web analytics
Página de inicio » Opiniones » Gnabry-Coman, los nuevos ‘Robben-Ribéry’ de un Bayern que asusta al Chelsea
Serge Gnabry es, junto a Kingsley Coman, una de piezas claves del Bayern. Foto Diario Co Latino/AFP.

Gnabry-Coman, los nuevos ‘Robben-Ribéry’ de un Bayern que asusta al Chelsea

Múnich/Alemania/AFP

Serge Gnabry y Kingsley Coman, los extremos del Bayern de Múnich, cargan a sus 24 y 23 años con la difícil tarea de hacer olvidar a la mítica pareja Robben-Ribéry para llevar al club bávaro a lo más alto, con una primera parada hoy frente al Chelsea en Liga de Campeones.

Pero aunque a veces han brillado en la escena europea, como Gnabry con su póker de goles en octubre contra el Tottenham en fase de grupos (7-2), ninguno de los dos jóvenes internacionales influyen todavía en el juego del campeón de Alemania como hicieron sus antecesores ‘Robbery’, que se marcharon al final de la pasada temporada.

Arjen Robben estaba obsesionado por el gol, Franck Ribéry partía desde más lejos y, aunque era un goleador instintivo, también era un magnífico asistente.

Por el momento, Gnabry sigue los pasos de Robben (9 goles esta temporada en la Bundesliga, además de su póker en ‘Champions’), mientras que Coman es más un percutor al estilo de Ribéry.

Los dos jóvenes, en cambio, son más flexibles que sus predecesores, y cambian permanentemente de derecha a izquierda. En cambio, Robben (derecha) y Ribéry (izquierda), permanecían anclados en sus posiciones.

Las noches con derrota, Robben no contenía su lengua para fustigar a sus compañeros. Y Ribéry, alma de la fiesta en su momento, nunca dudaba en tomar la palabra en el vestuario para echar una bronca. En el terreno de juego su lenguaje corporal era el de los guerreros.

“Eran referencias, por su juego, por su actitud, por su orgullo”, recuerda su exentrenador Jupp Heynckes.

Coman y Gnabry son completamente diferentes. El francés es tranquilo, discreto e introvertido. El alemán es ‘cool’, ha tenido su etapa vegana y siempre esboza una gran sonrisa. Hasta ahora, ninguno de los dos ha mostrado una personalidad de líder.

Conviene, sin embargo, no olvidar la edad de la pareja Coman-Gnabry: 23 y 24 años. Ribéry tenía 24 años cuando llegó al Bayern en 2007, y Robben contaba 25 cuando el gigante alemán lo fichó en 2009, convirtiéndose en referentes con el paso de las temporadas.

El punto álgido de su carrera llegó en 2013, cuando el francés dio la asistencia al holandés para el gol de la victoria del Bayern contra el Borussia Dortmund en la final de la ‘Champions’ (2-1).

“Tengo muchas esperanzas en Kingsley y Serge”, declaró recientemente Robben, ya retirado. “Son dos buenos chicos que quieren aprender y progresar constantemente. Tienen todo lo que hace falta, buena mentalidad, y ya han demostrado su potencial”.

La pareja ‘Rib-Rob’ ya no está, pero el dúo ‘King-Serge’ tiene una buena ocasión hoy contra el Chelsea para desatarse.

Ver también

Elecciones en ruta y en medio de la pandemia

Licenciada Norma Guevara de Ramirios En medio de la pandemia por el COVID-19, varios países …