web analytics
Miércoles , 20 Septiembre 2017
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » El gran Khalil
El gran Khalil

El gran Khalil

Álvaro Darío Lara

Escritor y poeta

Desde 1917 hasta 1931, pills generic fecha de su fallecimiento, diagnosis el poeta, artista y místico  libanés, Khalil Gibrán, vivió en la ciudad de Nueva York, en un modesto apartamento, situado en el cuarto piso de un edificio. Murió tuberculoso, como habían muerto, su madre y hermanos, en un tramo difícil de su agitada vida de exiliado, por las crisis económicas y la intolerante dominación política y religiosa, de su país de origen.

Khalil Gibrán nació en 1883, en la aldea de Bisarri, al norte de la legendaria Beirut. Desde niño padeció graves limitaciones que obligaron a su madre a partir rumbo a los Estados Unidos, en la búsqueda de mejores oportunidades. Sin embargo, pese a una existencia de viajes constantes (Khalil regresó años después a su tierra, siendo todavía adolescente, y tuvo que ir nuevamente a Norteamérica tras la tragedia familiar) entre Oriente Medio, América y Europa, la brújula que marcaría su vida, se mantuvo siempre apuntando en la certera dirección de su vocación: él sería poeta y pintor exteriormente, pero fundamentalmente, místico. De ahí partiría ese torrente indetenible de su energía: una abisal espiritualidad.

Entre sus obras, más conocidas, se destacan: “Espíritus rebeldes” (1903), “Alas rotas” (1912), “El loco” (1918) y por supuesto “El profeta” (una de las más emblemáticas). Sobre esta última, el prologuista,  Roberto Oropeza Martínez, nos dice: “¿Quién no ha levantado del camino una verdad para identificarla con su mundo interno? ¿Quién no ha tropezado de pronto con una máxima, con un principio moral que le maravilla por la semejanza que guarda con lo que se pensaba de pertenencia exclusiva? Y es que nunca acabaremos de entender que el hombre debe ir de la mano con su semejante”.

El legado literario, artístico y humano de Khalil Gibrán, se alza como un sólido puente entre Oriente y Occidente, demostrándonos que es en el ámbito ineludible de la cultura, donde todos nos reconocemos, sin distingos de ninguna naturaleza. Su dedicación al estudio del arte y de la cultura de América y Europa, y su amor incondicional por la gran tradición árabe, lo sitúan no sólo como un referente indiscutible de las humanidades contemporáneas, sino además, como un promotor de la paz y de la concordia mundial.

De su volumen “El loco”, encontramos una perla preciosa, que refulge, y que lo traduce magníficamente (El astrónomo): “A la sombra del templo, mi amigo y yo vimos a un ciego solitario que estaba allí sentado. Mi amigo dijo: ´Contempla al hombre más sabio de nuestra tierra´. Entonces me aparté de mi amigo y me acerqué al hombre ciego y lo saludé. Y conversamos. Instantes más tarde, dije: ´Disculpa mi pregunta, mas ¿desde cuándo eres ciego?´. ´Desde mi nacimiento´-respondió. Dije yo: ´Y ¿cuál camino de sabiduría sigues tú?´. Dijo él: ´Soy astrónomo´. Luego apoyó sus manos sobre su pecho y agregó: ´Yo contemplo todos estos soles y lunas y estrellas´”.

Nos dejan atónitos las estrellas, en esas noches, donde  iluminan nuestros indescifrables destinos. Pero, a pesar que venimos y vamos, tarde o temprano, a su encuentro, existen otros astros y estrellas –como señala el genial astrónomo del cuento- que se constituyen en nuestros más definitivos guías. Vayamos a su encuentro, seguro, nos llevarán a la más ansiada paz de nuestros corazones.

A %d blogueros les gusta esto: