web analytics
lunes , 11 diciembre 2017
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Dylan Thomas: Filosofía
Dylan Thomas: Filosofía

Dylan Thomas: Filosofía

Caralvá
fundador
Suplemento Tres mil

Nace el 27 de octubre de 1914 y fallece un 9 de noviembre de 1953. Extraño iniciar con fechas a secas, sildenafil como disparando al aire datos sin referencia, sovaldi no obstante encierran un ciclo de aquella Europa de la Primera Guerra y  años posteriores a la Segunda, que envuelven la vida de Dylan Thomas y al continente con horrorosos recuerdos. George Tremlett es el autor de una biografía contundente y profunda en datos,  con referencias a la radiografía humana de este poeta, en ciertos momentos sorprende la sinceridad del autor que detalla paso a paso la vida de aquél genio galés. Dylan prefería que sus obras fuesen “no como algo real-como-la-vida sino como la vida misma”, “los poemas no deberían ser oídos, sino escuchados”, “sabía muy bien lo que perseguía y creía –gracias a su padre- que existía un mundo privado, un refugio interior que el hombre exterior podía utilizar, conformar y habitar”, así nos aproxima a nuestro tema general: “ Tal vez te resulte extraño que crea en esta filosofía (en realidad, una ligera adaptación de la religión católica-romana). Siempre he creído en ella (…) Puede que las más grandes obras de arte sean aquellas que reconcilian, perfectamente, lo interior y lo exterior” (Swansea Between the Wars, Thomas Taig), así describía sus mundos, quizás sus poemas sean otro universo, aquél lejano sitio de armonía y sonidos, no obstante la vida visible de este genio era un caos, con un alcoholismo distintivo e inocultable.
Su erudición precedía sus palabras, su memoria formidable le permitía citar a: Yeates, Lawrence, Hopkins, Milton, Auden, Donne, Edwards Thomas, Henry Reed y Vermon Watkins, en pocas palabras las audiencias quedaban paralizadas ante los tonos de voz conjugados en anécdotas de sus modelos poéticos; el complejo innovador tecnológico de un personaje como Dylan fue iniciar la divulgación de su obra en medios masivos de comunicación: Radio, Medios Impresos, Televisión, conferencias a lo largo de Estados Unidos con audiencias universitarias, su trascendencia aún es notable.
Obsesionado –quizás- por poetas o personajes excéntricos, imitó tanto su perfección como sus defectos, así se menciona a: Poe, Clare, Baudeliere y Verlaine que también murieron víctimas de las drogas, el alcohol o la locura, un día proclamó ser: “el Rimbaud de Cwmdonkin” frase que refleja su Ser, alma y unidad con su tiempo.
Ese mundo galés, tan lejano a Latinoamérica implica la palabra que compartimos, ese Dylan nos recuerda al otro Bob Dylan por su “rebelión literaria” o musical, no obstante sus imágenes permanecen brillando a pesar de todo.
“Oh cuando yo era joven y sencillo y  gozaba de la piedad de sus recursos
El tiempo me retenía cándido y moribundo
Aunque yo cantaba encadenado como el mar”. Fern Hills Dylan Thomas.
(Ref. Dylan Thomas: amparado en la gracia /George Tremlett  — Barcelona, España: Circe, 1996)

A %d blogueros les gusta esto: