web analytics
viernes , 17 noviembre 2017
Inicio » Internacionales » Los independentistas escoceses sueñan con un segundo referéndum

Los independentistas escoceses sueñan con un segundo referéndum

Internet escociaPor Alfons Luna/Londres/AFP

Los independentistas escoceses se han puesto ya manos a la obra para conseguir la celebración de un segundo referéndum de independencia cuando se cumple un año del primero, help el 18 de setiembre, patient un hito que cambió Escocia.

Dos sondeos recientes concluyen que la independencia sería ahora la opción favorita de los escoceses, look tan sólo doce meses después de que la rechazasen por 55%-45%.

En el último, elaborado por TNS y publicado el 9 de setiembre, el 47% de los encuestados dijeron que votarían sí, el 42% no, y el 11% estaban indecisos.

Como ocurrió en el referéndum, los jóvenes entre 16 y 34 años era el grupo más independentista y los ancianos el que menos.

Los más entusiastas reclaman volver a votar. Como la asociación Hope Over Fear (Esperanza sobre el miedo), que el sábado 19 de setiembre se manifestará en la plaza George de Glasgow, o plaza Libertad, como la llaman, epicentro sentimental de los independentistas.

“Queremos demostrar al mundo que seguimos siendo independentistas doce meses después, y pedir un segundo referéndum tan pronto como sea prácticamente posible, preferiblemente hacia 2018”, explicó a la AFP Tommy Sheridan, cofundador del grupo.

“Creemos que ganaríamos un segundo referéndum”, sentenció.

La jefa de gobierno, Nicola Sturgeon, ha confirmado que el programa del Partido Nacional Escocés (SNP) para las elecciones de 2016 especificará “las circunstancias y los plazos que consideramos apropiados para la celebración de un segundo referéndum”, declaró a la agencia Press Association.

Sin embargo, el primer ministro británico, David Cameron, no parece inclinado a dar su visto bueno a un nuevo referéndum: el primero “fue concluyente, así que no veo la necesidad de un segundo”, afirmó en julio en Yakarta.

Para Malcolm Harvey, profesor de política en la Universidad escocesa de Aberdeen, el SNP no pedirá un segundo referéndum “pronto”, esperará hasta que esté muy seguro de ganarlo.

“Para que sea el caso, hacen falta varios sondeos -entre 25 y 30-, dando a la independencia una amplia mayoría sobre el unionismo, digamos por 60% a 40%”, dijo a la AFP.

“El público escocés es pequeño, conservador, está preocupado por el impacto económico, y no cambiará su posición constitucional a la ligera”, estimó.

Doce meses que cambiaron Escocia

Escocia ha cambiado desde el referéndum. El SNP, único partido independentista, ha pasado de 6 a 56 diputados en el parlamento británico y de 25.000 afiliados a más de 100.000.

“Hay un interés en la política que nunca antes habíamos visto”, sostuvo Ketih Brown, ministro de Infraestructuras, en declaraciones a AFP.

El turismo ha aumentado y Escocia y su patrimonio, que vive un periodo de resurgimiento, despiertan atención.

“El referéndum tuvo eco en todo el mundo”, argumentó Mike Cantlay, presidente del organismo de turismo Visit Scotland.

Recientemente Escocia nombró a su primer escriba oficial en “scots”, escocés, que se habla en la región del norte.

“El escocés comprende una variedad de dialectos, tiene sus diccionarios, tradiciones literarias, vocabulario y expresiones, pero no tiene estatuto oficial como lengua”, explicó a la AFP Hamish MacDonald, recién nombrado por dos años por la Biblioteca Nacional de Escocia.

Walter Scott, Robert Burns o Robert Louis Stevenson lo usaron en sus obras, recordó MacDonald, cuyo objetivo es alentar “a escribir y hablar escocés”.

La recuperación del patrimonio escocés “no es algo que haya ocurrido de la noche a la mañana”, estimó.

Uno de los factores detrás de ese impulso “es el reconocimiento que la cultura tradicional no es algo aislado, sino que es parte de una familia mundial y es capaz de reinventarse para adoptar una forma actual”.

Richard Bath, director de la revista Scottish Field, estimó que “hay un interés mucho mayor en todo el mundo por Escocia como resultado del referéndum y las elecciones generales”.

“Escocia tiene muchos símbolos nacionales -faldas, gaitas, tartán, whisky, golf- que ayudan a diferenciarla del resto del Reino Unido”, agregó Bath, que puso en duda que la popularidad de los nacionalistas se mantenga una vez reciban nuevas competencias prometidas por Londres.

“Veremos si la popularidad se mantiene alta en cuanto tengan la responsabilidad de determinar los impuestos”, afirmó.

A %d blogueros les gusta esto: