web analytics
Página de inicio » Nacionales » REED un falso mecanismo para enfrentar los impactos del medio ambiente
Según ambientalistas, el mecanismo de reducción de las emisiones debidas a la deforestación y a la degradación de los bosques, conservación, gestión forestal sostenible y aumento de las existencias de carbono, no ha funcionado. Foto Diario Co Latino.

REED un falso mecanismo para enfrentar los impactos del medio ambiente

@DiarioCoLatino

Ante las elevadas tasas de deforestación ambiental registradas a nivel mundial y particularmente en los países tropicales, en el 2005 diversos países tomaron la decisión de crear el  mecanismo de Reducción de las Emisiones debidas a la Deforestación y a la Degradación de los bosques, conservación, gestión forestal sostenible y aumento de las existencias de carbono conocido por sus siglas (REDD+), el cual se ha presentado como una  de las “estrategias” de lucha contra el cambio climático.

Si bien es cierto este mecanismo pareciera algo bueno, no revela sus verdaderos objetivos e intereses, más aún,  hasta la fecha no se logran evidenciar acciones positivas.

Ricardo Navarro, presidente  de CESTA Amigos de la Tierra El Salvador, expresa que con el mecanismo REDD lo único que se logra es concentrar las Emisiones de Gases de Efecto Invernadero de todos los países industrializados, países quienes están contaminando altamente la vida del planeta “Cada país debe asumir la responsabilidad moral de detener los efectos del cambio climático, esto mismo exige que se reduzcan las Emisiones de Gases de Efecto Invernadero de los países industrializados, es por esto que el mecanismo REED no es el adecuado para frenar los impactos ambientales”, expresa Navarro.

El cambio climático refleja al menos un 20% del aumento progresivo sobre la concentración de Gases de Efecto Invernadero en la atmósfera, por lo que el titular del CESTA señala que para resolver los graves impactos del ecosistema debe de existir un cambio en la conducta y en el comportamiento del ser humano, sobre todo, de aquellos sectores que consumen más recursos, ya que son quienes más gases emiten.

De acuerdo al ambientalista, el mecanismo REED no ha logrado establecer un cambio sustancial para la sustentabilidad del ecosistema, sino al contrario lo está debilitando aun más, lo cual es preocupante.

“En el caso de El Salvador, se están buscando fondos para echar andar proyectos que supuestamente ayudarán a mejorar la crisis climática, pero lo que va a lograr es lavarle la cara a los países industrializados”, reafirma Ricardo Navarro. Al mismo tiempo agregó que ya es tiempo que El Salvador exija el pago de la deuda ecológica, debido a que son los países industrializados los principales culpables del cambio climático, mientras que los países del Cono Sur pagan las consecuencias.

Navarro asevera que el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) debería de establecer una estrategia de sobrevivencia para la vida del territorio salvadoreño y no estar comprometiéndose en aceptar tantos acuerdos que solamente degradan el medio ambiente.

Es de recalcar que la primera iniciativa en la que se abordó la reducción  de gases de efecto invernadero a nivel global fue el protocolo de Kyoto, firmado en Japón el 11 de Diciembre de 1997. Dicho acuerdo comprometía a los países industrializados a realizar acciones para reducir los gases de efecto invernadero.  Sin embargo, este tuvo resultados poco significativos, derivado de la poca voluntad de los países industrializados a cambiar su industria y a bajar el consumo en los respectivos países.

De acuerdo al MARN El Salvador se ubica en el primer país del mundo en promover un enfoque de Mitigación basado en Adaptación para REDD, mediante el cual se le apunta a la reducción de los impactos del cambio climático. El MARN pretende reducir esta contaminación ambiental mediante una restauración de paisajes a gran escala, con el que se permita recuperar los servicios ecosistémicos, con el fin de beneficiar e incrementar las capacidades de la naturaleza  y el almacenamiento de Carbono.

Los lugares de captación de carbono disponibles según los informes del gobierno serían cinco;Apaneca-Ilamatepec, el Bajo Lempa, Trifinio-Cerrón Grande, Cordillera del Bálsamo y Goascorán–Golfo de Fonseca, estos como parte del proyecto piloto que lanzó en 2012 el MARN a través de un “programa bandera”, con el que supuestamente se pretende enfrentar la grave situación de degradación de los ecosistemas.

Hay que tomar en cuenta que  El Salvador posee  una tasa elevada de deforestación anual, una severa degradación ambiental y alta vulnerabilidad con un creciente costo que se agudiza ante los eventos climáticos extremos. Para el 2009 El Salvador fue posicionado en el primer lugar como uno de los países con altos índices de vulnerabilidad, sin embargo, Ricardo Navarro afirma que esta información es vaga, puesto que hay territorios como África y Bangladesh, que registran altos índices de hambruna y múltiples enfermedades de salud, esto a causa de los efectos del cambio climático.

En la COP-21, celebrada en París en el año 2015, no hubo voluntad de los gobiernos por reducir los niveles de gases de efecto invernadero. Para lograr que funcione el recién  Acuerdo de París y hacer frente al cambio climático los países tienen que  basarse en dos pilares fundamentales, la ciencia y la justicia; ya que se vuelve absurdo que París mencione que la Emisiones de Gases de Efecto Invernadero se están reduciendo. El titular de CESTA afirma que la próxima Conferencia de las Partes (COP22) a celebrarse en Marruecos durante los próximos meses, tampoco, logrará ningún efecto positivo, tal como lo que ocurrió en la COP21 y es que Navarro explica que el Acuerdo de Paris es “una total falsedad”. El Salvador, al igual que otros países del mundo, únicamente ha ejecutado programas  de fase temprana para generar experiencia  en el tema de REDD.

Es lamentable pensar que El Salvador podría ser el próximo  en vender los bosques a los países desarrollados, debido a la ignorancia de ciertos sectores del Estado salvadoreño quienes únicamente ven ganancias económicas.

Y es que desde el protocolo de Kyoto hasta la COP21 realizada en París Francia,  la situación ambiental no ha mejorado, al contrario la situación es cada vez más preocupante, ya que el poder político y económico juega una doble moral.

Ver también

MARN prevé vientos de componente norte y probabilidades de lluvia

Redacción Nacionales @DiarioCoLatino El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) prevé para la …