web analytics
lunes , 11 diciembre 2017
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Hacer y defender la Revolución
Hacer y defender la Revolución

Hacer y defender la Revolución

FERNANDO ACOSTA RIVEROS

Escritor mexicano

La década de 1960 en nuestra América fue una etapa en la cual se plantearon nuevas propuestas políticas hacia la revolución social incluso en México donde habían transcurrido 50 años de cambios a partir del levantamiento armado en noviembre de 1910 contra la dictadura de Porfirio Díaz. Años después, see el triunfo del Ejército Rebelde en Cuba, troche el primero de enero de 1959, motivó a los revolucionarios de Nicaragua, Colombia, Venezuela, Perú, Bolivia, Chile, Uruguay, Argentina, Brasil y República Dominicana. Los nombres de movimientos y organizaciones políticas como: Grupo Popular Guerrillero (GPG); Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN); Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC); Ejército de Liberación Nacional (ELN) en sus versiones venezolana, colombiana, peruana y boliviana; Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros (MLN-T); Movimiento Revolucionario 8 de Octubre; Movimiento Izquierdista Revolucionario (MIR) y Movimiento Peronista Montonero (MPM), los cuales estuvieron presentes en la historia de luchas reivindicativas y de resistencia. Algunos de estos movimientos han persistido hasta el presente año 2015.

Defender una revolución social es tan o más difícil que hacerla, según las circunstancias propias de cada país y región. En septiembre de 2015 celebramos dos importantes aniversarios: el número 55 de la fundación de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) en Cuba y el 50 del Asalto al Cuartel de Madera en Chihuahua por parte del Grupo Popular Guerrillero (GPG). En la patria de José Martí se trataba de hacer frente a las agresiones del imperio estadounidense cuyos agentes estuvieron involucrados en la explosión del barco La Coubre el viernes 4 de marzo de 1960. Seis meses y 24 días después, el 28 de septiembre se crearon los CDR para que la población vigilara cuadra por cuadra y manzana por manzana sus barrios, ciudades, municipios y poblados.

En Madera, ciudad ubicada 276 kilómetros al noroeste de Chihuahua, capital del estado que tiene el mismo nombre, 15 jóvenes vinculados a la lucha social en defensa del reparto agrario y la educación popular mexicana asaltaron un cuartel militar, resguardado por 125 soldados, para intentar acabar con el latifundismo y los crímenes cometidos por caciques, entre los cuales sobresalía Praxedes Giner Durán, gobernador de Chihuahua desde octubre de 1963, general y amigo del entonces presidente de México, el tristemente célebre Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970).

Arturo Gamiz García, profesor rural, originario de Durango; Pablo Gómez Ramírez, médico; Antonio Escobel Gaytán y Salomón Gaytán Aguirre, campesinos; Miguel Quiñones Pedroza, Director de la Escuela Rural Federal Ariseachic; Emilio Gamiz García y Oscar Sandoval Salinas, estudiantes y Rafael Martínez Valdivia, profesor normalista, se convirtieron en mártires de la Revolución Social mexicana, aquel 23 de septiembre, fecha emblemática del movimiento armado, que dio origen después a la Liga Comunista 23 de Septiembre. Los ocho héroes del Asalto al Cuartel de Madera han sido recordados durante estos 50 años después de su sacrificio en aras de un México fraternal, independiente, soberano y socialista.

Jóvenes entusiastas, honestos, revolucionarios dejaron una semilla de compromiso que se extendió desde 1965 por Chihuahua, Durango, Nayarit, Sinaola, Jalisco, Michoacán, Guerrero, Ciudad de México, Morelos y toda la República Mexicana, donde todavía persisten la corrupción, el crimen y la represión a gran escala. En la década de 1960 los chihuahuenses padecieron la tiranía del general y gobernador Praxedes Giner Durán, quien defendía a los suyos, caciques y latifundistas; mientras mandaba asesinar y perseguir a los campesinos, estudiantes, maestros, militantes y simpatizantes de la Unión General de Obreros y Campesinos de México (UGOCM). Medio siglo después en Guerrero, un gobernador que se hacía pasar por perredista (militante del PRD): Manuel Heladio Aguirre, reprimió a campesinos y estudiantes, además de proteger a los asesinos y torturadores que desaparecieron a 43 Estudiantes Normalistas de Ayotzinapa. La juventud chihuahuense de la década de 1960 se enfrentó a la tiranía de Praxedes Giner; como los jóvenes guerrerenses han enfrentado a las autoridades municipales, estatales y federales en el decenio de 2010.

Hacer la Revolución Social ha sido preocupación, sueño y tarea de varias generaciones en este continente. Hombres y mujeres revolucionarios han tenido que pagar con cárcel, destierro, tortura y con sus propias vidas el altísimo costo por intentar un cambio cultural, económico y político que nos permita vivir como hermanos. Después del Asalto al Cuartel de Madera surgieron en México nuevos movimientos, organizaciones y partidos políticos con proyectos humanistas, revolucionarios y socialistas. La Liga Comunista 23 de Septiembre; los partidos Revolucionario de los Trabajadores (PRT); Mexicano de los Trabajadores (PMT); Socialista Unificado de México (PSUM); De la Revolución Democrática (PRD); los ejércitos Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y Popular Revolucionario (EPR); la Coordinadora de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Por diferentes vías y caminos, todos ellos con militantes y simpatizantes que tienen la firme disposición de ayudar a mejorar a México.

Defender la Revolución es un deber de dirigentes, militantes y simpatizantes, en los países donde los movimientos han conquistado el poder. En nuestra América, el ejemplo auténtico y permanente ha sido la Revolución Cubana con su proyecto martiano y socialista que aglutina a las mayorías desde 1953. Hace 55 años durante un acto masivo realizado el 28 de septiembre frente al antiguo Palacio, surgió la idea de crear los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), “como una inspiración repentina ante el estruendo de cuatro bombas: una por acá, otra por allá, parecía aquello un bombardeo, y  me pregunto: ¿Quiénes ponen esas bombas y por qué pueden ponerlas? Era la época en que existían 300 organizaciones contrarrevolucionarias, creadas por quienes ustedes saben”, recordó Fidel Castro Ruz en el aniversario cederista número 40 (septiembre de 2000). Y ahora en septiembre de 2015, cuando en México Nos Faltan 43 Estudiantes Normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero, persiste una aspiración humanista en la patria de Ricardo Flores Magón y en nuestra América; hacer y defender revoluciones sociales.

A %d blogueros les gusta esto: