web analytics
Página de inicio » Nacionales » Erradicar las pandillas costaría hasta $500 millones: ministro de Hacienda
El ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, asegura que como Estado podrían gastar hasta $500 millones para erradicar a las pandillas. Foto: Diario Co Latino /Archivo.

Erradicar las pandillas costaría hasta $500 millones: ministro de Hacienda

Redacción Nacionales
@DiarioCoLatino

El ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, se refirió a los $50 millones que se asignaron al Ministerio de Seguridad para seguir con el combate a las pandillas, el cual “tiene una rentabilidad directa en la economía”, ya que al ser inyectados a la “guerra contra pandillas”, evitará que haya más extorsiones, más pandilleros circulando en las calles y “esto tiene un retorno económico a través del crecimiento de los negocios y en la recaudación de lo que ellos tributarán a final del año o mediante el IVA”.

Zelaya dijo que la afectación por las pandillas en El Salvador es casi de un 20% del PIB (Producto Interno Bruto), “es casi $6,000 millones anuales lo que nosotros perdemos por las pandillas o lo que se perdía por la criminalidad en el país”; por tal, “invertirle $50 millones es un costo marginal, hemos dicho (que) probablemente gastemos entre $400 y $500 millones al final, por el combate total a las pandillas hasta erradicarlas”.

Esa acción, según Zelaya, tendrá “una rentabilidad directa si nosotros recuperamos eso anualmente, solo en Impuestos Sobre la Renta calculamos que estaríamos recaudando casi $1,300 millones, entonces, creo que es sumamente rentable invertir en el tema”.

“¿Tenemos los recursos para seguir invirtiendo en este tipo de temas?, pues sí, la recaudación se ha fortalecido, tenemos $395 millones adicionales hasta esta fecha de lo que nosotros mismos habíamos planificado. Esto es gracias al plan Anti-evasión y otras estrategias que nosotros hemos seguido”, destacó Zelaya. El Salvador atraviesa desde hace casi tres meses un régimen de excepción para combatir presuntamente a las pandillas, esto ha generado que más de 40 mil personas se les prive de libertad, entre ellas, centenares de personas que no tienen vínculos con pandillas. El régimen de excepción, según diferentes voces de la sociedad civil se ha prestado para la persecución de aquellas personas que no están alineadas al discurso oficial.

En otro punto, el ministro de Hacienda dijo que esperan recaudar a final del año más de $6 mil millones en impuestos o contribuciones.  “Cuando tienes una política fiscal dirigida hacia la infraestructura, la economía tiende a dinamizarse mucho más rápido; entonces, creo que vamos a superar las expectativas de crecimiento y, por ende, también las de recaudación, nosotros esperamos recaudar más de $6,000 millones en impuestos o de contribuciones para él final del año. Hasta el momento vamos superando nuestras expectativas de recaudación, solo en declaraciones presentadas del Impuesto Sobre la Renta superamos en un 16% las expectativas en cantidad de declaraciones y hasta el momento tenemos casi un 18-20% adicional de ingresos que nosotros mismos no habíamos planificado o que son resultado directo del plan Anti-evasión por la persecución que nosotros hacemos del delito”, concluyó.

Ver también

La FGR pide que caso Flor García pase a juicio

Samuel Amaya @SamuelAmaya98 En el Juzgado Especializado de Sentencia para una Vida Libre de Violencia …

Un Comentario

  1. No soy economista para opinar sobre el tema fiscal, pero, si la “inversión” para combatir la delincuencia es solamente represiva y enfocada a encarcelar pandilleros y “sospechosos” de serlo y no viene de un proyecto probado y repensado de resolver las verdaderas causas del problema, caeremos en más de lo mismo. El plan de Zelaya además de cortoplacista, es miope y carente de visión de futuro; pues para acabar con la “maras” hay que meter a la cárcel sus hijos y todas sus familia, pues miles de salvadoreños marginados del mercado laboral tarde o temprano serán los futuros pandilleros dado que están naciendo en la marginalidad y la miseria y no tendrán otra opción que “vengar” la ausencia de su progenitor, líder y sostenedor de familia siguiendo sus mismos pasos o formando pandillas de nuevo tipo; se está incubando un resentimiento profundo de “clase marginada” sin posibilidades de movilidad social, si no hay inversión en educación -obligatoria- de calidad, y oportunidades desarrollo humano en todos los aspectos, paralela a los métodos represivos. Lo peor que “El régimen de excepción, según diferentes voces de la sociedad civil se ha prestado para la persecución de aquellas personas que no están alineadas al discurso oficial”. Lo que creará más confrontación y represión social reduciendo las posibilidades de invertir en el país, por tanto, de recaudación fiscal. Nadie querrá invertir en un país corrupto y violento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.