web analytics
Página de inicio » Nacionales » “Yo le pedía Dios misericordia por mis hijos”: Ivette Toledo
Dina Ivette Toledo en las honras fúnebres de sus hijos Karen y Eduardo. Foto Diario Co Latino /Gloria Orellana.

“Yo le pedía Dios misericordia por mis hijos”: Ivette Toledo

Gloria Silvia Orellana
@DiarioCoLatino

“¿Qué sigue ahora?, sepultaré a mis hijos y seguiré esperando en Dios, -que es lo que hago- ha sido Dios el que me ha puesto las personas correctas en el camino y me ha permitido llegar hasta este momento. Dios tiene el control y sabe como se irán dando las cosas”, expresó Dina Ivette Toledo, al señalar que espera justicia en el caso de sus hijos Karen y Eduardo.

Los hermanos Guerrero Toledo fueron desaparecidos el 18 de septiembre en horas del mediodía, por lo que Dina Ivette tuvo que vivir un calvario de 98 días buscando a sus hijos. El desaparecimiento ocurrió, luego que Karen fuera a visitar a una amiga en una colonia de Santa Tecla, y esperar la llegada de su hermano Henry Eduardo, para realizar unas compras por el cumpleaños de un sobrino.

Dina se ha quedado con los últimos mensajes de sus hijos. El de Henry Eduardo a las 11:30 a.m., que dice: “Mamá me voy a traer a mi hermana”, y el de Karen en horas del mediodía “Ahorita estoy esperando a Eduardo”, como últimos indicios que estaban con vida.

La situación de los Desaparecidos en el país se encuentra al alza, algunas cifras marcan arriba de las 500 personas que no han sido localizadas por autoridades de la Policía Nacional Civil (PNC), que suele empañar el Plan Control Territorial que se reporta una baja sustancial de homicidios que el año 2019.

En la búsqueda de sus hijos Dina Ivette tuvo que enfrentar señalamientos de las autoridades del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, incluido el ministro Gustavo Villatoro quien tildó a los jóvenes de 18 y 20 años, que podrían estar relacionados con un “caso de venta y consumo de drogas”, que fue rechazado por ella, en una conferencia de prensa el 9 de noviembre, que tuvo impacto en las redes sociales en donde se criticó a las autoridades del Estado de revictimizar a los hermanos Guerrero y la familia de estos.

Fue la tarde del 23 de diciembre que las autoridades llevaron a Dina Ivette, madre de Karen y Eduardo, a identificar unos restos que fueron encontrados juntos en una fosa clandestina en una área boscosa del municipio de Nuevo Cuscatlán, lugar utilizado -según las autoridades- por una de las pandillas que delinquen en el municipio de Santa Tecla.

Este hallazgo contrastó con la cadena nacional por la iluminación del árbol navideño por el presidente Nayib Bukele, que generó una ola de desaprobación en redes sociales comparando el dolor de Dina Ivette y la celebración de la navidad de la familia presidencial.

Fue el 25 de diciembre, que el Instituto de Medicina Legal (IML), luego de una identificación por ADN (prueba genética), realizada a los restos encontrados confirman plenamente que se trataba de los hermanos Guerrero, y fueron entregados a Dina Ivette, para su inhumación y ante los gastos funerarios, una familiar abrió una cuenta de ahorro que fue de inmediato compartida para donar fondos.

“Yo tengo que agradecerle a muchas personas, primero a Dios que me tiene de pie, para darme toda la fortaleza hasta encontrar a mis hijos. Le agradezco a todas las personas que estuvieron conmigo en un momento tan crucial cuando no sabía que hacer y estaba prácticamente sola fueron ustedes y la prensa que me ayudó a extender mi búsqueda mi agradecimiento y bendiciones”, dijo.

“A las organizaciones que me ayudaron en muchas áreas agradecidas con ellos y para aquellas personas que mostraron su solidaridad conmigo sin saber sus nombres, sin conocerlas pero se acercaron a mí para acompañarme pido a Dios que los bendiga a todos ustedes. Y tengo que agradecer a presidencia (CAPRES) realmente ellos terminaron cancelando en su totalidad todos los gastos funerarios de mis hijos”, reveló Ivette.

Mientras, Pedro Cruz, abogado representante de Dina Ivette, agradeció las muestras de solidaridad con la familia y que apoyaron la causa de los Hermanos Guerrero y la de los desaparecidos en el país, aunque declinó brindar declaraciones sobre el proceso judicial, tras afirmar que “será más adelante que hablaremos del caso”.

“Mis niños eran buenos y compasivos”, recuerda Dina, la abuela materna, al mencionar que Karen solía llevar en su cartera una “bolsa con comida de perro”, para dejarles si encontraba algún perro o gato en la calle, “era muy bondadosa y alegre de corazón sirvió en la iglesia junto a su hermano y mi hija Ivette y era muy aplicada llevaba buenas notas en su colegio y en inglés, tenía una beca y podía traducir muy bien y era muy feliz”, afirmó.

En cuanto a Eduardo, era su “chelito” , que el día de su nacimiento “me sacó las lágrimas, porque le costó nacer por lo gordo (ríe ), era lindo. Un niño bueno que nunca buscó problemas. Él quería ser psicólogo, porque me decía que quería ayudar a otros, siempre tenía una sonrisa y era extrovertido. Y era muy protector con su hermanita”, manifestó.

En las últimas declaraciones la Fiscalía General de la República (FGR), en voz de Rodolfo Delgado, afirmó que Karen y Henry Eduardo, fueron presumiblemente “asesinados el mismo día de su desaparición”, y que seguirán las investigaciones reafirmando que “hay algunos motivos que deben ser corroborados”, señaló en una entrevista matutina este lunes.

Ver también

“El Salvador debe atender los retos y necesidades para fortalecer la aplicación de la LEIV»: ORMUSA

Samuel Amaya @SamuelAmaya98 En el contexto de los 12 años de haberse implementado la Ley …