web analytics
viernes , 20 octubre 2017
Inicio » Rosa Cruz » INTERACTUANDO CON LA NATURALEZA (No. 2)

INTERACTUANDO CON LA NATURALEZA (No. 2)

Troy Stuckey F.R.C.

El Club Sierra   

Aprincipios de la década de 1890, view un grupo de alpinistas estaba haciendo planes para crear un organismo dedicado a las áreas silvestres llamado Club Sierra. Muir asumió el liderazgo para fundarlo. Junto con otras 27 personas, prescription Muir fundó el Club Sierra en San Francisco el 4 de junio de 1892. Una vez que lo eligieron como su primer presidente, check se mantuvo en el puesto durante 22 años. A través de esta organización, la gente podía trabajar para preservar las áreas silvestres. El Club representó una potencia significativa en la lucha sin éxito por salvar Hetch Hethy, un valle que más adelante se convirtió en una presa para suministrarle agua a San Francisco. El Club Sierra ha seguido siendo una organización de vigilancia hasta nuestra época moderna.

   Después de organizar el Club Sierra, Muir conoció a Gifford Pinchot (1865-1946).  Este último se ganó su reputación infundiendo ideas europeas acerca de la silvicultura científica en las mentes estadounidenses, pero al mismo tiempo quería administrarla para beneficio de la gente. Al principio Muir apoyó a Pinchot gracias a las ideas basadas en la ciencia que sostenía.

   A través de la década de 1890, Pinchot y Muir intercambiaron correspondencia e hicieron arreglos para que varias personas conocieran al naturalista, a quien Pinchot respetaba enormemente. Escribió que Muir “había aprovechado oportunidades para hacer estudios que luego había empleado para obtener conocimientos acerca de Sierra que nadie más había enfocado”. La experiencia de Muir le permitía  a Pinchot ampliar su círculo de amigos y partidarios. Pinchot se convirtió muy pronto en un consultor independiente sobre temas relacionados con la silvicultura en Nueva York. Queda claro que desde esa época temprana de su carrera, Pinchot ya pensaba en la conservación a gran escala. Por ejemplo, en una carta dirigida a un doctor Rebbick el 29 de junio de 1893, Pinchot explicó que Muir había trabajado para lograr que gran parte de la Sierra Nevada se convirtiera a su vez en un bosque administrado por el gobierno, lo cual no era verdad..

Conservación y Preservación de los Recursos Naturales

En julio de 1896, durante un recorrido que hizo la Comisión de Silvicultura en el norte de Rockies, Pinchot y Muir por fin se conocieron y compartieron sus opiniones acerca de las áreas silvestres. La conexión entre ellos se estableció instantáneamente. Pinchot respetaba a Muir y disfrutaba escuchándolo hablar acerca de sus experiencias en esas áreas.  Comentó que las anécdotas de Muir “bien valían la pena cruzar el Continente para escucharle”.  A Muir le agradaba Pinchot principalmente porque compartían muchas creencias acerca de la Naturaleza. Estos dos hombres amaban el aire libre, no obstante que existían diferencias entre ellos que los convertían en enemigos acérrimos en la lucha por salvar el medio ambiente.  Las prioridades de Pinchot se relacionaban con la conservación, o sea, lo que es mejor para la civilización, mientras que Muir creía en la preservación, el esfuerzo de preservar las áreas silvestres.

En general, se ha reconocido que entre 1892 y 1897 las opiniones de Muir y Pinchot acerca de las áreas silvestres eran similares. El estudioso Roderick Nash argumenta que el incidente que dividió permanentemente las ideas de Muir y Pinchot ocurrió durante el verano de 1897. El problema se centró alrededor del hecho de que Pinchot hizo declaraciones a los periódicos de Seattle sugiriendo que se debía permitir a las ovejas pastar en las reservas forestales. Muir estaba seguro que Pinchot le había mencionado el verano anterior que no se le debía permitir pastar a las ovejas, porque dañan los bosques. Pinchot negó haber hecho tal declaración. Con base en ese malentendido, la ira de Muir lo llevó a trabajar arduamente en contra de los planes conservacionistas de Pinchot. Sin embargo, si Muir hubiera sabido que Pinchot le había escrito la carta el Dr. Rebbick en junio de 1893, ¿habría sido posible que sus caminos se separaran antes?

(Continuará)

A %d blogueros les gusta esto: