web analytics
Página de inicio » LAICIDAD » EL SISTEMA INTERAMERICANO  DE DERECHOS HUMANOS UNA GARANTÍA PARA LOS DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS

EL SISTEMA INTERAMERICANO  DE DERECHOS HUMANOS UNA GARANTÍA PARA LOS DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS

Alberto Romero de Urbiztondo
Twitter: @aromero0568

Nuestro pais es integrante del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, creado en el marco de la Organización de Estados Americanos OEA. Sus acuerdos vinculan a los Estados Miembros, incluido El Salvador, que es firmante, entre otras, de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Tiene dos órganos principales, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuya misión es velar porque los Estados integrantes de la OEA y firmantes de la Convención Americana y otros tratados de Derechos Humanos, los cumplamos.

En El Salvador, personas que sintieron violados sus derechos, han presentado su caso ante la CIDH. Recordemos la sentencia de la Corte IDH de 2005 sobre el caso de las Hermanitas Serrano, secuestradas por las Fuerzas Armadas o la sentencia de 2012, sobre la Masacre del Mozote, ambas ocurridas durante el conflicto armado. En ellas se obligó al Estado salvadoreño a la  reparación a las victimas y tomar medidas para la no repetición de hechos similares. Pero la CIDH, también vela por el conjunto de derechos reconocidos en la Convención Americana, entre ellos los derechos sexuales y los derechos reproductivos.

Para países donde las leyes y la aplicación de la justicia están fuertemente influenciadas por las creencias religiosas, la CIDH representa un espacio supranacional donde buscar justicia basada en Convenios y tratados internacionales de los que El Salvador es signatario, autónoma las creencias de los jueces y diputados y de la presión de iglesias e instituciones religiosas.

Recientemente la Corte Interamericana de Derechos Humanos admitió la demanda de “Manuela y familia”, una mujer rural salvadoreña, que sufrió una emergencia obstétrica en la que murió la criatura que estaba gestando, siendo acusada y condenada por homicidio a treinta años de prisión, donde se le detecto un cáncer linfático, posible causa de la emergencia obstétrica que sufrió. Por falta de atención medica adecuada murió en prisión. Se espera que la Corte IDH haga justicia, reconozca la inocencia de Manuela, rehabilitando su nombre y el de sus hijos y familia, a la vez que tome medidas para que otras mujeres no enfrentan la misma violación de derechos.

Ver también

LEY DE AGENTES EXTRANJEROS EN EL SALVADOR, ORGANIZACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL E IGLESIA CRISTIANA EVANGÉLICA

647 LIBRES COMO EL PENSAMIENTO Miguel Ángel Dueñas Góchez* El 9 de noviembre del presente …