web analytics
Página de inicio » Aula Abierta » Por fin, llegó la señal

Por fin, llegó la señal

Carlos Burgos

Fundador Televisión educativa

[email protected]

 

Decíamos que la unidad móvil de la TV. Educativa con la transmisión total de los XIX Juegos Deportivos Estudiantiles de mayo de 1980, viagra captó audiencias masivas, order desafiando la amenaza de que se le iba a quemar en la calle como se estaba haciendo con los vehículos nacionales.

Pero no se realizó tal amenaza, quizás porque nos concretamos a producir y transmitir programas educativos y culturales, y no políticos, además, muchos de los empleados de la institución eran estudiantes  universitarios y yo trabajé casi toda la década de los años setenta en la UES.

Tomamos confianza y nos lanzamos a las diferentes comunidades para cubrir todo evento cultural y deportivo, desde donde se transmitía en vivo competencias locales, intramuros de fútbol comunal, campeonatos escolares o institucionales. Comprobamos que con cada uno de estos eventos obteníamos simpatía para nuestros canales 8 y 10, lo que aumentaba nuestra audiencia.

El 23 de diciembre de aquel año, por la tarde, sonó el teléfono de mi oficina… una llamada internacional. Estábamos celebrando con todos los empleados la despedida de ese año.

–Aló, Carlos Burgos. Habla Manuel, desde Uruguay.

Era uno de mis amigos suramericanos con quien asistimos a los seminarios Latinoamericanos de Teleducación Universitaria.

–Quiero proponerte – continuó – los derechos exclusivos de transmisión de los siete partidos del Mundialito de Fútbol.

–¿Qué cosa? – respondí.

–La Copa de Oro de Uruguay. El primer partido se transmitiría el 30 de diciembre. No he querido avisar a otros canales porque ya nos conocemos y diriges dos canales estatales.

–Pero hoy las oficinas estatales están cerradas por las vacaciones de fin de año y no podríamos tramitar el pago por esos derechos.

–No importa, nos cancelan después. ¿Qué dices, los tomas?

–Permíteme unos segundos, no cuelgues.

Al instante llamé a los jefes de departamento que estaban cerca, salí a encontrarlos y de pie, les comuniqué la oportunidad que se nos presentaba. Todos saltaron de contento. Pero la duda nos invadió cuando alguien mencionó que por la austeridad del gobierno no iban a aprobar este gasto, aunque había partida presupuestaria para ello.

Los segundos pasaban y mi amigo esperaba al teléfono, le dije que no fuera a colgar, que nos esperara unos segundos más. Otro compañero opinó que iríamos con las cámaras en vivo a Hacienda a exigir que nos aprobara el gasto.

–Pero en este momento ¿qué contesto? – les dije, mirando a cada uno de mis compañeros.

 

Tenía que consultarles, porque en el barco que conducía ellos eran marineros eficientes. Les repetí: qué contesto, ya…

–Tú decide – respondieron casi en coro.

–Sí, comuniqué a mi amigo, sin pensar más.

 

Enseguida me explicó que la señal partiría desde Uruguay por satélite hasta México y de aquí por microonda hasta El Salvador. El compromiso era enorme pero nuestra voluntad se agigantó.

Y el 30 de septiembre escuché en el Estudio 1… Listo video… Corre video… Nuestros telemaestros-locutores presentaron la transmisión en vivo del primer partido del Mundialito de Uruguay, bajó la señal sin ninguna falla técnica, nítida. El espectáculo fue impresionante. Recibimos miles de mensajes de felicitación y todos quedamos satisfechos.

El 1º. de enero, de la misma manera se anunció el segundo partido entre Alemania y Argentina… Había expectación… segúndos… minutos… y la señal no bajaba… no bajaba. Los presentadores alargaron los comentarios, hablaron de la historia del fútbol, dieron información, repitieron el calendario de juegos… pero los segundos pasaban y la señal no bajaba… Uff… qué desastre.

(Continuará).

 

Ver también

EN LA TUMBA DE ZELIÉ LARDÉ

Tania Primavera [email protected] Fotografías: Iván Escobar, Tania Primavera, MUPI. Una tarde busqué el número telefónico …

A %d blogueros les gusta esto: