web analytics
lunes , 25 septiembre 2017
Inicio » Nacionales » Gobierno inicia proceso para erradicar hacinamiento carcelario
Gobierno inicia proceso para erradicar hacinamiento carcelario
El GOES busca disminuir el hacinamiento carcelario a través de la reubicación de la población interna procesada en bartolinas de la PNC. Foto Diario Co Latino/ Archivo.

Gobierno inicia proceso para erradicar hacinamiento carcelario

@elder_gomez_2

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén comenzó un complejo proceso para que en las atestadas cárceles salvadoreñas, donde, hasta ahora, permanecen recluidas unas 40 mil personas, se erradique el hacinamiento con la reubicación de 12 mil procesados que permanecen en bartolinas de la Policía Nacional Civil (PNC).

El plan incluye el desarrollo de medidas preventivas para evitar que más salvadoreños se vuelvan delincuentes  y vayan a engrosar la población carcelaria, así como la ampliación y construcción de nuevas prisiones en el país, entre otras cosas, para sacarlos del casco urbano de las ciudades.

No será una tarea fácil, “porque no podemos dar una solución inmediata” al histórico problema de sobrepoblación existente en las 19 prisiones que hay en El Salvador, reconoció el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde.

“El nivel de hacinamiento (en las prisiones) todavía es muy grande y hay que crear mucho espacio”, explicó el funcionario, quien anunció que “este año esperamos crear 12 mil (espacios más para reos)”, que “nos servirán, en una primera fase, para ir resolviendo de forma gradual el problema (de sobrepoblación en las bartolinas) de la Policía Nacional Civil”.

“…vamos a darle prioridad al traslado de las personas que están cumpliendo detención provisional en las bartolinas, puesto que no es una misión de la Policía y las condiciones de hacinamiento, son realmente críticas…”, subrayó.

Diario Co Latino obtuvo permiso para ingresar a la cárcel de la ciudad de San Miguel, en el oriente del país, y corroboró las condiciones críticas de la prisión, donde los reclusos duermen de dos en dos en cada cama de un camarote, mientras otros dos reos descansan debajo del primer colchón, en el piso.

Además, los baños y servicios sanitarios de la prisión, malolientes,  están al aire libre, casi a la vista de los visitantes.

Igual situación prevalece en las bartolinas policiales, donde en los últimos meses se han fugado más de una decena de reos, tres de ellos el jueves pasado, cuando fingieron estar enfermos en una prisión provisional de una Delegación policial de San Salvador, mientras otros han muerto a causa de enfermedades.

“La reducción del hacinamiento (en las cárceles) va a ir de forma gradual, en la medida que habilitemos más espacio”, reiteró el funcionario.

Complejo Penitenciario Izalco

Al respecto, el gobierno tiene previsto finalizar este año la ampliación del Centro Carcelario de Izalco, en el occidental departamento de Sonsonate, para convertirlo en un “Complejo Penitenciario”, al estilo norteamericano, donde el control de la prisión estará en un “Centro Neurálgico”.

El espacio tendrá lugar para más de 6,000 reclusos de todos los niveles de peligrosidad, procedentes de las prisiones convencionales del país, y será vigilado por cámaras en circuito cerrado, y será resguardado con un andamiaje de muros perimetrales, entre otras cosas.

Además, las autoridades carcelarias comenzaron esta semana la construcción de un edificio anexo a la popularmente conocida “Cárcel de Mariona”, en el norte de San Salvador, que tiene previsto albergar a reos con detención provisional.

No obstante, Ramírez Landaverde advirtió que “faltará mucho por hacer, considerando las casi 40 mil personas que están en todo el Sistema Penitenciario, incluyendo la Policía… (pero) a mediano y largo plazo, iremos dando solución a estos problemas”, aseguró.

Medidas Preventivas

El funcionario dijo también que el gobierno impulsa planes y programas “para que menos personas ingresen (a prisión) y haya más cumplimiento de medidas alternas a la detención provisional”.

“Sobretodo –explicó-, que en el mediano y largo plazo las metas de reducción de la violencia, también se vayan cumpliendo y que el énfasis no sea la parte penitenciaria, sino que sean otros aspectos del trabajo de Seguridad”.

Al respecto, Ramírez Landaverde aseguró que las medidas de prevención y represión de la delincuencia impulsadas por el gobierno desde 2016, han hecho que el índice de homicidios en El Salvador haya pasado de 8.1 asesinatos diarios, registrado en enero y hasta el 13 de febrero de este año, a 7.8 crímenes diarios en lo que va de febrero.

Solo entre enero y el 14 de febrero pasados, la cifra de homicidios  fue de 358, 663 asesinatos menos que los registrados en el mismo período del año pasado, cuando el número de crímenes alcanzó los mil 21. “La tendencia (en la baja de los homicidios), se mantiene e, incluso, mejora”, apuntó el funcionario.

A %d blogueros les gusta esto: