web analytics
lunes , 23 octubre 2017
Inicio » Internacionales » Reunión con Raúl Castro, punto álgido de visita de Obama a Cuba
Reunión con Raúl Castro, punto álgido de visita de Obama a Cuba
El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, coloca ofrenda floral ante el monumento al héroe de Cuba José Martí. (Foto captura de pantalla)

Reunión con Raúl Castro, punto álgido de visita de Obama a Cuba

Obama rinde homenaje a José Martí

La Habana/AFP/PL/Granma

Los presidentes de Estados Unidos, no rx Barack Obama, pilule y de Cuba, thumb Raúl Castro, se estrecharon las manos y sonrieron ante las cámaras al comenzar este lunes una reunión en el simbólico Palacio de la Revolución, en La Habana.

Obama y Castro abordarán sus diferencias en la reunión que sostendrán este lunes en La Habana para delinear el futuro inmediato en la relación entre Estados Unidos y Cuba, punto álgido de la visita del presidente estadounidense a la isla.

Obama encontrará a un presidente cubano cuyo gobierno ya le hizo saber que no está dispuesto a negociar ningún cambio en su política comunista por pedido o presión de Estados Unidos, su otrora rival por más de medio siglo.

El mandatario de Estados Unidos quiere, sin embargo, aprovechar su histórico viaje para tratar de frente con Castro temas tan sensibles como el de los derechos humanos, en un ambiente enrarecido por la detención temporal de decenas de disidentes cubanos que protestaron el domingo poco antes del aterrizaje de Obama.

“Tenemos todavía diferencias significativas sobre derechos humanos y libertades individuales en Cuba. Creemos que ahora podemos potenciar nuestra capacidad para promover más cambios”, dijo Obama al canal ABC.

En pasados días el mandatario se comprometió por escrito con las Damas de Blanco, cuya líder Berta Soler fue detenida por varias horas, a hablar con Castro sobre “los obstáculos” en esos temas.

Obama se reunirá el martes con disidentes en la embajada, en un encuentro al que está invitada Soler, quien critica a Obama por sus “concesiones” a Castro sin que a cambio hayan cesado “la persecución y violencia” contra opositores.

Honores a José Martí

Con la colocación de una ofrenda floral en el Memorial José Martí, en la Plaza de la Revolución, luego de escuchar en la base de esa institución las notas de los himnos de ambas naciones, Obama inició el segundo día de su visita oficial el presidente de los Estados Unidos de América, quien arribó a Cuba acompañado por su familia, miembros de su gabinete, y congresistas republicanos y demócratas.

Acompañado por el vicepresidente del Consejo de Estado Salvador Valdés Mesa; John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos; José Ramón Cabañas, embajador de Cuba en Estados Unidos; así como por Josefina Vidal, directora de Estados Unidos en la cancillería cubana, Obama recorrió los exteriores del Memorial y ofreció declaraciones a la prensa, para luego conocer las distintas salas del museo donde se preserva una parte de la memoria documental de la vida y obra del Apóstol.

De acuerdo con la agenda prevista, antes de partir mañana rumbo a Argentina ofrecerá un discurso en el Gran teatro de La Habana Alicia Alonso y presenciará un encuentro de béisbol entre Cuba y el equipo de Grandes Ligas estadounidense Tampa Bay Rays.

Obama y su familia visitan La Habana Vieja.

Obama y su familia visitan La Habana Vieja.

Tras su llegada ayer al Aeropuerto internacional José Martí, de La Habana, el mandatario visitante recorrió el centro histórico de la ciudad, declarado por la Unesco en 1982 Patrimonio de la Humanidad.

Bajo una pertinaz llovizna, que le acompañó desde el arribo del Air Force One, el presidente estadounidense inició su periplo habanero en la Plaza de Armas, guiado por el Historiador de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal.

Asimismo, se interesó por otras construcciones de relevancia histórica como el Palacio de los Capitanes Generales, sede del gobierno durante la etapa colonial.

Como parte del recorrido que realizó junto a su esposa, Michelle Obama, y sus hijas Malia y Sasha, acudió a la Catedral de La Habana, un templo de gran valor arquitectónico, religioso y cultural, sede de la Arquidiócesis de la Iglesia Católica en la ciudad.

El reclamo cubano

Obama, de 54 años, y Castro, de 84, se han encontrado dos veces desde que lanzaron a finales de 2014 el proceso de normalización de relaciones bilaterales.

La primera reunión se produjo en abril de 2015 en el marco de la Cumbre de las Américas, en Panamá, y la segunda, cinco meses después, en el seno de Naciones Unidas en Nueva York.

Este tercer encuentro se llevará a cabo en el Palacio de la Revolución, sede del poder político cubano, al que llegará Obama después de rendir homenaje al héroe nacional José Martí.

Raúl Castro lo espera para seguramente tocar el tema que más le preocupa a Cuba en su relación con Estados Unidos: el embargo económico vigente desde 1962.

Obama, que está a favor del levantamiento del embargo, ha recurrido a sus atribuciones ejecutivas para relajar algunas de las medidas que castigan a los cubanos, pero el Congreso, en manos de la oposición republicana, es el único que puede desmontar el entramado de restricciones.

El canciller cubano Bruno Rodríguez, quien ofreció apenas una cordial bienvenida a Obama en el aeropuerto, ha reiterado que las medidas de la Casa Blanca son “positivas” pero “limitadas”.

Las autoridades insisten en que Obama podría hacer más en contra del embargo, tras restablecer los vuelos comerciales directos, autorizar algunas inversiones importantes y facilitar los viajes de los estadounidenses, que todavía no pueden hacer turismo libremente.

“No hay duda de que todavía tenemos mucho trabajo por hacer, parte de ello es lograr el fin del embargo”, comentó el presidente de Estados Unidos.

“No creo que la visita de Obama tenga un impacto inmediato en la política cubana, mucho menos en decisiones puntuales del régimen en el corto plazo”, comentó a la AFP Michael Shifter, presidente del centro de análisis Diálogo Interamericano.

Kerry se reunirá con negociadores de gobierno colombiano y FARC

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se reunirá el lunes en La Habana con las delegaciones del gobierno colombiano y de la guerrilla de las FARC que negocian un proceso de paz para poner fin a más de 50 años de conflicto.

A las 3:00 de la tarde, hora local, los negociadores del gobierno de Colombia se reunirán durante una hora con Kerry para tratar los avances del proceso, informó el Alto Comisionado por la Paz en un comunicado.

Una hora más tarde, y por separado, el secretario de Estado recibirá a la delegación de negociadores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por espacio también de sesenta minutos, en el salón de protocolo de El Laguito, un complejo de residencias del gobierno de Cuba, zona de embajadas en el oeste de la capital.

Kerry, quien llegó a La Habana junto a la comitiva del presidente Barack Obama en un viaje histórico a la isla, aseguró la semana pasada que durante su visita tenía intención de revisar “los avances” del proceso de paz colombiano.

Si bien Estados Unidos no ha accedido aún a eliminar a las FARC de su listado de organizaciones consideradas terroristas, ha manifestado su apoyo a las negociaciones para poner fin a la conflagración interna.

Comprometidos desde 2012 en una compleja negociación, el gobierno y las FARC tenían previsto suscribir el acuerdo definitivo de paz el próximo miércoles en La Habana.

Sin embargo, desistieron de la fecha debido a las discrepancias que surgieron en los últimos días sobre el cese del fuego bilateral y definitivo, que incluye el desarme de la guerrilla.

Obama anunció en febrero durante la visita del presidente Santos a Washington un plan de 450 millones de dólares para el posconflicto en Colombia, que deberá ser aprobado por el Congreso estadounidense.

El nuevo programa, bautizado como “Paz Colombia”, sustituye al “Plan Colombia”, que en 15 años envió 10.000 millones de dólares en fondos estadounidenses para equipamiento militar y entrenamiento en el país suramericano.

Por otro lado, las FARC han solicitado la liberación del guerrillero Simón Trinidad, extraditado a Estados Unidos en 2004 y condenado en 2008 a 60 años de prisión por el secuestro en Colombia de tres ciudadanos estadounidenses.

El conflicto colombiano, que comenzó como una sublevación campesina en la década de 1960, ha enfrentado durante más de 50 años a guerrillas de izquierda, paramilitares de derecha y fuerzas públicas y deja 260.000 muertos, 6,6 millones de desplazados y 45.000 desaparecidos.

A %d blogueros les gusta esto: