Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » LOS LIBROS DEL LIBRO “LOS MÁS BAJOS FONDOS”

LOS LIBROS DEL LIBRO “LOS MÁS BAJOS FONDOS”

LA FUNCIÓN SOCIAL DE LA LITERATURA

Santiago Vásquez

Escritor

 

Valoraciones sobre la obra estudiada

En el contexto de nuestra realidad actual se torna imperante llevar el mensaje de este tipo de poesía a todos los sectores vulnerables, viagra precisamente para ir creando una verdadera base con una conciencia liberadora, viagra donde cada uno de nosotros vayamos dejando impregnado en la juventud y la niñez un futuro digno y de esperanza.

“Los más bajos fondos”, buy es una obra que sus alcances no tiene límites, ya que nace y recorre los más duros momentos sociales de una situación muy poco conocida y tratada por nuestros poetas, una realidad que día a día se vive en las calles con nuestros jóvenes, sin que nadie haga algo por contrarrestarla y no sólo con la juventud  si no con hombres y mujeres que prefieren vivir la vida ajenos a la realidad para no enfrentarla como se debe.

La obra en sí, encarna un problema que poco a poco devora la vida de sus víctimas hasta convertirlas en verdaderas piltrafas humanas. Por este motivo la obra reviste una actitud de mucha valentía por parte del autor, pues desvela su experiencia con la fe de que sea útil para un afán preventivo en la juventud, y de esperanza restaurativa para los esclavizados por la adicción. La verdad es que transmite un verdadero mensaje de esperanza al presentar su propio caso desesperado como un historial que supo levantarse y surgir como el viejo ave fénix de entre las más raras cenizas

Cabe mencionar que tanto la problemática denunciada como la nueva vida que anuncia felizmente, son tratadas mediante una palabra directa y sin enfados, y conforman al final esta obra que no sólo tiene el valor literario en sí, ya que también toca los ámbitos político, social y cultural de manera amena, sensible y penetrante.

Salvador Juárez nos lanza al camino de la auto reflexión, y nos hace experimentar el dolor, el sufrimiento, inclusive la muerte, cuando se llega al fondo de la pérdida de las más grandes virtudes humanas por culpa de la alienación, la publicidad y la drogadicción, las cuales nos hacen creer, ver y vivir un mundo falso y materialista.

Todo este trasfondo de los temas tratados en su libro es reflejo del sistema devorador e inclemente del salvaje neoliberalismo disfrazado de falsa democracia. Por ello también es consecuente con la verdad la palabra aquí esgrimida.

“Los más bajos fondos” es una obra poética que desnuda nuestra alma y estremece hasta lo más recóndito de nuestras conciencias; paso a paso, el poeta recorre su propio infierno como Dante hasta alcanzar la más íntima y profunda reconciliación con él mismo.

Está comprobado que sólo el compartir experiencias hace crecer al ser humano y el poeta nos invita a compartir su propia experiencia donde nos hace crecer y enmendar muchos caminos inciertos.

Impacto de la obra: LOS LIBROS DEL LIBRO

Una de las cosas más importantes de este trabajo de análisis es el impacto que causó en los estudiantes el haber tenido la oportunidad de conocer en una forma literaria y bien lograda los horrores del alcoholismo y otras clases de drogas, así como también repensar en el tipo de sociedad que queremos construir.

Los libros del libro, es una experiencia sin igual y única que hemos realizado, por la huella profunda que ha dejado en nuestros estudiantes y sobre todo por el papel transformador que ha desempeñado.

Cabe mencionar que un grupo de alumnos tuvo a bien dramatizar uno de los poemas con un sentido desgarrador y humano sobre nuestra realidad política y social imperante en nuestra época.

Vaya para nuestro poeta del pueblo Chamba Juárez, nuestro más grande reconocimiento por su valioso e interesante aporte a la literatura de nuestros perturbadores días.

LOS LIBROS DEL LIBRO, queda para que muchos colegas que trabajan por el bien de nuestra juventud y nuestra niñez en cualquier aula de nuestras escuelas, lo realicen y puedan compartir también nuestras valiosas experiencias. Por nuestra parte, el enfoque que le dimos a “Los más bajos fondos” fue desde el interés de la literatura y la sociología, engarzando así un afán humanista integral en el aula y en el extramuros.

Queda nuestro testimonio para compartirlo con todos ustedes y reafirmar que cuando la literatura se trabaja con un objetivo claro y con una verdadera razón de encontrar su profundo sentido, esta puede lograr lo que se propone y es el papel transformador de nuestra realidad imperante.

Algunos títulos de los libros que produjeron los estudiantes

De entre los temas de algunos escritos de los jóvenes podemos citar: “Mi vida, antes y después de los más bajos fondos”, “Un análisis del problema del alcoholismo”, “Otra manera de ver la vida ante las drogas”, “Yo aquí en los más bajos fondos”, “Gritos en silencio”, “Una vida mejor” y muchos títulos más que han quedado como una prueba fehaciente de los verdaderos milagros de la literatura.

“Para mí, es una lectura muy importante para la vida, ya que me ayudó a comprender que con el vicio del alcoholismo, estaba desperdiciando mi vida”, palabras textuales de un alumno de bachillerato.

“Me conmovió como una persona tirada a los vicios es objeto de burla y desprecio de todos, hasta de su misma familia”, otro comentario de un alumno de primer año de bachillerato.

“Nos ha hecho reflexionar sobre el daño irreversible que causa el alcoholismo y la drogadicción en las personas”, observación de un padre de familia estudiante de segundo año de bachillerato.

“Además de haber conocido a un poeta en persona, cosa que es mi primera experiencia, y para mi un gran privilegio, también quiero agradecerle por su valioso y bonito libro”, palabras de un estudiante de tercer ciclo de Educación Básica.

“A mí me ha hecho ver la realidad política y social, desde otra perspectiva, me he dado cuenta de situaciones que no veía a simple vista”, declara la madre de familia de un estudiante de segundo año de bachillerato.

Destacamos el testimonio de un rescate que se logró con esta experiencia. Dice el joven que escribió “Gritos en silencio”: “Cuando comencé a leer el libro me encantó porque yo nunca pensé que trajera ayuda para salir del alcoholismo. Pues antes de leerlo mi vida era un desastre, ya que yo andaba con un grupo de supuesto “amigos” y andaba aprendiendo a beber, cosa que trae desgracias… Por  este libro he aprendido a dejar de tomar, doy gracias al señor Salvador Juárez, porque si no hubiera leído su libro, yo quizás no hubiera podido dejar el vicio”.

Todos estos comentarios que compartimos con  ustedes, nos dan la oportunidad de seguir motivando a nuestros estudiantes a la lectura y profundizar en su análisis para poder aprovechar el trabajo de nuestros poetas y escritores. Nosotros desde las aulas podemos hacer mucho, pero debemos de tomar una actitud de compromiso con nuestra sociedad, caso contrario, nuestro trabajo quedará como una lectura más sin sentido ni beneficio.

En esta oportunidad quiero agradecer al poeta Salvador Juárez, por tomar a bien apoyar nuestra labor desde las trincheras de las aulas y hacer posible una actividad que quedará registrada en los recónditos misterios de la historia de nuestra institución educativa.

Concluyo con una joya de crítica literaria

Para concluir esta reflexión quiero valerme del hermoso comentario que le dedicara el padre José María Tojeira al libro “Los más bajos fondos”, el día de la presentación de esta obra Salvador Juárez en uno de los recintos culturales de la UCA el 30 de octubre de 2012. Valerme para extraer el juicio con que comienza esta corona de valor poético: «Un poeta de la vida. Salvador Juárez, poeta descubridor de vida donde el mundo dice que la vida no existe. Como diría Unamuno, “busca el amor donde el amor no existe, en el seco destierro de esta tierra”. Pero también como Unamuno, después de experimentar que el Cristo de mi tierra es tierra, cuajarones de sangre seca, tierra, tierra, tierra”, termina con el grito de “y tu Cristo del cielo, redímenos del Cristo de la tierra”.

El canto a la escoria, a lo que no es, suena en Salvador Juárez como un grito esperanzado de humanidad debajo de la ruina y de la identificación con nuestras sociedades fracasadas, atiborradas de “los mismos espectros en la ciudad sin ley” (mareros, ladrones y drogadictos).

Como un nuevo Pablo de Tarso, Salvador nos insiste en aquello de que: “Ha escogido Dios lo necio del mundo para confundir a los sabios; y lo débil del mundo para confundir a los fuertes; y lo bajo y despreciable del mundo para confundir a lo que es” (1 Cor, 27-28):

Las almas muertas que merodean destino abajo sin cariño alguno. Y sin embargo objetos de amor: Sólo tu amor salva y hace oír “el fluido de otros manantiales que no se escuchan.”

Sabe descubrir prójimos en los bolitos de la calle asesinados por el licor Trueno y por la impunidad de inescrupulosos criminales de cuello blanco, vientre blando y almas ensangrentadas.

Y hace esos descubrimientos desde una conciencia profundamente salvadoreña, llena en la voz de palabras queridas y entretejida en el canto con los dichos populares de todos aquellos que gloriosamente  “Fondearon bajo el palo de amate” en los recuerdos de su infancia.

Se mueve además en este libro en ese ámbito del verdadero humor profundamente cariñoso, burla y aprecio al mismo tiempo, que tantos hemos perdido en esta sociedad del insulto y el desprecio. Sin duda ese humor compasivo es parte de esa vida que no se deja arrebatar por esta sociedad de la cultura de la satisfacción inmediata del deseo y del plástico afán de la apariencia.

El sentido del humor permanentemente presente en las narraciones de bolos, incluida la de su propia recaída, entendiendo el humor, como esa especie de misericordia que siempre debe darse con la propia vida y con la de  los demás…  Un humor diferente de la burla despectiva, un humor mezclado con la melancolía, el cariño y el realismo con que uno puede ver vida incluso en los propios fracasos y estupideces.»

Creo que quedará en la historia literaria salvadoreña este comentario del padre Tojeira que al calar profundo en una obra sui géneris como “Los más bajos fondos”, consustancializa la poética con la teología para un entendimiento mejor del drama humano, la búsqueda de infinitud y la alegría de vivir.

Dejo para el cierre de este reportaje, las siguientes muestras de nuestro poeta Salvador Juárez:

En el túnel

(Autocritica)

En el túnel

donde cualquier voz engorda

gritamos todos:

“¡viva la libertad!

¡abajo la dictadura!

¡mueran los esbirros!”

Pero cuando llega la noche

apostamos la hermosa prostituta

y la mayor cuenta del bar la hacemos efectiva

Al mediodía siguiente

continuamos:

“¡que puta vida!

¡qué país donde vivo!”

La voz del poeta surge a la esperanza cuando en el Poema de los más bajos fondos exclama con todo el poder de su palabra:

“¡Ah, y que no me olvide de este tragante de las aguas negras

por donde se fueron mis lágrimas mugrosas

ni que tú fuiste uno de los que nos levantaron

para establecer los nuevos rumbos…

De aquí ha de nacer un pelotón de hombres restaurados

entre los nuevos contingentes de tu estrategia.

¡Y sudarán sus manos por asirse al futuro!

¡Sumaremos más los que no encontramos

en qué emplear bien nuestras vidas…!”

Ver también

«Gaviota alejándose de la urbanidad». Foto: Luis Chávez.Portada Suplemento TresMil 18 mayo 2024