web analytics
sábado , 16 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » Hegemonía vs Policentrismo: antesala del nuevo orden mundial

Hegemonía vs Policentrismo: antesala del nuevo orden mundial

Herson Isaac Vázkez*

I

Las relaciones internacionales contemporáneas están en un proceso de cambio profundo. Las grandes potencias han entrado en una fase estratégica de contención y expansión hegemónica, shop contención-disuasión y lucha por el equilibrio de poder global. Realismo político concreto en su máxima expresión.

Después de finalizada la Guerra Fría que llevó casi medio siglo de disputas ideológicas, sickness geopolíticas, cure económicas, sociales y militares, donde el sistema internacional bipolar se balanceaba en el equilibrio de las dos principales potencias: Estados Unidos de América (EUA) y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), modificaron el sistema internacional como producto del efecto dominó de la influencia de estas dos fuerzas políticas en el escenario mundial.

Conflicto del cual EE.UU surge como un actor internacional-estatal que domina principalmente en los campos político, económico, militar y financiero mediante una estrategia de expansión hegemónica que se ha implementado ?según mi análisis? en dos etapas, la primera, desde el año 1991 hasta los “ataques terroristas” o acontecimientos del 11/S en 2001; y la segunda, desde 2001 hasta la actualidad (2016).

II

La primera fase comprende un periodo de tiempo desde el año 1991 hasta el año 2001, dentro de la cual se configuraron las bases de la hegemonía global de los Estados Unidos tanto en el ámbito económico como militar. Como primer punto, Estados Unidos y las potencias liberales aliadas, fortalecieron la implementación del sistema capitalista a nivel global, desde las finanzas, la industria, las relaciones comerciales, obtención de materias primas, hasta la explotación de recursos naturales, principalmente energéticos.

El segundo elemento más importante lo constituye la supremacía militar con la proliferación y fortalecimiento de bases militares a nivel mundial, incluyendo una en El Salvador ubicada en Comalapa; además de reestructurar y fortalecer todos los campos tecnológicos militares que le permitiesen protegerse de amenazas foráneas, desde los escudos antimisiles en Europa hasta la creación de nuevas tácticas de guerra (guerra preventiva).

En general, las relaciones internacionales comenzaron a tener como centro-dependencia las decisiones influyentes de Estados Unidos como principal actor internacional en casi todos los aspectos de la política mundial contemporánea.

Desde comienzos de la década de los 90? ha sido crucial para EEUU como potencia emergente-hegemónica, tomar decisiones militares efectivas en los conflictos internacionales que no han permitido su desarrollo total. Al respecto, la llamada Guerra del Golfo Pérsico (1991) tomó relevancia en este complejo escenario para garantizar la protección de los intereses petroleros a nivel mundial. Debido a que si Iraq invadía y conquistaba Kuwait, este se hubiese apropiado de un importante flujo petrolero en Oriente Medio, también resultaba prioritario apoyar la desmembración de Yugoslavia (1999) a través de la participación conjunta de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) para evitar que en futuro no muy lejano la Federación Rusa hubiese ejercido influencia geopolítica en la región balcánica.

III

La segunda etapa de transición hacia el nuevo orden mundial corresponde desde los años 2001 hasta la actualidad (2016). Periodo de tiempo que presenta antagonismos geopolíticos entre potencias emergentes que luchan por asentar su posición en un escenario internacional cada vez más complejo. Aunque considero que a partir del año 2017 la política exterior de EE.UU y principalmente su estrategia geopolítica en las relaciones internacionales producirán un cisma doctrinario de conducción en los intereses globales, el cual dependerá directamente de la vertiente política (republicanos o demócratas), que gane las elecciones presidenciales de noviembre de 2016 y dirija la administración de la Casa Blanca con un nuevo enfoque, principalmente en conflictos como Siria; la cuestión nuclear con Irán y Corea del Norte; la disputa en el Mar de China Meridional; la confrontación política-económica con Venezuela y la contención nuclear-militar con la Federación Rusa, aparte del inminente ascenso de la economía del dragón chino, los cuales obstruyen el desarrollo total de la unipolaridad-hegemónica.

Este comportamiento competitivo desestabiliza el equilibrio del balance de poder en las relaciones internacionales a principios del siglo XXI, debido al cumulo de potencias, en su mayoría emergentes, las cuales reaccionan en respuesta a los propósitos hegemónicos de otras con mayor grado de poder e incidencia global. Por eso identifico este punto crítico como una fricción constante y competitiva entre la hegemonía y la multipolaridad. Dos categorías de composición jerárquica diametralmente antagónicas.

Por un lado, la unipolaridad es un sistema promovido por los Estados Unidos de América en su versión de imperialismo-supremacía-hegemonía, tres elementos que articula desde finales de la Guerra Fría, pero que no logran asentarse con definición. Mientras que el sistema multipolar-policentrico promovido por Rusia y China, apresura su proceso de fortalecimiento político, económico y militar para consolidarse como dos superpotencias influyentes en las decisiones globales. Potencial emergente que se divide en dos fases: primero, Rusia se fortalece en el campo militar y nuclear para equilibrar estratégicamente a Estados Unidos. Segundo, China busca superar el potencial económico-financiero del hegemón estadounidense y sus dos aliados, la Unión Europea y Japón, para consolidarse como la primera potencia económica mundial desde la segunda década del presente siglo.

Todo lo anterior, más allá de representar un debate teórico,  es el escenario internacional complejo que remite a una sola realidad: competencia de intereses políticos, económicos y financieros globales como antesala de un nuevo orden mundial en perspectiva… hegemonía-unipolar o la alternativa multipolar-policéntrica. Solamente una prevalecerá sobre la otra.

* Docente de la Cátedra de Política Internacional Contemporánea, Facultad de Ciencias y Humanidades, Departamento de Periodismo.

A %d blogueros les gusta esto: