Página de inicio » Nacionales » Mujeres salvadoreñas exigen al gobierno justicia social y cero discriminación
Cientos de mujeres marchan desde la Plaza Divino Salvador del Mundo hasta el Parque Cuscatlán como parte de la conmemoración de Día Internacional de la Mujer. Foto: Diario Co Latino / Samuel Amaya.

Mujeres salvadoreñas exigen al gobierno justicia social y cero discriminación

Gloria Silvia Orellana
@DiarioCoLatino

La multitudinaria marcha del Día Internacional de la Mujer hizo vibrar con intensidad las voces de miles de mujeres salvadoreñas, quienes exigieron el cumplimiento y respeto de sus derechos al gobierno del presidente Nayib Bukele.

Las mujeres hicieron un llamado a retomar varios instrumentos jurídicos internacionales de derechos humanos que los Estados miembros del Sistema de Naciones Unidas (ONU) han ratificado, como leyes de sus respectivos países, con el fin de superar los obstáculos que impidan una sociedad igualitaria y sin violencia.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), escogió el 8 de marzo, en 1975,  como la fecha para conmemorar el “Día Internacional de la Mujer”, por su vínculo con la primera manifestación femenina, que se realizó en esa misma fecha, pero en el año 1857.

En aquel año trabajadoras de una fábrica textil, que demandaban una reducción de horas de trabajo, eran 12 horas diarias, y el cese del trabajo infantil. Esta movilización, en la ciudad de Nueva York (EEUU), provocó que fueran reprimidas por la policía, pero sentó un precedente en la lucha por la justicia social femenina.

En la marcha de las mujeres en El Salvador se exigió al Estado salvadoreño garantizar y respetar los derechos en materia sexual y reproductivos de las féminas, además, dar respuesta a las personas desaparecidas por la delincuencia pandilleril, no a la depredación del medio ambiente y alto a la represión gubernamental al movimiento social y sindical.

¡ Justicia para Beatriz!, fue la consigna de las organizaciones feministas como la Colectiva Feminista y la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, que recordaron que este próximo 22 de marzo, el Estado de El Salvador, comparecerá ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), por este caso que negó la atención médica adecuada y pertinente a un embarazo inviable con la vida exterior.

“Desde su condición de mujer joven viviendo en el campo, Beatriz desafió la penalización absoluta del aborto -vigente en el país desde 1998- demostrando la profunda injusticia de leyes que no toman en cuenta las condiciones y necesidades de las mujeres”, dijo Sara García.

“Y diez años después que Beatriz conmoviera a la sociedad salvadoreña y mundial con su petición -yo quiero vivir- muy pocas cosas han mejorado para las niñas y las mujeres en El Salvador, con un gobierno profundamente autoritario y muy eficiente en desarticular los derechos ganados. Y ahora enfrentamos mayores condiciones de vulnerabilidad”, sostuvo García.

Las cifras oficiales del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública en su “Informe Semestral de Hechos de Violencia contra las Mujeres”, confirman las denuncias y demandas de las mujeres afectadas por estas prácticas de desigualdad y desprotección gubernamental.

“En el primer semestre de 2022, se registraron 3 mil 299 hechos de violencia sexual, de los cuales 2 mil 997 (90.8%) fueron cometidos en contra de mujeres y niñas. Es decir, 17 hechos de violencia sexual contra mujeres y niñas por día y de estos 2 mil 123 (64.35%), de estos hechos violentos fueron cometidos contra niñas y adolescentes menores de 18 años”, afirmó Roxana Rodríguez, integrante de la Asamblea Feminista.

En cuanto a los embarazos en niñas y adolescentes, la Red Nacional de Servicios del Ministerio de Salud, en el primer semestre de 2022, registró embarazos en niñas adolescentes en un 20.5% del total de embarazos. Con una inscripción mayor de niñas embarazadas entre los 10 a 14 años en el área rural y con mayor incidencia en La Libertad, Sonsonate y La Paz. Y que de estas cifras al menos 49 niñas (de 11 a 14 años) requirieron de atención de alto riesgo reproductivo (ARR).

El alza en los feminicidios y violencias contra las mujeres fue otro tema a destacar en la marcha. Solo en 2019 se registraron 98 feminicidios, de ellos mil 208 por violencia física y 2 mil 997 por violencia sexual, y 131 de violencia intrafamiliar. En el primer trimestre del 2023, se han regristrado siete feminicidios.

Igualmente, la demanda para el gobierno se enfocó en las personas detenidas de manera arbitraria en el marco de un estado de excepción que lleva ya once meces de vigencia.

Evelyn García, integrante de Movimiento de Víctimas del Régimen de Excepción sin Vínculos de Pandillas (MOVIR) , quien busca la libertad de su hermano un profesional informático que lleva 6 meses recluido en un centro penitenciario, fue una de las mujeres que se pronunció sobre el tema.

“Mi hermano no es pandillero, es un profesional… he ido a la Procuraduría (General de la República), me han dicho que va para un año más su detención. Él ha dejado a dos niñas, y es una situación muy difícil la que estamos viviendo”, señaló.

“Aquí se estigmatiza mucho a las zonas populosas, por decirlo, o personas que tienen tatuajes (artísticos). Las estigmatizan, eso es lo que pasa siempre en este país, los más pobres ponen los presos, los muertos, los acusados, es una situación realmente difícil”, acotó García.

Duramente criticada también fue la “militarización territorial”, que genera capturas arbitrarias y la restricciones a la movilidad de la población en comunidades periurbanas, urbanas y rurales, además de los allanamientos a organizaciones sociales y la captura de personas defensoras de derechos humanos. “Estamos enfrentando un gobierno facista directamente que hace daño al pueblo salvadoreño, y denunciamos el alto costo de la vida en donde la Canasta Básica, afecta gravemente a las niñas y mujeres en su entorno familiar, somos el tercer país en América Latina, con la canasta básica más cara e indigna que el Estado esté callado y no resuelva estos problemas “, expresó Sonia Urrutia, del Bloque de Rebeldía Popular (BRP) .

En este contexto el derecho a la salud otra de las grandes deudas a las mujeres salvadoreñas fue abordada por Morena Murillo, del Foro Nacional de Salud, y Madalena Cortez, de la Fundación Maquilishuat, quienes afirmaron que el debilitamiento del Primer Nivel de Salud (ECOS, Unidades de Salud y Clínicas Comunales) ha generado obstáculos a las mujeres en materia de su salud física y mental.

“Este día no hemos venido a felicitarnos por el Día Internacional de la Mujer, hemos venido a conmemorar y denunciar los retrocesos en nuestros derechos que hemos conquistado históricamente, que nos han costado sangre, muerte, en la lucha de las mujeres que nos antecedieron, y esa fuerza silenciosa de abuelas, madres, mujeres que resisten el embate de un sistema capitalista y patriarcal que nos excluye”, reprochó Morena Murillo (FNS).

“Sabemos que los datos negativos hacia las mujeres siguen creciendo como los 6, 581 embarazos en adolescentes, cuando los derechos de estos adolescentes deberían ser respetados y reivindicados y por esto nos hemos unido a esta marcha del 8 de marzo, para exigir mejores condiciones sociales”, manifestó Magdalena Cortez (FUMA).

Sobre los derechos de las personas defensoras, Krissia Girón, directiva de la Colectiva de Mujeres Periodistas, Comunicadoras y Trabajadoras de la Información, expresó que en esta fecha reivindicativa “las mujeres periodistas nos hemos encontrado y exigimos nuestros derechos”, agregó, al comentar los escenarios de desigualdad y discriminación que aún se viven en los medios de comunicación y en otros ámbitos sociales.

“No es como la academia nos ha dicho a través de muchos años que las periodistas y los periodistas debemos ser indiferentes o insensibles ante la realidad y las injusticias sociales, sobre todo, cuando estas injusticias atraviesan el cuerpo de las mujeres”, argumentó.

“Tampoco, podemos ser indiferentes ante las violencias que atraviesan su cuerpo, salud y vida, sabemos muy bien que estas violencias se están dando dentro de los medios, entre colegas, en las fuentes que entrevistamos a diario en la calle, en instituciones gubernamentales u organizaciones sociales, no podemos ser indiferentes a esa realidad y no podemos quedarnos calladas, porque ese silencio solo ha favorecido a los agresores, y la impunidad contra las mujeres periodistas, por eso alzamos la voz”, acotó.

“La violencia del patriarcado y capitalista genera violencia en las mujeres”, afirmó Amalia López, activista de la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES), recalcando la situación de inseguridad agudizada por los feminicidios y violencia contra las mujeres defensoras de derechos ambientales en sus territorios.

“Hay escasez de comida en la zona rural y muchas mujeres solo pueden hacer dos ingestas de alimento diarias porque no alcanza más, al tratar de alimentar a su grupo familiar y resisten un poco con sus huertos familiares tratando de rescatar el medio ambiente contra el flagelo al medio ambiente como el monocultivo de la caña de azúcar que te deja sin agua, sin tierra y contamina tu medio ambiente”, subrayó López.

“Somos ecofeministas y creemos que no podemos decir que vivimos sin violencia si no tenemos agua, si no tenemos una tierra en que cultivar, somos mujeres que vinimos de Valle El Ángel, Huízucar para unirnos y defender el medio ambiente, y sabemos que al defender el territorio, defendemos nuestras vidas”, puntualizó Adriana Ramírez, integrante de ReverdES.

Ver también

Presentan demanda contra sindicalista por expresiones de violencia contra la mujer

Kevin Muñoz Colaboración YSUCA Emilia de Paz, de la Unidad Sindical Salvadoreña (USS), se presentó …