web analytics
Página de inicio » Rosa Cruz » LA ESPIRITUALIDAD Y SIMBOLISMO DE LOS ÁRBOLES

LA ESPIRITUALIDAD Y SIMBOLISMO DE LOS ÁRBOLES

Erick Reyes Andrade, F.R.C. (1)
(De la Revista El Rosacruz, Enero-Febrero-Marzo de 2014)
Una pureza en esencia

Dentro de los seres vivos, el árbol tiene la característica de mantener la pureza en esencia SIN CORROMPERSE. Además, mantiene una estructura que corresponde al medioambiente, formando un conjunto perfecto. No hay árboles imperfectos. Su razón de ser, su figura y su forma son tal que están adecuadas al uso máximo de los recursos en su entorno, con el menor esfuerzo, y mantiene un cauce en el ritmo y armonía universal.

Desde el punto de vista científico, las características del suelo y subsuelo son de naturaleza eléctrica, mientras que las características de la atmósfera son mayormente magnéticas, y en medio de estas manifestaciones de la energía, aparece el ser vivo más grande que hoy existe en la Naturaleza, y que regula los campos electromagnéticos, y estos son los árboles, los cuales tienen una individualidad que los hace irrepetibles, pero su acople a la colectividad es exacto; bajo la ley de la dualidad, el árbol tiene una manifestación física, pero además tienen una naturaleza espiritual, y esta se fortalece con las energías que le rodean.

Cuando uno está cobijado bajo la sombra de un árbol, la sensación de frescura, de protección y de bienestar es superior en todos los aspectos, respecto al estar bajo la sombra de concreto, teja o lámina.

Una de las experiencias más fáciles de experimentar con los árboles es cuando su tronco es relativamente grueso, al abrazarlo y tratar de hacer una entidad espiritual, esta fusión nos pone en entonamiento con los campos electromagnéticos y nos equilibra.

Los árboles siempre han estado en nuestra consciencia; estos tienen muchas representaciones simbólicas que, desde la noche de los tiempos, han estado como guías invisibles para nuestra evolución.

La representación de la rectitud es inspirada por esos árboles que buscan al Sol, buscan la luz y se elevan para ello, teniendo una perseverancia y constancia de años. En nuestra subconsciencia, el árbol representa protección que después de usar las cuevas como primera casa, fueron los árboles con su dureza, maleabilidad y capacidad, los que se usaron como nuestra nueva vivencia; hoy en día se siguen usando en una variedad de construcciones.

En la mayoría de libros sagrados aparecen árboles como principal ejemplo, el árbol, que aparece en el Génesis de la Biblia, el cual era un manzano. Este árbol ha sido dibujado y pintado por grandes artistas, sobre todo en el Renacimiento.

La Iniciación de Gautama Buda bajo la sombra del árbol Bhodi

El árbol Bhodi, bajo cuyas ramas recibió su Iniciación mayor Siddeharta Gautama, para volverse Buda se encuentra vivo hasta hoy en día, y es cuidado con gran esmero en Bodhgaya. Otro ejemplo lo tenemos en la isla griega de Cos, donde está situado hasta el día de hoy el árbol de Hipócrates, que tiene unos 2,600 años de antigüedad, y bajo cuyas ramas este Maestro de la Grecia antigua enseñaba a sus alumnos y discípulos el arte de la medicina. Otro árbol emblemático es el sicomoro que está en Jericó, llamado de Saqueo, puesto que de él se colgó Zaqueo para poder ver al Maestro Jesús, y el Maestro, al verlo le dijo que esa noche iría a cenar a su casa. Este árbol sigue vivo, con más de 2,000 años de antigüedad.

En Mesoamérica podemos observar muchos árboles sagrados, entre ellos la ceiba, un ejemplo de la unión entre el cielo y el inframundo desde la perspectiva maya, donde sus raíces se hunden profundamente, y su tronco casi siempre ancho y vertical, se eleva 30 metros o más con frondosidad casi semiesférica. Este es el ejemplo del árbol de la vida para muchas culturas en América: el esquisúchil, un árbol que fue muy apreciado por Moctezuma II y Moctezuma el Grande, en sus jardines se utilizaba por sus propiedades medicinales.

Los árboles son servidores naturales dado que su aprovechamiento existe desde que nacen y aún muertos siguen sirviendo para la obra magna de este Universo. Son un símil de antenas; son transmisores y receptores de energía. Dentro del misticismo los árboles son la representación del ideal de seres vivos, y para nosotros, verlos todos los días como ejemplo de ese ideal, es la de lo que dentro de nuestras capacidades potenciales, es posible lograr.

Ver también

¿QUÉ O QUIÉN SOY?

José David Balmores Beltrán, F.R.C. (1) (De la Revista El Rosacruz, Enero-Febrero-Marzo de 2014) Un …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: