eufórico tras anotar el gol que le dio el triunfo al Barcelona 3-2 ante el Real Madrid. Foto Diario Co Latino/AFP

Messi se viste de héroe y pone la Liga al rojo vivo

Madri/dpa

Un agónico gol de Lionel Messi dio al Barcelona un espectacular triunfo de 3-2 sobre el Real Madrid en el Santiago Bernabéu, un resultado que pone al rojo vivo la lucha por el título de la Liga española de fútbol.

En un clásico tremendamente emotivo, el argentino se vistió de héroe y con un tanto en la última jugada del encuentro -el número 500 de Messi con la camiseta del Barcelona- dio a los azulgrana un triunfo que los coloca como líderes provisionales de la clasificación, aunque con un encuentro más en su haber.

La victoria supone un enorme impulso anímico para un Barcelona que llegaba golpeado tras su eliminación en la Liga de Campeones ante la Juventus de Turín y al mismo tiempo un duro golpe para un Real Madrid, que venía lanzado y cargado de confianza.

El Barcelona suma ahora 75 puntos en 33 partidos y supera por diferencia de gol al Real Madrid, que debe jugar aún su encuentro pendiente ante el Celta de Vigo.

Messi, que quebró su sequía de tres años sin marcar en el clásico, se despachó con un doblete (32’ y 92’) que dejó en silencio al templo del Real Madrid. El equipo blanco se había adelantado a los 28’ por intermedio de Casemiro, pero el Barcelona lo dio vuelta con un tanto de Messi y un bombazo de Ivan Rakitic (73’).

Tres minutos después del gol del croata se fue expulsado Sergio Ramos por una infracción desde atrás a Messi. Pese a la inferioridad numérica, el Real Madrid igualó a cinco minutos del final con un tanto de James Rodríguez, que había ingresado poco antes desde el banco. Pero cuando el Bernabéu celebraba el agónico empate apareció Messi para desatar el alocado festejo azulgrana.

“Será un gol recordadísimo no sólo en la historia de Leo Messi, sino del barcelonismo”, celebró tras el encuentro Luis Enrique, el técnico del Barcelona.

El entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, consideró, en cambio, que la derrota no cambia en lo sustancial el desarrollo de la Liga. “Esto no cambia nada; la Liga depende de nosotros y vamos a seguir adelante, pensando ya en el partido del miércoles”, afirmó el francés con la mira en la visita al Deportivo La Coruña.

Pero lo cierto es que el Real Madrid y el Barcelona jugaban mucho más que un clásico y eso se vio en un partido que no defraudó. Tensión en las gradas y en el campo, pierna fuerte e intensidad, pero también muchas emociones. Muchísimas.

El Real Madrid se hizo del balón en los primeros minutos y avisó con un disparo de Cristiano Ronaldo que tapó Marc-Andre Ter Stegen, aunque la más clara en el arranque estuvo en los pies de Luis Suárez. El uruguayo recibió solo en la puerta del área de Jordi Alba y su disparo cruzado se fue desviado.

El conjunto local se mostraba más filoso y con más confianza tras su pase a semifinales de la Champions luego de superar al Bayern Múnich, pero el Barcelona tenía a un Messi enchufado. El argentino, con un gran arranque en la mitad del campo, consiguió arrancarle una amarilla a Casemiro cuando apenas habían pasado los diez minutos de juego. Una acción que condicionaría a una pieza fundamental del mediocampo blanco.

El Barcelona, sin embargo, mostraba sus ya habituales flaquezas en defensa. Y el Real Madrid lo aprovechó para inquietar a Ter Stegen con un disparo de Karim Benzema y otro de Cristiano tras un buen enganche del portugués en el área.

La visita arriesgaba en exceso en la salida, propiciando contras peligrosas del Real Madrid. Sin embargo, el primer gol del partido llegó a través del que es el mayor punto débil del Barça y la mayor fortaleza del Real Madrid: el balón parado.

Tras un córner, Marcelo devolvió el balón al área. Ramos, el defensor-goleador del Real Madrid, lanzó la pelota al palo y Casemiro llegó primero al rebote para empujarla a la red. Sexto gol en los últimos siete partidos que recibe el Barcelona en jugada de estrategia.

El tanto podía suponer un duro golpe para un Barcelona que llegaba ya muy herido, pero la reacción fue casi inmediata. Messi recibió de Rakitic y entró como un cohete en el área para romper su sequía de tres años y más de 430 minutos sin marcar en un clásico y anotar su tanto número 22 ante el Real Madrid, cifra récord en el clásico. El 23 de marzo de 2014 había sido la última vez que Messi había celebrado ante el Real Madrid.

El tanto reanimó a la visita y aplacó a los blancos, que para colmo perdieron a Gareth Bale por lesión. Pudo haberse ido incluso en ventaja el Barcelona, ya que al final del primer tiempo Messi desperdició una oportunidad increíble. Tras una mala salida de Keylor Navas, el balón quedó al argentino con el arco a su disposición, pero lanzó afuera. El empate era justo tras una primera parte vibrante.

Y la segunda lo fue mucho más. El Real Madrid salió con todo en el complemento y tuvo dos oportunidades muy buenas con un remate de Toni Kroos y un cabezazo de Benzema desde muy corta distancia.

Pero también el Barcelona generaba peligro. Y las ocasiones se sucedieron en uno y otro arco en una segunda etapa que no dio respiro. Un espectacular bombazo de Rakitic en el 73’ parecía inclinar el partido a favor de los azulgrana y más tras la expulsión de Ramos tres minutos después por una entrada a Messi.

Sin embargo, el Real Madrid se reactivó y logró el empate en el 85’ a través de James Rodríguez, poco después de que el colombiano ingresara al campo.

El Bernabéu celebraba un punto de oro que le permitía conservar la ventaja, pero en la última jugada de la noche Jordi Alba lanzó el balón al centro del área y apareció Messi en todo su esplendor para revivir el corazón azulgrana y dejar la Liga más abierta que nunca.

En los otros partidos del domingo, la Real Sociedad superó por 1-0 al Deportivo de La Coruña y ascendió a la sexta posición, Las Palmas y Alavés empataron 1-1, mientras que el Betis dio la sorpresa al imponerse por 1-0 en la cancha del Celta de Vigo. Eibar y Athletic de Bilbao cerrarán la trigésimo tercera fecha de la Liga el lunes.

A %d blogueros les gusta esto: