Página de inicio » Nacionales » Elijo creerle al Profe

Elijo creerle al Profe

Ilich

En los últimos días se ha desatado con especial saña una absurda, sucia y desesperada persecución y acusación de delitos de corrupción contra el Ex Presidente, Profesor Salvador Sánchez Cerén, como si fuese esta una empresa sin descanso por seguir intentando acabar con el FMLN y sus principales dirigentes que con trayectoria destacada han servido al país.

En medio de un montaje mediático y haciendo uso de cualquiera de las formas institucionales y callejeras dan la noticia de una supuesta incautación de bienes muebles e inmuebles y otro par de mentiras que no soportan cualquier contra información, verificación o constatación seria, pues la falsedad de este intento de desprestigio es tan vulgar que pruebas NO HAY; lo que si hay es sin duda un ejemplo más del ya conocido principio de la causalidad.

Y es que este sistema de justicia corrupto, prostituido a los antojos y peticiones de la casta: han decidido esconder sus fracasos en temas de pensiones, Bitcoin, alto costo de la vida, abrumante desempleo, temerosa deuda pública, casos de presunta corrupción latentes que les están respirando por sobre de los hombros e incapacidades de administrar la cosa publica en este supuesto caso. Nadie debe perderse, hay bosque despejado, el régimen de Nayib Bukele con sus tentáculos en todas las instituciones del estado intenta eclipsar cada uno de sus fracasos.

Y es que todos los Salvadoreños fuimos testigos que durante su investidura como funcionario y sobre todo durante su periodo presidencial 2014-2019, el Profesor Salvador Sánchez Cerén se destacó indiscutiblemente por llevar una vida modesta, austera y ejemplar en su función, comprendió que no debía habitar en la “morada” que tradicionalmente lo habían hecho todos los expresidentes de derecha y aliados de la oligarquía tomando la decisión ejemplar de seguir viviendo en la que fue su hogar  por años ubicada en la Colonia Layco.

También recordamos su dispositivo de seguridad que popularmente llamamos “la caravana” la cual no fue más que lo necesario para garantizar su integridad física y desplazamiento dentro del país, y qué decir de su vestimenta carente de lujos, suntuosidades u opulencias, un reflejo fidedigno de su personalidad sencilla, sobria y sin pretensiones materiales; y si esto no convence debe bastar recordar las certificaciones de solvencia que de  la corte de cuentas y sección de probidad emanan , además por supuesto del desafío que ha hecho público el expresidente a la fiscalía para que presente pruebas al pueblo Salvadoreño de lo que lo acusa, pues aunque la verdad esté secuestrada en estos tiempos, no significa que jamás volverá a ser libre.

Debe ser difícil para los poderes de turno soportar que el Profesor Salvador Sánchez Cerén haya sido el  protagonista de la mejora del sistema educativo impulsando la entrega gratuita de útiles escolares, zapatos, uniformes y hasta alimentaciones a todos nuestros niños y niñas estudiantes; quien impulsó la universidad gratuita a todos los bachilleres nacionales, quien también hizo realidad el programa de alfabetización más grande en nuestra país ayudando a leer a nuestros abuelitos y abuelitas, además de personas que por exclusión o privación del sistema educativo no habían alcanzado la lectura.

Bajo su gobierno se entregó  (hecho sin precedentes) miles de títulos de propiedad a familias que por años lo exigieron, se eliminaron centenares de cárcavas, decenas de puentes, cientos de kilómetros en carreteras y caminos rurales, disminución de la pobreza total y pobreza extrema 32.7% y 7.9% respectivamente, una mirada especial a todo el sistema jurídico y asistencial de las mujeres, y más…sin duda motivaciones para la persecución.

Es por estas razones objetivas y con evidencias es que elijo creerle al Profesor Salvador Sánchez Cerén y no al actual sistema de justicia que históricamente se toma de la mano con la oligarquía y su títere, la nueva derecha.

Ver también

Expectativa por posibles desbloqueos vial y electoral en Perú

Lima/Prensa Latina Un desbloqueo policial-militar de carreteras, que puede agudizar la crisis social, y otro …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *