web analytics
Miércoles , 20 Septiembre 2017
Inicio » Deportes » El Atlético vuelve a la final de la Champions 40 años después
El Atlético vuelve a la final de la Champions 40 años después

El Atlético vuelve a la final de la Champions 40 años después

Londres/dpa

El Atlético de Madrid derrotó al Chelsea por 3-1 para avanzar 40 años después de su primera y única presencia a la final de la Copa de Europa.

Adrián, medical recipe Diego Costa (de penal) y Arda Turan dieron la vuelta al tanto inicial de Fernando Torres en Londres y sellaron una clasificación brillante de los españoles, thumb que se verán las caras el 24 de mayo en Lisboa nada menos que ante su rival más encarnizado, shop el Real Madrid.

Así, España copa la final de la máxima competición europea, que por primera vez la disputarán dos equipos de la misma ciudad.

Pero mientras el Real Madrid busca su décimo título, el Atlético persigue un sueño que en 1974 acarició durante seis minutos, los que pasaron entre el gol de Luis Aragonés en el minuto 114 y el empate de Georg Schwarzenbeck, que llevó la definición de aquella final a un partido de repetición que el Bayern Múnich ganó dos días más tarde por 4-0.

Después del 0-0 de la ida, en Londres se esperaba una partida de estrategia y los movimientos empezaron desde las alineaciones, donde tanto el técnico del Chelsea, José Mourinho, como el del Atlético, Diego Simeone, plasmaron la batalla en la que se convirtió la eliminatoria desde el sorteo.

Adrián apareció por sorpresa en el once español, de donde desapareció un Raúl García que es el centrocampista con más gol equipo. El delantero jugó bien ante el Barcelona en cuartos de final, pero su presencia en el equipo fue anecdótica antes y después. De hecho, el domingo vio el partido ante el Valencia en la Liga española desde la grada.

Pero algo sabía Simeone que no sabían los demás, como demostró el tanto del oportuno Adrián, que estuvo en todas las jugadas de peligro, justo dos minutos antes de que se cerrara la primera mitad. Un toque delicioso de Tiago buscando la llegada de Juanfran, un balón centrado en pleno salto que se pasea por delante de la portería y un remate con bote en el suelo que se cuela por el ángulo lejos de Schwarzer para delirio de los 2.500 atléticos presentes hoy en la fresca noche de la primavera londinense.

Mourinho había reído primero. En su once introdujo al veterano Ashley Cole en el lateral izquierdo y trasladó a César Azpilicueta al lado derecho del centro del campo. Eden Hazard, que regresó al equipo tras su lesión, se movió con libertad, pero sobre todo inquietó por la banda izquierda para castigo de Juanfran.

El belga es un hombre de talento y lo demostró con y sin pelota. Sin embargo, el tanto llegó por el lado derecho. Willian peleó un balón entre dos defensores, Azpilicueta lo rebañó y su centro al área lo remató incontestable Torres, de nuevo titular en detrimento de Samuel Eto’o.

El español, ex atlético, pidió perdón con la manos en alto y no lo celebró. Todo lo contrario que los 40.000 hinchas “blues”, que con regularidad ven pasar aviones por encima de su coqueto estadio y se sentían ya subidos en uno rumbo a Lisboa. Al fin y al cabo, en un duelo tan cerrado, con dos equipos que apenas conceden oportunidades de gol, todo indicaba que el primero que acertara estaría en la final.

Pero el Atlético es un equipo en trance con una fe fanática en lo que hace. “Un gol nuestro vale mucho”, habían advertido durante toda la semana los jugadores atléticos, convencidos de que antes o después marcarían.

Mourinho movió sus piezas nada más empezar la segunda parte. Apenas unos segundos después de que Courtois detuviera un cabezazo de Terry que se iba dentro, Eto’o sustituyó a Cole. Pero el camerunés marcó el partido por algo que su técnico no quería, porque cinco minutos después de entrar al campo derribó dentro del área a Diego Costa. Penal.

El hispano-brasileño le puso emoción en la definición. Se acomodó el balón, se lo pensó, discutió con Terry, vio una tarjeta amarilla y marcó. Después, cruzó el campo para abrazarse con Simeone, el arquitecto de un Atlético con hechuras de campeón. El Chelsea lo intentó, pero se encontró con Courtois y con un equipo sediento de gloria, que no sólo se conformó con volver a una final de Copa de Europa cuatro décadas después, sino que lo hizo a lo grande, incluso con un tercer gol ante el equipo dirigido por el “maestro de la defensa”, Mourinho, que hoy perdió su cuarta semifinal de Champions consecutiva.

El tanto de Arda Turan dejó 20 minutos para disfrutar a los atléticos, aunque también un motivo de preocupación: la lesión en la misma jugada de Diego Costa. “Estoy bien”, aseguraría luego el delantero. Ya tendrán tiempo de preocuparse de Costa, hoy fue un día de gozo para los atléticos. Simeone había ganado la partida a Mourinho y ellos están cada vez más cerca del cielo.

A %d blogueros les gusta esto: