web analytics
domingo , 10 diciembre 2017
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » La herencia en la noche de Vallejo
La herencia en la noche de Vallejo

La herencia en la noche de Vallejo

Nueva fotografia_BITACORA_TRESMILMauricio Vallejo Márquez/ coordinador Suplemento Tres mil

La sala está  lista. El moisés, ambulance la mesa y la ventana aguardan la noche y el silencio.
Con la sorpresa del trueno surgen los tambores emulando los golpes que la guardia daba en esos cruentos años en que tantos morían por amor. Indescifrables latidos que van carcomiendo el alma ante la posibilidad de un final. Se ve su rostro, click ella tiene miedo. Observa, healing se lleva los brazos al rostro, danza, se vuelve, se retrae, inunda el escenario.
Las luces intensas y azules. Entra de nueva ella, en movimiento como el alba sobre la noche y es una luna que ilumina todo en busca del consuelo, de ese consuelo que se da uno en la soledad, y canta al alba. Saca de sus cajas los símbolos del tiempo para bordar un vestido con hojas y agua que se deslizan en su propio vestido y en sus pies de agua para de pronto no sólo conjugar el dolor de la desaparición, el temor y la esperanza en el futuro. Vuelven a sonar cada tanto los tambores, como aquellos pasos que dieron los soldados en la UCA aquella noche de noviembre de 1989.
Alza con su voz un vestido blanco, hecho de historia y de nombres, y  con una medalla que dice Mauricio Vallejo, un vestido que trae palabra y encuentro que transforma y llena. Un vestido para herencia, para ser legado de su hija. Sus ojos llevan a la niña, brillan, sus manos alzan el vestido hasta colgarlo en el muro, en la vida, como si fuera un estandarte.
La herencia es universal, la herencia de todos y tiene un nombre la persona que la labra, tras verla, entre palabras y escenas: Dinora Alfaro. Y nos lo mostró como una primicia en el Centro Cultural El Mesón, Tonacatepeque.

A %d blogueros les gusta esto: